Diario de un torturador

domingo, 9 de mayo de 2004
El sargento estadunidense Ivan Chip Frederick, adscrito a la prisión Abu Graib en Irak, escribió un diario en el que relata las torturas y las vejaciones cometidas a los prisioneros iraquíes El sargento -actualmente detenido y sujeto a investigación por cometer dichos actos- revela que actuó por órdenes de los servicios de inteligencia militar estadunidenses y afirma que cuando expresó sus dudas por usar técnicas de tortura, sus superiores respondían: "no hay problema", o "están haciendo un buen trabajo" SAN FRANCISCO, CAL- "A un preso lo apretaron tanto que falleció Vino un médico, le puso una identidad falsa en el brazo y se lo llevó" Así escribió el sargento Ivan Chip Frederick en su diario los espeluznantes detalles de las torturas infligidas a prisioneros iraquíes en Abu Graib, antigua prisión del régimen de Saddam Hussein Se trata de un documento testimonial apenas difundido en los medios de comunicación estadunidenses, pero que circula en Internet gracias a William Lawson y Martha Frederick, respectivamente tío y esposa del sargento Frederick, quien se encuentra detenido en una cárcel estadunidense en Irak, acusado de "tratar cruelmente" a prisioneros de ese país Este diario se difunde al mismo tiempo que crece el escándalo por las fotografías y videos que muestran a prisioneros iraquíes desnudos, encapuchados, con cables eléctricos atados a los genitales, simulando el acto sexual entre ellos, mordidos por un perro, obligados a masturbarse o amontonados como si fueran cadáveres; todo ello ante los ojos lascivos y la burla de soldados estadunidenses que muestran a los prisioneros como souvenirs o trofeos de guerra "A ellos (los soldados) les mandaban hacer esas cosas y cuando él (Ivan Frederick) las hizo, pensó que estaba actuando en aras de la seguridad nacional Los responsables están detrás de las cortinas, viendo su caída Es como ser un peón en un juego de ajedrez Tengo la sensación de que están ocultando algo y que están haciendo lo posible por cargar todo el peso de lo ocurrido sobre los hombros de mi marido", dice Martha Frederick fue detenido el pasado mes de enero junto con otros cinco militares estadunidenses acusados de crueldad y malos tratos Por los mismos delitos se acusa a un total 17 soldados El sargento escribió su diario después de que fue detenido y de que los mandos del ejército estadunidense vieron su álbum de fotos con los presos, el cual sustenta una investigación en su contra Un buen trabajo Según Ivan, nadie explicó a los soldados la Convención de Ginebra sobre el trato a prisioneros de guerra Relata que muchas de las vejaciones y torturas fueron realizadas por órdenes de agentes de los servicios de inteligencia estadunidenses y en su presencia; cuando expresó algunas dudas a sus superiores, éstos le respondieron: "no hay problema", o "están haciendo un buen trabajo" A continuación se transcriben algunos fragmentos del diario del sargento Ivan Chip Frederick: Se obligaba a los presos a vivir en celdas frías y húmedas Miembros de la Inteligencia Militar nos han mandado meter a un preso en una celda de aislamiento con poca o ninguna ropa, sin retrete ni agua corriente, sin ventilación ni ventanas, hasta tres días En ocasiones, estaba presente algún agente de Inteligencia Militar e incluso del CID (Departamento de Investigación Criminal), más o menos la primera semana de enero de 2004 se esperaba que visitara las instalaciones el Comité Internacional de la Cruz Roja y se aceleró el proceso de los presos que aún no habían sido juzgados Me llevé a un lado al teniente coronel Phillabum Le pregunté sobre cómo quiere Inteligencia Militar que se hagan las cosas y cómo estaban siendo tratados los presos Su respuesta fue: 'No se preocupe por eso' He pedido apoyo al batallón para saber qué hacer respecto a la conducta de algunos presos y no he conseguido nada La prisión tenía unas cuantas habitaciones pequeñas dentro de las galerías () Muchas veces me ordenaban que metiera a alguno en uno de esos cuartos tan pequeños: miden unos 90 por 90 centímetros Cuando lo saqué a colación hablando con el comandante, me dijo: "Me da igual si tienen que dormir de pie" Se obligaba a los presos a dormir en zonas no adecuadas, como tiendas en las que había entrado lluvia, con sólo dos o tres mantas para protegerlos de la intemperie A un preso que se veía que era un enfermo mental, le dispararon con proyectiles no letales por estar cantando cerca de la reja, cuando se podría haber usado un medio de coacción menos duro Inteligencia Militar nos ha animado y nos ha dicho que estamos haciendo un gran trabajo, y que ahora estaban consiguiendo resultados positivos e información El CID ha estado presente cuando se utilizaron los perros de trabajo del ejército para intimidar a los presos, a petición de Inteligencia Militar Un agente del CID dijo al soldado del pabellón 1 que apretara a un preso todo lo posible, que quería hablar con él al día siguiente El 18 de enero de 2004, hubo un preso rebelde con un brazo roto Al preso le hicieron una llave de cabeza y lo ahogaron hasta dejarlo inconsciente en presencia del equipo de agentes del CID Allá por noviembre, trajeron al pabellón 1 a un preso OGA Le apretaron tanto que el hombre falleció Pusieron el cuerpo en una bolsa para cadáveres y lo tuvieron en hielo unas 24 horas en la ducha de 1B Al día siguiente, vino el médico y colocó el cuerpo en una camilla, le puso un IV (identidad) falsa en el brazo y se lo llevó Este OGA no llegó a ser juzgado y por tanto no tenía número Había una gran plaga de piojos entre los presos La única solución eran las maquinillas de afeitar Presos que estaban infectados de tuberculosis fueron alojados en la misma galería que los demás prisioneros, y los soldados serían posiblemente infectados por este virus, que se propaga por el aire Catálogo de la tortura También se les impedía a los musulmanes la práctica de su religión, tan importante para ellos: "Los presos tienen una mezquita en el recinto, pero no se les permite acudir a ella", contó el sargento "Les puedo asegurar que el sargento Frederick no tenía ni idea sobre cómo humillar a los árabes, hasta que se encontró con militares de alto rango que le enseñaron cómo Voy a exigir que el Ejército revele todos sus métodos de interrogatorio en Irak La cosa más estúpida que ha hecho el Ejército es echar la culpa de lo ocurrido a seis reservistas", afirma Gary Myers, el abogado defensor de Frederick En Estados Unidos pocos medios de prensa utilizan la palabra tortura "Me refiero a los abusos, no a torturas, técnicamente diferentes Yo no sé que se hayan llevado a cabo torturas", declaró el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld Pero para el veterano periodista Seymour M Hersh (famoso por destapar en los años sesenta la matanza de Mai Lai, cometida por soldados estadunidenses en Vietnam del Sur, así como las matanzas de cientos de soldados iraquíes en retirada durante la Guerra del Golfo), no hay duda: se trata de torturas La revista New Yorker publicó una amplia investigación periodística de Hersh titulada: Tortura en Abu Graib La brutalidad de los soldados americanos contra los iraquíes ¿Hasta donde llegará la responsabilidad? Ahí reprodujo datos tomados del primer informe -de 53 páginas- escrito por el general Antonio Taguba, quien encabezó una investigación a cargo de la Policía Militar del Ejército estadunidense sobre las torturas en esa prisión iraquí Este informe recoge todo un catálogo de técnicas de tortura utilizadas por los militares estadunidenses contra los presos iraquíes: "Sodomizar a los detenidos con palos de escoba y tubos fluorescentes, amenazarlos con violarlos, golpearlos con escobas y sillas, romper lámparas químicas y verter sobre ellos líquidos hirvientes, desnudarlos, bañarlos con agua helada, hurgarles en las heridas abiertas, usar perros para amenazar a los detenidos Esto último sucedió en al menos un caso" Según los testimonios recabados por el informe de Taguba, las torturas fueron aplicadas a instancias de Inteligencia Militar: "Nos dieron órdenes para romper a los detenidos", dice en su diario el sargento Frederick El sargento fue entrevistado por teléfono en el programa 60 minutos II de la cadena de televisión CBS El militar dijo haber escuchado que un preso murió a consecuencia de los métodos utilizados: "Según lo que entiendo yo, los cuestioné sobre él y ellos me dijeron que murió de un infarto", afirmó después de que la cadena informara que el Pentágono admitió tener conocimiento de que habían muerto 25 presos a manos de soldados estadunidenses en Irak y Afganistán La cadena CBS denunció que durante dos semanas recibió presiones del general Richard Myers, jefe de la Junta de Estado Mayor del Ejército estadunidense, para que no divulgara las fotos ni los videos de los presos torturados "Estábamos orgullosos de nuestro estilo para hacerles hablar; los rompíamos en cuestión de unas cuantas horas", anotó el sargento Frederick Y de nuevo, ante la duda, "la respuesta que recibí fue que así es como la Inteligencia Militar quiere que se haga", insiste El sargento piensa declararse inocente de los casos de tortura y actos indecentes contra los prisioneros iraquíes, pues, sostiene, "nadie nos leyó las reglas de la Convención de Ginebra La mayoría de nosotros éramos reservistas sin ninguna preparación para el trato con los presos Además, éramos muy pocos; entre cinco militares y dos soldados controlábamos a 900 presos" El escándalo alcanzó también al Reino Unido El periódico Daily Mirror publicó en su portada la imagen de un soldado británico orinando sobre un preso "Vil Pero esta vez es un soldado británico degradando a un iraquí", apuntó el diario Cuando estalló el escándalo, la generala de brigada Manis Karpinski, a cargo de la prisión de Abu Graib, fue relevada Regresó a su natal Carolina del Sur y, sin problema alguno, se reincorporó a la vida civil Al igual que otros tristemente célebres torturadores, Karpinski lleva una vida aparentemente normal: está casada con un joven 11 años menor que ella, destinado en la embajada estadunidense en Omán "Creo que lo que me atraía del Ejército era la posibilidad de hacer cosas excitantes que no podría realizar como maestra o en otra profesión", dijo la militar en diciembre pasado a un periódico local de Carolina del Sur En otra ocasión, declaró que "las condiciones en la cárcel son mejores que en casa, incluso nos preocupa que los presos no quieran irse" Karpinski aseguró que las torturas se han producido sólo en uno de los 24 bloques que tiene la prisión Abu Graib Este bloque es conocido como 1A y está reservado para los policías militares de la compañía 372 que controlaban los interrogatorios; éstos eran conducidos por los expertos de la Brigada 205 de Inteligencia Militar Con más de 8 mil presos, la prisión Abu Graib sufre de un hacinamiento similar al de los tiempos de Hussein -según el informe del general Taguba-, y en sus celdas se producen "abusos criminales lascivos, sádicos, indiscriminados, descarados y flagrantes" Además, "la mayoría de los detenidos son civiles víctimas de las casi indiscriminadas redadas efectuadas por los estadunidenses El 60% de los civiles detenidos no constituye ninguna amenaza para las fuerzas de ocupación", asienta Los miembros del gabinete del presidente George Bush se han negado a responder al informe del general Taguba, pero el coordinador de la Oficina de Lucha contra el Terrorismo del Departamento de Estado, Cofer Black, declaró que "después del 11 de septiembre, se han acabado los buenos modales" El jueves pasado, el periódico The Washington Post publicó una nueva serie de fotografías que muestran más torturas y humillaciones de soldados, esta vez almacenadas en un CD con más de mil imágenes facilitadas por el soldado Joseph M Darby Abdel Bari Atwan, director del diario árabe Al Quds, resumió: "Los liberadores son peores que los torturadores" l

Comentarios