EL HALCON DE BUCARELI

domingo, 9 de mayo de 2004
De acuerdo con su conducta ante la crisis con Cuba, bien podría calificarse a Santiago Creel como el halcón de Bucareli Desde el primer momento posterior al discurso de Fidel Castro del 1 de mayo, el secretario de Gobernación se colocó en el escenario más radical entre los que se discutieron en las reuniones de emergencia a las que convocó el presidente Fox en Los Pinos Sus reacciones a los cuestionamientos internos y externos a lo largo de la semana fueron consecuentes con su postura inicial: el rompimiento de relaciones con el gobierno cubano El sábado 1 de mayo, en las oficinas del presidente Vicente Fox en la residencial oficial de Los Pinos, los ánimos se encendieron y el rompimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba, con 102 años de antigüedad, fue planteado como uno de los tres escenarios que el gobierno mexicano contempló para hacer frente al gobierno de Fidel Castro Ese día, junto al presidente Fox, el canciller Luis Ernesto Derbez, el secretario de Gobernación, Santiago Creel, y el vocero de la Presidencia, Alfonso Durazo, habían seguido paso a paso el discurso del presidente cubano en La Habana, en conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores "Duele profundamente que tanto prestigio e influencia ganados por México en América Latina y en el mundo por su intachable política internacional, emanada de una revolución verdadera y profunda, hayan sido convertidos en cenizas", dijo Castro en su encendido discurso Una vez que escucharon esta crítica al gobierno mexicano, la discusión de los miembros del gabinete y el jefe del Ejecutivo se centró en cómo responder al presidente de Cuba Se plantearon tres escenarios: enviar una carta diplomática para exigir una aclaración sobre las "injerencias" en la política mexicana; retirar a la embajadora mexicana en la isla, Roberta Lajous y, al mismo tiempo, exigir el retiro del embajador cubano en México, Jorge Bolaños; y, como tercera vía, el rompimiento total de las relaciones diplomáticas, con todas sus consecuencias "Cuba tenía más que perder", señaló un funcionario que confirmó la versión de que una de las posibilidades previstas en la reunión con el presidente Fox, y que aún no se descarta, fue el rompimiento definitivo de relaciones con Cuba La discusión entre Derbez, Creel y el vocero y secretario particular del presidente Fox, Alfonso Durazo, se concentró principalmente en la argumentación legal para un rompimiento de relaciones con el gobierno de la isla Una de las fuentes consultadas sostienen que el secretario de Gobernación, Santiago Creel, era el más insistente en plantear la ruptura diplomática "con Castro" esgrimiendo violaciones a la Convención de Ginebra por la "injerencia" de agentes cubanos en la política interna mexicana, ya que habían puesto en "riesgo la seguridad nacional" al tratar con el Partido de la Revolución Democrática la conveniencia de la "deportación" o "expulsión" de Carlos Ahumada Otra fuente señala que, al no ponerse de acuerdo Creel y Derbez, el presidente Fox les pidió que siguieran analizando las repercusiones de los escenarios planteados, pero esta vez fuera de Los Pinos Según uno de los funcionarios consultados, Creel era el "duro" en la discusión con su idea de poner un alto definitivo a los "insultos" al gobierno mexicano por parte de "Castro", como le llamaba al presidente de Cuba, mientras que Derbez mostraba una posición más conciliadora, ajustándose a las normas internacionales para defender la soberanía nacional El periódico El Universal, en su edición del martes 4 de mayo, publicó una nota del reportero José Luis Ruiz, quien, citando fuentes de la Presidencia de la República, informó que las discusiones entre Derbez y Creel siguieron en las oficinas de Gobernación durante el mediodía y continuaron por la noche en Los Pinos a petición de Fox Ante la imposibilidad de ponerse de acuerdo sobre la opción que debía elegirse entre los tres escenarios planteados, el diferendo continuó el domingo por la mañana Pero las diferencias entre Creel y Derbez se profundizaron El primero insistía en el rompimiento de las relaciones diplomáticas, y Derbez en el retiro de la embajadora Lajous, así como en la salida del embajador cubano Bolaños y del consejero político, Orlando Silva Fors A las 17 horas del domingo 2, el presidente Fox mandó llamar al equipo de Comunicación Social de la Presidencia de la República para que preparara el escenario y citara a los medios informativos a la conferencia de prensa que dieron Creel y Derbez en el salón "Venustiano Carranza" de Los Pinos Para entonces, según las fuentes consultadas, la estrategia estaba definida: El debate se centraría en el voto de México en Ginebra contra la violación de derechos humanos y políticos en Cuba; y, por otra parte, se dejaría en segundo plano el caso Ahumada Así mismo, se acordó que el presidente Fox no sería el encargado de dar la batalla, sino Creel con una posición "dura" y Derbez con una actitud "conciliadora"; que no se romperían las relaciones de manera definitiva, sino en un nivel "intermedio", es decir, con el retiro de la embajadora Lajous de La Habana y la exigencia de la salida del embajador Bolaños de México; que se mantendrían en reserva, para una mejor ocasión, las conversaciones que tuvieron los diplomáticos cubanos José Antonio Arbesú Fraga y Pedro Miguel Lobaina Jiménez de Castro con políticos mexicanos, con quienes hablaron del caso Ahumada Uno de los funcionarios consultados explicó que la idea de mantener en secreto las conversaciones privadas de los diplomáticos cubanos y los políticos mexicanos, especialmente del PRD, al amparo de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, fue planteada como una medida precautoria por si Castro asiste a la Cumbre Unión Europa-América Latina y el Caribe, que se realizará a finales de mayo, y decide revelar las conversaciones con Ahumada Sólo entonces el gobierno mexicano daría a conocer las pláticas de los cubanos Arbesú y Lobaina en las que presuntamente se negoció la deportación de Ahumada con dirigentes del PRD Los costos Según los cálculos de la Presidencia de la República, una ruptura de relaciones afectaría más a Cuba que a México, sobre todo por la deuda de 400 millones de dólares que el gobierno de la isla tiene con el Banco de Comercio Exterior de México (Bancomext) y la posibilidad de que Petróleos Mexicanos (Pemex) acepte un contrato para explorar la zona marítima cubana del Golfo de México, proyecto en el que confía el presidente Castro para autoabastecerse de petróleo, toda vez que actualmente depende de los 53 mil barriles diarios de crudo que le vende Venezuela De acuerdo con recientes declaraciones del secretario de Economía, Fernando Canales Clariond, en los últimos siete años el intercambio comercial entre los dos países se ha reducido a la mitad, de 3196 millones de dólares en 1997, a 1627 millones de dólares en 2003, monto que representa menos de 1% del comercio total de México del año pasado Los principales productos de exportación de México a Cuba son aluminio, plástico, papel, cartón, vidrio y jabón El petróleo dejó de suministrarse desde 1996 Cuba, en cambio, vende a México principalmente productos siderúrgicos, puros, cigarrillos, hierro y acero, reactivos para diagnóstico y pescado congelado Respuesta a dos voces La estrategia definida para enfrentar al gobierno de Fidel Castro se confirmó el domingo 2, en la conferencia de prensa realizada de última hora en Los Pinos, en la que el secretario de Gobernación, Santiago Creel, sostuvo que los cubanos Arbesú y Lobaina habían realizado actividades "inaceptables" como diplomáticos Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez, se encargó de anunciar las medidas tomadas, en el sentido de reducir las relaciones diplomáticas con Cuba a nivel de "encargados de negocios", expulsar al consejero político y pedir que el embajador Bolaños abandonara México en 48 horas Al día siguiente, Creel mantuvo la embestida y, en conferencia de prensa, manifestó: "No podemos permitir bajo ningún aspecto que se trate de la forma como lo ha expresado Castro en contra del gobierno mexicano, de su titular, y mucho menos el envío de agentes cubanos a territorio nacional con pasaporte diplomático, es decir, en visita oficial, teniendo intervención en asuntos internos" Mientras que Derbez, a pesar de que el martes también dijo estar "molesto" con el presidente Fidel Castro por lo declarado en su discurso del 1 de mayo, manifestó que había disposición para solucionar los diferendos con Cuba a través de los canales diplomáticos y no en los medios de comunicación Para entonces, el canciller de Cuba, Felipe Pérez Roque, ya había invitado a decenas de periodistas mexicanos a la conferencia de prensa, que se efectuó el miércoles 5 en La Habana, en la cual criticó fuertemente a Creel y, además, dio a conocer unos videos en los que el empresario Carlos Ahumada ratificaba que había hecho un "trato" con autoridades mexicanas a las que le entregó los videos de René Bajarano embolsándose miles de dólares, a cambio de asesoría jurídica y de dinero, y en el que afirmaba que había sido tratado bien por las personas que lo detuvieron en la isla Ese mismo miércoles, por la noche, luego de una reunión con el presidente Fox en Los Pinos, en la que se discutió la respuesta que iba a darse al canciller de Cuba, Creel salió apresuradamente de la residencia oficial con un gesto duro y contrariado Derbez se quedó un rato más A pesar de que se anunció que la mancuerna de funcionarios daría una conferencia el jueves a las 13 horas en Palacio Nacional para responder al canciller cubano, entre las 9 y 10 de la noche de ese miércoles ambos hicieron una declaración por separado ratificando la postura de que Cuba había violado la soberanía mexicana con alusiones al caso Ahumada Ese día, 5 de mayo, en la conmemoración de la Batalla de Puebla, el presidente Fox pronunció un discurso en el que hizo una defensa de la soberanía nacional, sin mencionar a Cuba Mientras tanto, en la sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión se aprobaba una reunión urgente entre los legisladores, Creel y Derbez, para que explicaran la decisión de "enfriar" las relaciones con Cuba El jueves 6, a las tres de la tarde, con un retraso de dos horas, una vez que en Estados Unidos el presidente George W Bush anunció las nuevas medidas para asfixiar al régimen de Fidel Castro, nuevamente la dupla Creel-Derbez respondió al canciller Pérez Roque Fue evidente el contraste entre el gesto duro y el nerviosismo de Creel, y la seriedad de Derbez al plantear sus argumentos en la conferencia de prensa, que duró más de dos horas y en la cual rechazaron la veracidad de las declaraciones de Ahumada grabadas por los cubanos La contrariedad de Creel se evidenció, sobre todo, cuando respondió a la pregunta del reportero Rodolfo Montes, reportero de La Revista, de si acaso él era la "autoridad" con la que Ahumada dijo haber negociado Apretando la quijada, espetó: "¡Totalmente falso, falso de toda falsedad!" Por su parte, Derbez aclaró que no había interés en romper con Cuba, e incluso utilizó un símil para comparar la situación por la que atraviesan las relaciones diplomáticas México-Cuba: "No es divorcio En todo matrimonio, en ocasiones hay discusión" Al mismo tiempo, el presidente Vicente Fox mantuvo su postura de rechazar "injerencias" e "impertinencias" de parte del gobierno de la isla, pero sin mencionar a Fidel Castro El viernes 7, por la mañana, en Culiacán, Sinaloa, aseguró que el gobierno de México no apoyará la política de Bush de recrudecer aún más el embargo a Cuba para derrocar a Fidel Castro

Comentarios