La hipocresía de Washington

domingo, 9 de mayo de 2004 · 01:00
Una paliza, descargas eléctricas, colgarlo de las piernas, atarle el pene y no dejarlo dormir fueron las torturas que fuerzas estadunidenses y sus aliados iraquíes le aplicaron a un ciudadano de Arabia Saudita después de detenerlo en Al Rutba cuando viajaba hacia Bagdad a principios de abril, dice un informe de Amnistía Internacional, publica Proceso en su edición de este domingo 9 de mayo Luego de interrogarlo y ponerlo en libertad sin pasaporte, prosigue el reporte, lo volvieron a detener cuando intentó hablar con un soldado británico, lo llevaron a otro centro de detención, lo expusieron prolongadamente al sol, lo encerraron en un contenedor y lo amenazaron con ejecutarlo Ese informe de Amnistía Internacional es del 18 de marzo pasado, mes y medio antes de la difusión internacional de las “fotos de servicio” que muestran torturas y humillaciones a presos iraquíes por parte de soldados estadunidenses y británicos Desde hace un año, basándose en testimonios de excautivos, familiares de victimas, ONG iraquíes y encuestas de sus expertos, Amnistía Internacional y Human Rights Watch multiplican denuncias y señales de alarma Pero ha sido en vano Las autoridades políticas y militares de Estados Unidos y Gran Bretaña despreciaron ostensiblemente sus informes, casi nunca contestaron sus cartas y siempre rehusaron aclarar los casos cuidadosamente documentados que se les presentaron Hoy, estas mismas autoridades se dicen “sorprendidas” y “escandalizadas” por las fotos de los presos iraquíes torturados por risueños soldados estadunidenses Hablan de “casos aislados” y “ovejas negras”, dice el reportaje que publica Proceso en su edición de este domingo 9 de mayo

Comentarios