"¡Entren en acción!", y comenzó la matanza (Primera de dos partes)

jueves, 10 de junio de 2004
* Reconstrucción panista del 10 de junio del 71 rescatada de los archivos de la DFS México, D F, 9 de junio (apro)- El 19 de octubre de 1971, una publicación del Partido Acción Nacional intentó reconstruir lo ocurrido durante la manifestación estudiantil del 10 de junio de ese año, que fue reprimida a balazos por el grupo paramilitar Halcones Con la denominación de Suplemento La Batalla, número 17, el texto, rescatado de los viejos archivos de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), echó mano de un material presuntamente aportado por un radioaficionado, quien logró interceptar las comunicaciones de las fuerzas de seguridad que coordinaron el ataque Titulado “10 de junio de 1971 Jornada de sangre y cieno”, el artículo daba pistas reveladoras de aquel sangriento Jueves de Corpus: Entrar “en acción”, fue la orden del coronel Manuel Díaz Escobar Y empezó la carnicería… *** 10 de junio de 1971, Jueves de Corpus Varios cuerpos parapoliciacos, entre ellos el grupo paramilitar Halcones, se aprestan a reprimir la manifestación estudiantil que se concentra en las inmediaciones de la Ribera de San Cosme y la Escuela Normal Superior (ENS) —Aquí, de orden del coronel Manuel Díaz Escobar, que le diga usted a la persona indicada que entren en acción las compañías Cambio —Enterado 53 — () —¡Dígame! —Que ya entraron en acción los de aquí, del jefe Berrones —¿Hubo heridos? —Sí, los llevan al Campo Militar número 1 ahorita, en estos momentos —¿Cuántos aproximadamente? —Uno de gravedad y el otro ligeramente de la cabeza, nada más —¿De qué grupo, de qué grupo? Cambio —De comandos Explicaba el texto del suplemento La Batalla: Esas medidas fueron captadas por un radioaficionado que pudo sacar una grabación de las transmisiones de la policía, grabación que luego fue puesta en manos de periodistas, de estudiantes y de la jefatura nacional del PAN () Los párrafos de esa grabación, concordados con la información de la prensa, muestran el plan completo para aplastar la manifestación El artículo, que va del tono editorial e intenta ser cronológico-informativo, empezaba por condenar la matanza Consideraba que los acontecimientos del 10 de junio, cuando las fuerzas represivas del gobierno de Luis Echeverría --compuestas, decía, por unos mil elementos vestidos de civil-- reprimieron la marcha estudiantil, “mostraron la grandeza del estudiante mexicano, la debilidad servil del movimiento obrero, la corrupción de la Procuraduría General de Justicia y, sobre todo, la hipocresía política del régimen” *** —Grupo Morelos —Me voy a Insurgentes a sacar la circulación —Escúchame —Sí, señor —Los camiones… (interferencia) Los autobuses son grises, Morelos Cambio —53, mi mayor —Denles facilidades *** Entre los diálogos reproducidos en La Batalla se introducían más detalles de los sucesos, incluyendo algunas acotaciones (por ejemplo: “El coronel Manuel Díaz Escobar es señalado por muchos como el jefe y organizador de Los Halcones”), e información tomada de diversos periódicos: En verdad, cuando los estudiantes sobrepasan al primer grupo de granaderos cantando el Himno Nacional, llegaron por San Cosme varios autobuses grises que sí pudieron pasar y que llevaban pancartas negras con la imagen del Che Guevara (El Heraldo) Entre ellos, se anotan las placas de uno: AB-821 (Excélsior); de esos camiones se bajaron unos mil jóvenes, la mayoría con la camisa de fuera —que era la contraseña— armados de garrotes, varas de membrillo, palos, macanas y se apostaron en varias calles, rodeando la Normal Pero la mayoría, un gran contingente, se estaciona frente al Cine Cosmos La policía les estaba dando facilidades Al llegar la marcha estudiantil al cruce de Amado Nervo y avenida De los Maestros, se encuentran con un batallón de granaderos que nuevamente los intercepta Ahora es el coronel Ángel Rodríguez quien le informa a uno de los que encabezan la manifestación, (Manuel) Marcué Pardiñas, que no hay permiso para hacerla El texto que fijaba la postura de Acción Nacional hacía notar que, de acuerdo con la Constitución Política del país, no se necesitaba permiso para realizar una manifestación ciudadana, por lo que la exigencia de las autoridades en este sentido era ilegal, así como la actuación de Los Halcones Mientras se desarrollaba la discusión al respecto entre los mandos policiacos y dirigentes estudiantiles, los granaderos ya se habían instalado en la calle de Lauro Aguirre Enseguida, arrinconaron a los manifestantes contra el paredón de la Escuela Normal Superior De esta forma, la columna estudiantil era dividida en cinco bloques La Batalla (suplemento que se localizó en archivos, aislado de su publicación matriz) señala que, después de la interceptación de las frecuencias de radio policiales, la cual duró diez minutos, los granaderos cedieron y los estudiantes sintieron que habían triunfado, por lo que avanzaron hacia la calzada México-Tacuba cantando el Himno Nacional —J-1 a mayor González —Adelante, escucho —Ya salieron a Tacuba, señor A continuación se dan una serie de órdenes, que resultan incomprensibles debido a problemas de interferencia Luego, en la frecuencia de la policía se escucha: “Va a haber acción…” Enseguida, y apenas perceptible –señala el texto-- se escucha la siguiente frase, repetida dos veces: —El número 1 del Grupo Morelos está en Tacuba De acuerdo con la narración de La Batalla, al comenzar a salir los estudiantes de Tacuba y marchar hacia el Cine Cosmos, atrás de las filas de la policía avanzaban cientos de jóvenes armados con varas, lanzando gritos que los identificaban y diferenciaban de los demás En efecto –señala el texto--, detrás de las columnas policiacas, a las 17:10 aparecieron oleadas de individuos jóvenes con apariencia de estudiantes y algunos hippies que proferían gritos de salvajes y con descomunales garrotes kendo se lanzaron sobre los manifestantes y repartieron golpes a diestra y siniestra

Comentarios