Fox, Bush y las remesas de los mexicanos

lunes, 14 de junio de 2004
San Francisco, Cal , 14 de junio (apro)- En el rentable negocio de las remesas en dólares que envían los más de 20 millones de mexicanos que radican en este país, salen ganando los gobiernos de México y Estados Unidos, los bancos y las empresas; mientras pierden, como siempre, los pobres trabajadores que intentan sostener a sus familias desde el otro lado de la frontera El asunto de las ganancias sobre las remesas no es baladí; bien lo saben los jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de los Ocho (G-8) reunidos esta semana en la isla Sea de Georgia, que acordaron abaratar el envío de dinero a América Latina Por supuesto, en la retórica que suele acompañar a estas reuniones de los “más poderosos del mundo”, la medida tiene como objetivo “bajar el nivel de pobreza” que aumenta vertiginosamente en la región ¿Pero qué hay detrás de esta aparente medida desinteresada y altruista? Sencillamente los 30 mil millones de dólares que los 45 millones de inmigrantes hispanos enviarán a América Latina durante el 2004, según un reciente informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Una parte del “suculento pastel” del dinero de los trabajadores inmigrantes mexicanos se la quedan “Western Union” y “Money Gram” las dos compañías líderes del sector de envío de dólares Los siguientes beneficiarios del “sudor” de los inmigrantes son, nada menos, que los bancos de México y Estados Unidos que obtienen el 20 por ciento del codiciado negocio Las ganancias de estos “intermediarios” que en ocasiones actúan bajo la usura inmoral, son muy suculentas En algunas remesas de dólares llegan a cobrar hasta el 20 por ciento del monto del envío y en ocasiones “la comisión” esconde un porcentaje más elevado En Estados Unidos, abundan por las ciudades con alto porcentaje de residentes mexicanos, negocios con escasa regulación gubernamental, que ofrecen el servicio “Express” de envío de dinero a cambio de un porcentaje elevado de “comisión” a veces oculto por la publicidad subliminal No sólo ganan los que envían, el lucro les sonríe ampliamente a los que entregan Estos negocios ubicados por toda la República mexicana --sin control alguno por parte del Estado-- se niegan a entregar dólares en algunos casos, para ganar con el tipo de cambio del devaluado peso; y cuando dan billete verde es bajo la condición de una alta comisión México es el líder de los países latinoamericanos en captación de remesas Los inmigrantes envían a su país de origen más de 12 mil millones de dólares anuales, una cifra que representa para el país una de las principales fuentes de divisas Muchos trabajadores prefieren perder parte de su salario, antes que usar el Servicio Postal Mexicano La corrupción afecta de manera endémica a esta dependencia que “pierde” el 20 por ciento de los cheques de los pensionados mexicanos enviados desde Estados Unidos; y desde luego, por la lentitud e ineficiencia del servicio en giros postales La confianza, es como la virginidad, cuando se pierde no se recupera Y menos, cuando el presidente Vicente Fox desde Los Pinos le saca la vuelta al problema El Ejecutivo no sólo se ha hecho especialista en “esquivar” los toros del cuerno, sino que simplemente adopta una actitud de desdén y olvido para los millones de trabajadores mexicanos que al no tener una alternativa laboral en su país, llegaron a Estados Unidos en busca del pan de cada día que les niega México, una patria que “vomita” y “escupe” a sus ciudadanos en proporciones inusitadas Es como si para el presidente Fox, los mexicanos de este lado de la frontera ya no fueran su responsabilidad; sus actos así lo demuestran Desde que llegó a la Presidencia --alentando la esperanza de cambio de muchos-- no ha hecho nada para solventar los múltiples problemas que afectan a este colectivo Fox no ha resuelto ni el problema de los braceros, ni los cientos de muertes en el cruce de la frontera, ni los asesinatos de mexicanos a manos de rancheros desalmados de Arizona, ni las redes criminales de los polleros, ni los abusos de derechos humanos de la patrulla fronteriza estadunidense, ni las condiciones de explotación y humillación que sufren millones de inmigrantes trabajadores, ni un acuerdo migratorio favorable para ambas partes… los mexicanos de este lado, presidente Fox, también forman parte de sus obligaciones Hay tantos beneficiarios del “negocio” de los desplazados o mejor dicho “desterrados” mexicanos El mercado de transferencias de remesas de Estados Unidos a México se lleva anualmente, nada menos que cerca de mil 500 millones de dólares, según un informe de la Comisión de Movilidad Humana del Episcopado Mexicano Las remesas que enviaron los trabajadores mexicanos rebasaron el año pasado los 13 mil 266 millones de dólares y representaron el 71 por ciento de las ventas petroleras, según datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática Es decir, que uno de los principales favorecidos de estas remesas es el gobierno mexicano La avaricia se expande y todos quieren aprovecharse de la nueva “gallina de los huevos de oro” El congresista republicano de Colorado, Tom Tancredo, conocido por su beligerante racismo contra los inmigrantes mexicanos, propuso hace unos días que el gobierno estadunidense impusiera un “pequeño” impuesto en las remesas enviadas a México para ganar “algunos millones de dólares” dirigidas a la mermada economía de la administración de George Bush afectada por el alto déficit de la guerra de Irak Para los republicanos encabezados por el presidente Bush, no les es suficiente el cúmulo de riqueza que genera anualmente, la barata mano de obra mexicana Al racismo y la xenofobia; unido a la falta de derechos laborales, beneficios sociales, ausencia de seguridad social, cobertura sindical y garantías jurídicas, hay que agregarle más desigualdad ¿Qué pretenden? ¿Que a la moderna esclavitud del Siglo XXI que Estados Unidos ejerce contra millones de trabajadores inmigrantes indocumentados se le agreguen más grilletes? Al presidente Fox y al presidente Bush les gusta hacerse la foto con sus botas vaqueras y en sus respectivos ranchos Cada una de sus reuniones tiene el trasfondo del problema migratorio, aunque hasta ahora ninguna solución han aportado Sería bueno resolver tema por tema, como el caso de las remesas Detrás de cada envío de dólares, hay una familia esperando el dinero para llevar comida a su mesa Los inmigrantes mexicanos que trabajan en Estados Unidos no son un “botín”; son sólo seres humanos en busca de una vida mejor que su país de origen les niega

Comentarios