Minimiza Bush el desdén de nuevo líder iraquí hacia EU

miércoles, 2 de junio de 2004
* Pese a devolución de soberanía, habrá más violencia, prevé la Casa Blanca * Al-Yawar fue elegido presidente interino de Irak contra la voluntad de Washington Washington, 1 de junio (apro) - El presidente George W Bush minimizó el desdén hacia Estados que expresó Sheik Ghazi al-Yawar, el nuevo presidente interino de Irak, al tiempo que advirtió que habrá mas violencia en el territorio iraquí una vez que les devuelva la soberanía "Sigue habiendo gente violenta que quiere detener el progreso, no ha cambiado su estrategia, quieren matar a gente inocente y sacudir nuestra voluntad, pero no lo lograrán", declaró Bush en conferencia de prensa realizada en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca Al-Yawar, un sunita-musulmán, fue elegido presidente interino de Irak contra la voluntad de Bush, ya que Washington quería que el puesto fuera para Adnan Pachachi, excanciller iraquí El 30 de junio "entregaremos la soberanía a un gobierno iraquí soberano, ayudaremos a establecer la seguridad, continuaremos reconstruyendo la infraestructura de Irak, exhortaremos a más apoyo internacional y avanzaremos hacia un proceso de comicios libres que resultarán en la elección de nuevos líderes que recibirán el mandato de su pueblo", subrayó Bush El mandatario estadunidense minimizó totalmente las críticas de Al-Yawar, uno de los líderes sunitas que más criticó a Bush por su política belicosa y unilateral con la que eliminó al régimen de Saddam Hussein, matando a miles de civiles iraquíes "El nombramiento de un nuevo gobierno interino nos pone un paso más cerca de la materialización del sueño de millones de iraquíes: una nación completamente soberana con un gobierno representativo que proteja sus derechos y sirva a sus necesidades", asentó Bush Contra la voluntad de Estados Unidos y de Lakhdar Brahimi, el enviado especial de Naciones Unidas (ONU) en Irak, el gobierno interino que había conformado el gobierno de Bush rechazó la elección de Pachachi como presidente interino y optó por Al-Yawar, quien de inmediato lanzó críticas a la policía militar con la que Estados Unidos mantiene sometido al pueblo de Irak, y prometió eliminar el intervencionismo del Pentágono Con la designación del presidente interino, el nuevo gobierno de Irak estará dirigido políticamente por Iyad Alawi, el primer ministro interino de origen chiita, que tiene ahora la tarea de preparar el terreno para no sólo recibir la soberanía que les arrebató Bush con su guerra unilateral del año pasado, sino que tendrá que garantizar que los iraquíes llevarán a cabo elecciones libres y transparentes a más tardar en enero de 2005 De esos comicios tendrá que emerger un gobierno democráticamente electo Para darle un toque multilateral y no de descontento, Brahimi y Alawi anunciaron también el nombramiento de dos vicepresidentes, Ibrahim Jaafari, y Rowsch Shaways, además de 26 ministros que integrarán el nuevo gobierno interino de Irak El pronóstico de Bush de que no aminorará la violencia en Irak una vez que le regrese la soberanía que le arrebató al pueblo de ese país, es indirectamente la aceptación de su administración de que no está funcionando la estrategia de intervención militar que lleva a cabo el Pentágono, y del hecho de que las fracciones étnicas de ese país, chiitas, kurdos y sunitas, rechazan la presencia de los estadunidenses y de las tropas de los países que se aliaron con Bush para lanzar la guerra unilateral del año pasado En la conferencia de prensa, Bush evitó contestar directamente a la pregunta sobre cuál fue el papel de su gobierno en la designación de Al-Yawar, sobre todo porque su opción era Pachachi "No tuvimos ningún rol, fue una decisión de Brahimi no hay marionetas de Estados Unidos", sentenció el presidente Bush Pese a enfatizar que habrá más violencia en Irak aun con devolución de la soberanía, el presidente estadunidense aseguró que con la designación de los 33 integrantes del nuevo gobierno interino será más fácil que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe una resolución para lograr la estabilidad de Irak a través de la asistencia económica y militar de los países miembros de ese órgano, del que Estados Unidos se burló al lanzar su guerra unilateral "No sé si habrá más compromiso para enviar a nuevas tropas (de paz), pero creo que habrá una atención mayor para ayudar a que Irak sea una nación libre", remató Bush

Comentarios