Análisis político: Fox, el contador de cuentos

lunes, 21 de junio de 2004
San Francisco, Cal , 21 de junio (apro)- En su gira por Estados Unidos, el presidente de México, Vicente Fox, hizo recordar a muchos a Esopo, el más clásico de los fabuladores que ha dado la historia de la literatura universal Y no es porque se atribuya al Ejecutivo una intensa afición por el arte de Cervantes, ni mucho menos, es sencillamente por el gusto mostrado en los distintos eventos, hacia el género de la ficción: Fox retrató ante los inmigrantes mexicanos de Illinois, Michigan y Minnesota, un México, digno de “Alicia en el País de las Maravillas” Su vocación cada vez más refinada por la fabulación, le llevó, incluso, a afirmar que los mexicanos emigran hacia Estados Unidos por su “espíritu de superación” y no por lo que casi todos creíamos: la pobreza: “Me consta, que buena parte de ellos ahora se van porque tienen un espíritu de superación, porque quieren progresar más rápido y quieren poner a prueba sus capacidades” El presidente no mencionó que existen 45 millones de mexicanos viviendo en la extrema pobreza; tampoco se refirió al paupérrimo salario mínimo vigente en el país, a la vertiginosa alza de la canasta básica, a los altos precios de los servicios públicos y a las decenas de vicisitudes que tienen que pasar millones de mexicanos para llegar a fin de mes, e incluso para vivir con una dieta que incluya algo más que frijoles y tortillas Como buen contador de cuentos, Fox diseño su alegoría sin complejo de culpa: “Les quiero decir que México marcha y marcha bien, a pesar de la percepción contraria Se ha logrado un fuerte avance en educación básica y salud, y la economía se recupera con tasas de crecimiento del 4 por ciento este año y la creación de unos 400 mil empleos” El hecho de que 20 millones de mexicanos vivan en el exterior, no significa que no estén bien informados Existen en Estados Unidos medios de comunicación en español que aportan diariamente gran cobertura sobre México y su deteriorada economía Aquí también se sabe, que los ricos mexicanos son cada vez más ricos y que los pobres son cada vez más pobres La mayoría que se arriesga a cruzar la peligrosa frontera lo hace por qué no tiene otra salida La falta de empleo en las ciudades y el desastre de las zonas rurales llevan a la desesperación La gente se viene por qué muchas veces no tiene ni para comer Hay pueblos enteros en Michoacán, Guanajuato, Aguascalientes o Chiapas donde sólo hay mujeres, porque los hombres emigraron a Estados Unidos La separación es dolorosa, para el que se viene y para los que se quedan Hay centenares de casos de familias rotas; hombres y mujeres que no soportan la distancia y buscan rehacer sus vidas La vida aquí tampoco es alentadora; muchos de los recién emigrados viven hacinados en pequeñas casas donde comparten un cuartucho de mala muerte, otros sobreviven en las calles y albergues para poder enviar la mayor parte del sueldo Los mexicanos que viven aquí sufren necesidades de todo tipo El llamado “sueño americano” resulta una gran mentira para muchos que se enfrentan a la cruda realidad de la explotación laboral “El deseo de superación” no es más que el deseo de supervivencia Miles trabajan de sol a sol 16 o 18 horas en los campos de California Y en cuanto a los derechos, ni siquiera pueden aspirar a una asistencia médica El 60 por ciento de los latinos carece de seguro, un total de 224 millones de personas, según la oficina del Censo; tampoco a un aumento de sueldo, según el Centro Hispano Pew el sueldo de nuestra comunidad bajo de 403 a 395 dólares por semana Sin embargo, el presidente mexicano prefirió obviar estas nimiedades A cambio dibujó un panorama que sería sumamente alentador, si no fuera por su escasa dosis de realismo A su propuesta del voto de los mexicanos en el extranjero, se le puede añadir que resulta una iniciativa poco realizable, por sus problemas operativos y de logística ¿Se imaginan a la migra deteniendo a los mexicanos indocumentados cuando hagan fila para votar en los consulados? Incluso, ese “sueño”, como bien dijo Fox, resulta un tanto lejano, porque no podrá aplicarse en el 2006, tal vez, por eso prefirió no mencionarla durante su viaje A la quimera electoral exterior, Fox añadió “la solución” a las redadas indiscriminadas de la patrulla fronteriza en ciudades de California Como pasara con el conflicto de Chiapas, el Ejecutivo lo resolvió en 15 minutos, enviando, según él, una nota de “enérgica protesta”: “Nunca aceptaremos tratos discriminatorios en contra de nuestros conacionales” ¿Discriminación? Si sólo fuera eso Grupos de rancheros de Arizona constituidos en “patrullas paramilitares” llevan algunos años, matando mexicanos como conejos con total impunidad y pese a las “enérgicas protestas”; así que por qué la migra no va a seguir aterrorizando en su dinámica racista a los mexicanos, en menos de un mes ha detenido a medio centenar de connacionales bajo este étnico método “Quiero dejar bien claro que estaremos del lado de cada mexicano en este país”, dijo el mandatario Como muestra, Fox también solucionó la falta de asistencia médica a los inmigrantes y para ello nos contó una nueva fábula, cuyo hilo argumental se centra en una “cuenta única” Otro “sueño” que consiste en una combinación del Seguro Social de Estados Unidos y el IMSS y en el que, por supuesto, los trabajadores podrán tener sus jubilaciones por las cotizaciones devengadas en ambos países ¿Bonito verdad? Pues el cuento no sólo termina allí, su hilo narrativo continúa Según Fox, esta “cuenta única” abre la posibilidad de que los inmigrantes accedan a programas del gobierno estadunidense para la compra de vivienda propia, un seguro de salud y la participación en planes de ahorro competitivos ¿Cómo? Pues por internet, simple Como si no fuera suficiente el caso de “los braceros”, el Ejecutivo pretende que intervengan el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi); por supuesto no hay ninguna garantía de que estas instituciones se queden con el dinero de los trabajadores como ya pasó hace 60 años con los millones de dólares que les retuvieron a los braceros Ante el cuestionamiento de un inmigrante sobre su tan anunciado plan federal del “Programa 3 por 1” que pretendía complementar cada dólar enviado por los inmigrantes con otros tres aportados por el gobierno federal, estatal y municipal, una promesa que se quedó sólo en eso, Fox se disculpó: “esa medida se ha quedado corta por falta de fondos” Ante su capacidad literaria para el cuento, afuera de uno de sus eventos, a donde le acompañó su esposa y precandidata “por debajo del agua” Marta Sahagún; los braceros le esperaban con un recordatorio en forma de pancarta: “Vicentón, devuélvenos el Savings Bond” También había otros que pedían el cumplimiento de sus múltiples promesas La gente tiene memoria, como las familias de tres niños indocumentados que necesitaban un transplante de “médula ósea”, a quienes en su gira del 2001 les prometió ayuda Uno de los pequeños ya falleció Y para que no dijeran, que su presidente no se acuerda de ellos, antes de irse, les prometió arreglar el problema de “las licencias” para los indocumentados que, dijo, podrán obtenerse con su matricula consular Y fue a más: “Mi gobierno regresará a los consulados todo el ingreso que proviene de la emisión de matrículas consulares o de otros servicios a fin de que ese dinero se reinvierta aquí mismo” ¡Increíble! “Y colorín colorado…” este cuento no se ha acabado Las leyendas que contaban los ciegos desde la Edad Media tienen un continuador Entre el fabulista neófito y el consagrado, me quedo con Esopo

Comentarios