Rechaza CNDH cadena perpetua contra secuestradores

miércoles, 23 de junio de 2004
* Impunidad y corrupción policiaca favorecen acciones de delincuentes, revela * De cada cien delitos denunciados, 95 quedan sin castigo, acota México, D F, 22 de junio (apro)- Para superar la crisis de la seguridad pública, presente en muchas ciudades del país, es indispensable acabar con la impunidad, afirmó el ombudsman José Luis Soberanes, quien rechazó se promueva la cadena perpetua --y mucho menos la pena de muerte-- para abatir los altos índices delictivos y, en particular, el secuestro En los hechos, sostuvo que los actuales índices de impunidad --debido a la elevada corrupción dentro de las corporaciones policíacas; las deficiencias de organización, operación y coordinación entre procuradurías, así como las fallas en el sistema de impartición de justicia penal-- favorecen a los delincuentes, y hacen que de cada cien delitos denunciados, 95 queden sin castigo, y sólo cinco se resuelvan en sentencia firme condenatoria El ombudsman nacional manifestó que abatir la impunidad exige acciones de Estado enérgicas pero legales y oportunas, hasta lograr que los delincuentes vayan a la cárcel y paguen su deuda con la sociedad El aumento de castigos, incluyendo la cadena perpetua o la pena de muerte, no serán solución a la actual crisis de la seguridad pública “Al problema de la inseguridad hay que meterle dinero, talento e imaginación”, resumió Recordó que en los últimos 35 años, la pena máxima aplicable en México a quienes delinquen gravemente, ha aumentado de 30 a 60 años de cárcel; pese a ello, la delincuencia y la inseguridad no han disminuido; al contrario, se han agravado y afectan al cuerpo social con modalidades cada vez más agresivas y desvergonzadas, como el secuestro exprés y el asalto armado a los automovilistas Es lógico, sostuvo, que los ciudadanos tiendan a favorecer el endurecimiento de las penas, e incluso a reclamar la instauración de la pena de muerte en el país, pero “sería lamentable que el Estado mexicano se deje invadir por la angustia y se permita sembrar más violencia y más descontrol policiaco, sin lograr que la justicia sea eficaz, oportuna y para todos”, sostuvo el ombudsman El titular de la CNDH precisó que si el delincuente le apuesta a la impunidad es porque sabe perfectamente que tiene 95 por ciento de oportunidades de zafarse y no ser castigado, y para repetir sus actos criminales sabe que cuenta en su favor con la impreparación y la corrupción policiaca, con la indolencia del Ministerio Público, la sobrecarga de los juzgados y los artilugios de abogados y jueces En este sentido, comentó que el aumento de las penas ha sido una trampa conceptual a la que tradicionalmente recurren los políticos cuando no pueden enfrentar los problemas “La pena tiene una finalidad social, no puede ser una venganza ilimitada ni un maquillaje o una vacilada para tapar la realidad”, observó Soberanes Fernández reiteró su solidaridad con las víctimas de secuestros y sus familiares, y puntualizó que la sociedad tiene razón en tomar las calles y manifestarse “La indignación no es un problema de derechas ni de izquierdas; de ser así, el jefe de gobierno capitalino debería preocuparse, pues la situación estaría indicando que la ultraderecha se apoderó de la ciudad y de la opinión pública” Al problema de la inseguridad hay que meterle dinero, talento e imaginación”, enfatizó Soberanes puso en relieve que “la primera obligación del Estado es la seguridad pública, que es también un derecho humano por el cual nosotros también propugnamos” Apuntó que no acudirá el domingo próximo a la marcha, debido a que se trata de un acto propio de la sociedad, no de un “balcón” para acaparar fotografías

Comentarios