García Zalvidea y Hendricks se acusan por crisis en Cancún

viernes, 25 de junio de 2004
* Atención a los “graves ataques del gobernador y su jauría”, reclama el edil * El tiempo pondrá a cada quién en su lugar, dice el mandatario Cancún, Q Roo, 24 de junio (apro)- En un cara a cara y usando como ring un encuentro nacional de mujeres empresarias, el gobernador Joaquín Hendricks y el alcalde de este municipio, Juan Ignacio García Zalvidea, se reprocharon mutuamente la crisis política que atraviesa el ayuntamiento de esta ciudad Ante la dirigente nacional de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias, Maricarmen García Noemí, el alcalde García Zalvidea reclamó atención de la sociedad y “en especial de las mujeres, hacia los graves ataques que sufre el municipio de Benito Juárez de mano del gobernador Joaquín Hendricks y de su jauría” “El gobernador debe quitarse la máscara”, abundó el edil, quien hizo énfasis en su argumentación de que el pasado viernes, cuando agentes judiciales presentaron a la síndico municipal, Paula Martínez, “lo hicieron violando la ley y el Estado de derecho, porque tenía un amparo” El alcalde, la síndico y otros funcionarios, enfrentan dos denuncias penales, una interpuesta por el órgano fiscalizado, y otra por la propia Procuraduría de Justicia –por sedición, motín y otros delitos--, así como dos juicios políticos en el Congreso local y otras denuncias ante órganos administrativos En su discurso, García Zalvidea reiteró que el gobernador es quien orquesta un “complot” en su contra y en contra del municipio En este contexto, el Ayuntamiento de Cancún afronta una crisis política con un presidente municipal que no cuenta con la mayoría de los concejales en su favor, sino que son, precisamente, sus principales acusadores En materia financiera, el ayuntamiento enfrenta el reclamo de pago de unos cuatro mil empleados municipales, entre sindicalizados y de confianza, cuya quincena ha sido retenida constantemente Hoy marcharon para protestar contra García Zalvidea los trabajadores de confianza y el lunes entrante harán lo propio los miembros del Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento En su intervención, el gobernador Hendricks dijo que “el tiempo pondrá en su lugar a cada quién”, y advirtió: “Seguiremos velando por el Estado de derecho, para que cualquier persona que infrinja la ley reciba un castigo por sus actos” Finalmente, dijo que “ninguna autoridad, de cualquier orden de gobierno, puede resistirse a revisiones y procesos de fiscalización”

Comentarios