La revolución gay

domingo, 27 de junio de 2004
Este lunes 28, la ciudad de San Francisco festejará el Día Internacional del Orgullo y la Libertad Gay Tal celebración ocurre en el contexto de batallas legales para reconocer en Estados Unidos los matrimonios entre parejas del mismo sexo El tema divide a la sociedad estadunidense y abre un debate en medio de la contienda electoral por la presidencia en ese país "La lucha apenas comienza", dicen las organizaciones lésbico-gay, que tienen al presidente George W Bush como uno de sus principales opositores SAN FRANCISCO, CAL- "Me quiere, no me quiere; me quiere, no me quiere", dice la actriz Susan Sarandon mientras deshoja una margarita Luego mira fijamente a la cámara y pregunta: "¿A usted le importa si 'él' me ama? Quiero decir: 'quien' ame, a usted, no le afecta, ¿no es cierto? ¿Pero qué pasaría si yo fuera gay? ¿Que 'ella' me ame le afecta más que 'él' me ame? Yo creo que no" Tal es el contenido de un nuevo anuncio que transmite la televisión estadunidense y que forma parte de una campaña nacional por la igualdad y la aceptación social de los homosexuales Mientras se produce una ola de matrimonios entre personas del mismo sexo, en tribunales de todo el país se realizan verdaderas batallas legales por los derechos de los homosexuales El debate llega hasta las cámaras legislativas locales y ha enfrentado a alcaldías con gobiernos estatales Los cambios en materia de opción sexual son considerados como una auténtica revolución social y moral En la práctica, existen hechos insólitos, como un canal de televisión gay o el éxito de una serie de programas televisivos sobre relaciones entre lesbianas El 18 de mayo, Estados Unidos se convirtió en el quinto país en aceptar los matrimonios de parejas gays, aunque, por el momento, ello sólo ocurre en Massachusetts a nivel estatal El Tribunal Supremo de dicho estado -el más católico del noreste estadunidense- consideró que prohibir tales casamientos civiles viola la Constitución local y por ello los autorizó Las batallas Conocida como una de las ciudades más progresistas del país y pionera del movimiento a favor de los derechos de los homosexuales, la ciudad de San Francisco muestra en el centro un ambiente festivo, con sus calles adornadas con banderas del arco iris Se prepara para celebrar, este 28 de junio -Día Internacional del Orgullo y la Libertad Gay-, uno de los desfiles más grandes del mundo En el barrio Castro -la zona de la activa comunidad lésbico-gay-, los escaparates de las tiendas exhiben, enmarcados con flores y globos, los recuerdos de las bodas entre homosexuales celebradas en los últimos meses, que han estado sumidas en la polémica, las protestas de grupos conservadores y el "limbo legal" Como sea, "aquí se respira amor y esperanza", dice Kevin Baker, gerente de uno de los concurridos bares del barrio, al tiempo que muestra dos pequeños muñecos vestidos de novios para pasteles de boda, sólo que ambos son varones El Tribunal Supremo de California -cuya sede está en San Francisco- analiza el "limbo legal" en el que se hallan 4 mil 161 parejas de homosexuales que desde hace varios meses se han casado en esta ciudad Vinieron de todo Estados Unidos y de otros países animados por la decisión del alcalde de San Francisco, Gavin Newsom, de permitir tales matrimonios, en clara rebeldía ante la ley estatal Durante cuatro semanas, esta ciudad fue escenario de históricas bodas gays hasta que, el 11 de marzo, el Tribunal Supremo ordenó detener la emisión de licencias matrimoniales para personas del mismo sexo Comenzó entonces la batalla legal El fiscal de San Francisco interpuso una demanda en contra del estado de California por no reconocer dichas bodas Lo mismo hicieron seis parejas de homosexuales, que se dicen víctimas de la "discriminación legal" Pleitos similares se ventilan en tribunales de otras partes del territorio estadunidense Por ejemplo, la fiscalía del condado de Ulster demandó al alcalde Jason West, de la localidad de New Paltz, al norte de Nueva York, por violar la ley local al celebrar 25 bodas homosexuales "Lo que estamos previendo en Estados Unidos es el florecimiento del más amplio movimiento de derechos civiles que este país ha tenido en toda una generación", dijo West al enterarse de la demanda en su contra Certificados matrimoniales de ese tipo se han emitido también en Nuevo México y Oregon, en tanto que ciudades como Vermont reconocen las uniones homosexuales como "parejas de hecho" La alcaldesa Pam Dorio, de Tampa, Florida, decidió otorgar seguro médico a las parejas de empleados homosexuales del ayuntamiento, mientras que el alcalde de Seattle, Grez Nickels, anunció que reconocerá los derechos de los empleados municipales gays que contraigan matrimonio Pero los opositores a estas medidas también se movilizan, de manera que Ohio ha sido el primer estado que aprueba la enmienda a la Constitución propuesta por el presidente George W Bush para evitar uniones "no tradicionales" que atenten contra la "santidad del matrimonio" Además, el contrato matrimonial no es sólo un papel, pues implica cientos de beneficios, como derechos de herencia, adjudicación de seguros de vida, pensiones, cobertura médica, custodia de los hijos, propiedades y, por supuesto, reconocimiento social, aunque 37 estados sólo reconocen una mínima parte de los mismos "Estamos angustiadas porque el tribunal puede invalidar nuestro matrimonio", dicen Del Martin y Phyllis Lyoin, la primera pareja de lesbianas que se casó en San Francisco "Tenemos 83 y 79 años, respectivamente, y llevamos viviendo juntas más de 50 años No merecemos la indignidad de que nos digan que finalmente no estamos casadas; queremos disponer de este precioso derecho" Según una reciente encuesta, realizada por Gallup, 53% de la población está a favor de la enmienda constitucional que consagra "la santidad del matrimonio entre hombre y mujer", mientras que 44% se manifiesta en contra Unidos por amor "Llevamos 17 años juntas y por fin estamos casadas", dice sonriente Pam, mientras su pareja, Sofie, muestra su anillo de boda "Cómo no íbamos a casarnos, si vivimos en San Francisco Lo que está sucediendo es histórico Hay que dar la batalla No importa los años que tardemos en los tribunales El sueño sólo acaba de empezar" Mark Leno, congresista de California, se muestra entusiasmado En entrevista, asegura que los matrimonios entre homosexuales son el futuro de Estados Unidos "La lucha de los grupos conservadores y religiosos es la misma que se registró hace 50 años, cuando se celebraron los primeros matrimonios interraciales Ellos anunciaban el fin de la civilización Consideraban que eran uniones inmorales ¿Pero cómo no darle el derecho al matrimonio a dos mujeres que llevan amándose más de 50 años?" Leno es conocido por su activismo a favor de los homosexuales Se halla de pie en las escaleras de mármol del ayuntamiento de San Francisco, en el mismo lugar donde hace 50 años se casaron Marilyn Monroe y el beisbolista Joe DiMaggio "Vamos a necesitar su apoyo para la AB 1967 Por favor, manden correos electrónicos, faxes, cartas lo que quieran Es muy necesario", exclama frente a un grupo de personas que acudieron a apoyar los juicios a favor del matrimonio homosexual La AB 1967 es su propuesta de ley que haría ilegal la negativa de licencias de casamiento a las parejas del mismo sexo en California Hace cuatro años, alrededor de 614% de los electores del estado aprobaron una medida para proteger los derechos del "matrimonio tradicional entre un hombre y una mujer" "Es necesario cambiar la definición de matrimonio de un contrato civil entre hombre y mujer a un contrato civil entre dos personas", puntualiza Mark Leno Y califica como "maravillosos" los días de los pasados meses de febrero y marzo, cuando se celebraron más de 4 mil matrimonios en San Francisco "Había tanto amor de por medio celebraciones y parejas que llegaron de todo el mundo para comprometerse y formar matrimonios legales por primera vez Esto tiene que continuar" En contraparte, Vicente Martín, presidente de Familia Hispana -organización que representa a mil 900 iglesias cristianas en California-, afirma tajante: "Va contra la naturaleza Las parejas homosexuales no pueden engendrar hijos, lo cual no es natural, porque no crean vida No se trata de negar derechos; que les den sus derechos humanos, pero no los del matrimonio Eso causa un caos tremendo en las futuras generaciones debido a la inmoralidad" A su vez, Gerry Hernández, perteneciente a una tercera generación de mexicanos nacidos en Estados Unidos, se disculpa por no hablar español y cuenta que, desde hace 14 años, vive en San José, California, con su marido, Russell Mitchel "No nos casamos sólo por casarnos Lo hicimos para obtener los más de mil beneficios que eso implica Tal es la razón Tuvimos que esperar mucho Estamos muy orgullosos de nosotros mismos Nos amamos profundamente, como si fuéramos una mujer y un hombre Entonces, ¿por qué no vamos a tener los mismos derechos que cualquier pareja?", dice Gerry Russell lo interrumpe: "No hay nada de malo en esto No hay nada malo en tener sentimientos, corazón y amor" Por su parte, Bill y Shive -quienes llevan dos años viviendo juntos en Oakland y acaban de contraer matrimonio- dicen formar un "matrimonio mixto" "En nuestra unión ni siquiera hay racismo Somos un blanco con un negro -comenta Bill entre risas- Es lógico que nuestra lucha transcurra entre altas y bajas, pero no vamos a renunciar a nuestros derechos Es el principio de las emociones hermosas" Y anuncia que él y su pareja darán el siguiente paso: adoptar un hijo Anne y Annie llevan casi 20 años viviendo bajo el mismo techo Tienen dos hijos adoptados, los cuales fueron testigos de su matrimonio "Creo que a medida que pase el tiempo, los políticos verán que los matrimonios son una cosa correcta Además, es nuestro derecho Lo demás significa discriminación" "Guerra civil" La American Civil Liberties Union (ACLU) y la Nacional Center for Lesbian Rights (NCLR) interpusieron una demanda por discriminación contra el estado de California Stella Richardson, vocera de la ACLU, explica en entrevista que las parejas casadas en San Francisco se encuentran en un "limbo judicial" y advierte que el Tribunal Supremo de California emitirá un fallo "negativo" en el juicio contra el alcalde de San Francisco, Gavin Newsom "Pero no importa Lo verdaderamente importante de las bodas en San Francisco fue que, a través de la prensa, el público estadunidense pudo ver que estas parejas son como cualquier otra, que tienen varios años de estar juntas, que se aman y quieren tener hijos o los mismos derechos" que los demás Comenta que los juicios sobre los matrimonios entre parejas del mismo sexo son una buena oportunidad para hacer reflexionar a la gente: "Se le pone rostro a esta lucha civil Aunque perdamos en las cortes, ganamos mucho en términos de la opinión pública", afirma Y considera que la división de opiniones se irá resolviendo: "Toma tiempo que la gente acepte los cambios sociales Muchos se muestran en contra por ignorancia No entienden o tienen miedo de un cambio como éste A pesar de la división, creo que el futuro es positivo" Para el escritor David Moats, autor del libro Guerras civiles, la batalla por los matrimonios gays, el fenómeno de los casamientos entre parejas del mismo sexo está generando, en Estados Unidos, "vientos de un cambio social histórico" Y es que, considera, "es una guerra política, social y cultural como nunca antes se ha vivido () Como dijo Martin Luther King: 'Un movimiento de cambio entre personas e instituciones es una revolución'" Sin embargo, para Randy Thomasson, director de la Campaña a Favor de las Familias de California -organización que interpuso una demanda contra el alcalde Newsom-, la lucha tiene un significado bélico: "Ésta es una nueva guerra civil El presidente Bush hace bien en proponer una enmienda constitucional, pero no es suficiente Hay que acabar incluso con las llamadas uniones civiles" De su lado se encuentra el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, quien pidió al fiscal general del estado, Bill Lockyer, tomar partido contra los matrimonios de homosexuales "Es hora de que la ciudad no siga con la peligrosa actitud de ignorar las leyes", dijo, aunque luego matizó: "Dejemos actuar a los tribunales" El presidente Bush solicitó ayuda al Vaticano para que los obispos estadunidenses sean más activos en sus cuestionamientos a los matrimonios entre homosexuales En un comunicado, la Santa Sede pidió a todos los políticos católicos del mundo oponerse a cualquier ley que reconozca las uniones homosexuales por considerarlas "inmorales" y "nocivas" para la sociedad Por su parte, Shannon Mister, del Nacional Center for Lesbian Rights, expresa: "El presidente Bush no comprende que sólo buscamos el fin de la discriminación"

Comentarios