Endurece México vigilancia zoosanitaria en frontera con EU

martes, 29 de junio de 2004
* Un posible brote del mal de las vacas locas, pone en alerta a las autoridades de la Sagarpa México, D F, 28 de junio (apro)- Frente a posibles nuevos casos del mal de las vacas locas en Estados Unidos, México optó por endurecer la vigilancia zoosanitaria en la frontera norte De entrada, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) se anticipó y tomó ya las medidas de prevención a las importaciones de carne de res originaria de ese país Luego de que el Servicio de Inspección de Animales y Plantas del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) identificó un caso sospechoso de Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), como parte del programa de vigilancia de rutina para esa enfermedad en ese país, a través de una prueba rápida de diagnóstico no concluyente, se determinó que este resultado deberá ser ratificado o descartado por el Laboratorio Nacional de los Servicios Veterinarios de aquel país, en un término de 4 a 7 días El director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) de la Sagarpa, Javier Trujillo Arriaga, explicó que las condiciones y medidas de control sanitario ya han sido tomadas desde que se reanudó la importación de carne de res originaria de Estados Unidos en marzo de 2004 y se ajustan a las recomendaciones de la Organización Mundial de Salud Animal (OIE) Sostuvo que la sanidad e inocuidad de los productos agroalimentarios que luego llegan a la mesa de los consumidores en los mercados nacional e internacional son una prioridad de esta administración, esfuerzo en que le ha permitido a México elevar su status sanitario Indicó que a raíz del primer caso del “mal de las vacas locas” en Estados Unidos, el Senasica resolvió aplicar medidas más severas a las importaciones de carne de res a México Actualmente, México tiene prohibido el ingreso a su territorio de animales sospechosos de estar infectados con EEB, incluyendo animales caídos, la importación de materiales de riesgo especificado como el cráneo, cerebro, ganglio trigémino, ojos, columna vertebral, cordón espinal y ganglios dorsales espinales de bovinos de 30 meses de edad o mayores, así como tonsilas (amígdalas) e intestino delgado de animales de cualquier edad Además, los importadores y autoridades de Estados Unidos deben comprobar que tienen implantado un sistema sanitario que prohíba alimentar a rumiantes con proteínas de rumiantes, evitar el uso de sistemas mecánicos de recuperación de carne y el aturdimiento de los animales con inyección de aire al momento del sacrificio para evitar la contaminación de la canal con materiales de riesgo especificado, así como la retención de canales de las cuales se hayan obtenido muestras para el diagnóstico de EEB hasta la obtención de resultados negativos Las condiciones sanitarias impuestas por México a Estados Unidos quedan reflejadas en los requisitos zoosanitarios de importación, establecidos por la Sagarpa, y que el USDA debe certificar para cada embarque de carne de bovino que se exporta hacia México Después del primer caso de “vacas locas”, notificado por el USDA en diciembre de 2003, y luego de que se modificaron los lineamientos de control sanitario y se implantaron medidas de mitigación de riesgo dentro de su territorio, hoy solamente se puede ingresar a México carne deshuesada, siempre y cuando no represente ningún riesgo sanitario

Comentarios