La industria porno: Poder amenazado

domingo, 6 de junio de 2004 · 01:00
En San Fernando, “El Valle del Porno” –-al noreste de Los Ángeles—todo está permitido pues ni siquiera el pánico por la pandemia del sida ha provocado la paralización de la industria de cine pornográfico que se encuentra asentada ahí y aunque es la más importante del mundo, atraviesa la crisis más grave de su historia, dice la edición de Proceso de este domingo 6 de junio Y es que la mayoría de los productores, así como de los actores y actrices, se niegan a usar condón durante las filmaciones, a pesar de que cinco de ellos quedaron infectados con el virus del sida y otros 53 permanecían en cuarentena El poder de la llamada “industria del entretenimiento para adultos” es tal que no está sujeta a ningún control sanitario por parte del Estado La salud de sus actores sólo depende de la autorregulación y del libre criterio respecto del placer y el dinero Las lagunas en su reglamentación permiten ahí la entrada de dinero negro y la realización de negocios turbios, en los que a veces se mezclan la droga, el crimen organizado, el tráfico de seres humanos y la corrupción Ni siquiera los poderosos políticos conservadores --apoyados por asociaciones religiosas-- han podido doblegar a la que consideran la moderna Sodoma y Gomorra, que se asienta sobre un valle con nombre de rey santo y católico Durante muchos años han intentado declararla ilegal, pero ha sido en vano Recientemente el presidente George W Bush y el secretario de Justicia, John Ashcroft --cristiano evangelista-- desplegaron por todo el país a 32 fiscales para actuar en contra de esta industria, pero la pornografía es una máquina que no se detiene… ni siquiera por causa del sida, dice el reportaje que publica Proceso este domingo 6 de junio

Comentarios