ATUENDO: Otra de burros

lunes, 19 de julio de 2004
* "Le dije al periodista peruano que no preguntara burradas": Ricardo LaVolpe México, D, F , 19 de julio (apro)- Ojalá que la Selección Mexicana muestre ante Brasil la misma personalidad que tuvo contra Argentina Así, aunque no se gane, estaremos en un nivel altamente competitivo, con muchas posibilidades de disputar el encuentro de igual a igual Que los complejos no afloren es el mejor deseo de la afición, porque la alegría colectiva que producen los triunfos de la Selección Nacional en competiciones internacionales no es igualada ni por los acarreos políticos al Ángel de la Independencia El futbol es un catalizador social Personas de lo más diversas, pobres o ricas, educadas o analfabetas, jóvenes o viejas, se emocionan de la misma manera cuando la Selección cumple papeles destacados en el exterior Frente a Brasil no sólo se juega el pase a las semifinales de la Copa América, sino que se tiene el reto de superar al gigante del futbol, no sólo del continente, sino del mundo entero Brasil es la selección que más campeonatos del mundo ha ganado (cinco) y es la única que ha participado en todos los mundiales No es un juego ante cualquier equipo, aunque hemos de reconocer que Brasil no lleva a esta Copa América a sus grandes astros, como Ronaldo, Roberto Carlos y Ronaldinho Brasil vive un proceso de experimentación con proyectos de futbolistas que pronto serán las estrellas de su representación nacional Esta, sin embargo, es una oportunidad de oro que nos presenta la Copa América para dar un paso al frente, para ascender otro escalón y tratar de llegar al título Hemos estado cerca, con Miguel Mejía Barón en 1993 y con Javier Aguirre en 2001, pero el esfuerzo sólo alcanzó para ganar sendos subcampeonatos Hoy, con el burro mayor, Ricardo LaVolpe, México tiene otra oportunidad, quizá la más clara, porque los grandes equipos, Argentina y Brasil, carecen de todos sus astros y viven fases experimentales de cara a las eliminatorias sudamericanas No convocan a los jugadores más trabajados porque prefirieron darles descanso, mientras otros prospectos reciben oportunidades en sus selecciones mayores LaVolpe, en cambio, lleva a lo mejor del elenco, con la sola ausencia de Cuauhtémoc Blanco, ausente por el castigo de un año que le impuso la Conmebol por aquel partido en que el América fue eliminado por el Sao Caetano en el estadio Azteca y todo terminó en una gran bronca Si LaVolpe no aprovecha esta brillantísima oportunidad que se presenta una sola vez en la vida, sabremos por qué buena parte de la prensa ofendida lo considera el burro mayor de toda la colectividad nacional ¿Cuál sería el escenario si Brasil nos elimina? Los ataques de los burros comenzarán a fluir en todas las direcciones, se hablará del fin de una época y LaVolpe volverá a tronar contra los periodistas, sus clientes predilectos para esconder sus miedos y sus fracasos ¡Ah, y no olvidemos la lengua de Hugo Sánchez, que despertará con fuerza cuando LaVolpe cargue a cuestas la derrota!

Comentarios