Colima: Gobernar en el nombre de Dios

lunes, 19 de julio de 2004
* El catolicismo del gobernador Gustavo Vázquez ha dividido a la clase política colimense Colima, Col , 19 de julio (apro)- Proveniente de una familia de alta religiosidad, desde antes de llegar a la gubernatura, Gustavo Vázquez Montes hizo público su apego a la Iglesia católica y su confianza en la divinidad para acceder a --y ejercer-- la función pública Durante su campaña política previa a la elección extraordinaria de gobernador del 7 de diciembre de 2003, el ahora mandatario invocó a las fuerzas celestiales como aliadas de su pretendido triunfo electoral: “Tendremos justicia terrenal y también la justicia divina nos va a ayudar, porque ganamos limpiamente el 6 de julio, jugamos bien y de manera injusta nos fue anulado el triunfo y despojada la gubernatura”, dijo en una conferencia de prensa realizada en Tecomán a finales de noviembre El 12 de diciembre siguiente, el mismo día que la coalición Todos por Colima impugnó la elección, Vázquez Montes acudió a la misa nocturna de la Basílica Menor de esta ciudad, dedicada a la virgen de Guadalupe, y ante cientos de fieles tuvo una participación protagónica como feligrés, al pasar a la tribuna religiosa a leer uno de los pasajes de la Biblia El 30 de junio último, en el auditorio de la Casa de la Cultura, frente a representantes de las clases política y empresarial, así como de organizaciones sociales del estado, el gobernador presentó el Plan Estatal de Desarrollo 2004-2009 –al que posteriormente calificaría como la “Biblia” de su gobierno— y cerró su discurso oficial de la siguiente manera: “Hago votos y a Dios le pido que los colimenses tengamos fuerza y confianza de trabajar con respeto y unidad, para alcanzar progreso y justicia para todos con paz y tranquilidad social Hagámoslo por nuestros hijos y por las generaciones futuras Hagámoslo por Colima y por México” Las expresiones públicas de la religiosidad del gobernador, fenómeno que no se había observado en mandatarios colimenses de los últimos tiempos, dividen y confrontan las opiniones de representantes de diversas fuerzas políticas del estado Aunque aclara que no se deben de mezclar la religión y la política, Francisco Díaz Barbosa, presidente de la Logia Masónica Suroeste, señala que a esa agrupación le parece “muy bien que el gobernador dedique su trabajo y su labor a Dios”: “No vemos ninguna contradicción entre su quehacer político y su quehacer religioso No tenemos por qué admirarnos de que alguien se pronuncie o asista a un ritual religioso, al contrario, pienso que lo debemos aplaudir, porque nos da la imagen de un hombre que puede tener sus cualidades morales en lo alto y eso nos debería dar confianza, pero, repito, sin que se mezcle la política con la religión” El presidente estatal del PRD, Reené Díaz Mendoza, advierte que con sus actitudes el gobernador Vázquez Montes atenta contra la laicidad del Estado y se está manejando de manera “muy irresponsable”, porque “qué necesidad tiene la sociedad de Colima de saber que el gobernador es muy religioso, muy católico; qué necesidad hay de eso, no tiene ningún sentido, a menos de que tenga un fin mediático, de utilizar esto como un elemento político, pero si ese es el fin, está trastocando la construcción de este país” Al respecto, Luis Gaitán Cabrera, presidente estatal del PRI, opina que en sus alusiones religiosas el mandatario no tiene el objetivo de lucrar políticamente: “El es muy natural y le pide a Dios que lo ayude, o que nos ayude, y creo que ahí se ve el lado humano de Gustavo, y eso no es más que una expresión de los principios y valores que heredó de su familia, en la que todos son católicos; lo digo porque me consta, es una familia reconocida en Tecomán, de respeto hacia la sociedad, y lo que expresa el gobernador no es otra cosa más que su sencillez y su calidad humana, yo así lo valoro” En tanto, el secretario general del comité estatal del PAN, Adán Blanco Campos, comenta que no cree que el discurso del mandatario sea genuino, puesto que no hay una tradición dentro de la sociedad colimense en ese sentido y no está permitido por las leyes mexicanas incorporar religión y política, por lo que “si se analiza la frecuencia con la que el actual gobernador hace citas al respecto, desde que arrancó su campaña, se notaría que hay una clara intención de lucrar con el nombre de Dios dentro de la política” En entrevista, Francisco Díaz refiere que antes se ocultaba la afiliación religiosa de los gobernantes y a veces se ocultaba el hecho de ir a misa o se daba la misa en Los Pinos o adentro del Palacio de Gobierno, cuando las hijas festejaban sus cumpleaños o se casaban Ahora, plantea, “hay que manifestar de qué tipo de religión somos, sin que se llegue a confundir que se quiere unir la religión con la política Las dos cosas deben tener su punto y aparte No mezclar una cosa con otra Lo religioso debe seguir siendo religioso, tenemos necesidad de lo religioso, pero todo en su lugar Esa decisión es individual” Los problemas de estado, insiste, deben seguir siendo eso, problemas de Estado y los asuntos religiosos deben mantenerse como tales: “Nosotros no podemos criticar a los obispos o arzobispos de cómo dan la misa o cómo se despreocupan de sus feligreses, eso es problema religioso, pero sí podemos marcar ciertas problemáticas que en la política se ven “Si esto se mantiene así, porque yo no he visto que el gobernador mezcle una cosa con otra, sino que al contrario veo que separa lo religioso de lo político, podemos seguir manifestándonos en lo religioso sin ningún tipo de admiración Nosotros como masones decimos que siga adelante, que sus obras de gobierno las siga dedicando al Gran Arquitecto del Universo”, agrega --Sin embargo, sus invocaciones a Dios fueron precisamente en el contexto de la campaña política y son ahora en actos de gobierno --Todas nuestras acciones las debemos dedicar al Gran Arquitecto del Universo, a Dios, como dice el gobernador, pero no le está poniendo un nombre, no se las dedica a Buda, no a alguien más de otra religión, sino que se lo dedica a Dios, y Dios es una palabra en lo general, no dice al dios católico, no dice al dios de los budas, no dice al dios de los protestantes, que es el mismo, entonces desde el punto de vista religioso que consideramos a Dios como una única persona, mientras no se salga de ese contexto en lo general y no particularice ninguna iglesia, mientras siga habiendo esa separación, nosotros seguiremos apoyando esa postura del gobernador

Comentarios