Temen que militares sean responsables en la desaparición de una pareja

sábado, 24 de julio de 2004
Reynosa, Tamps , 23 de julio (apro)- Una pareja, formada por un subteniente de Caballería Motorizada y la esposa de un militar que labora en la secretaría particular del titular de la Defensa, desapareció desde principios de este mes, temiendo sus familiares que los responsables sean parte del mismo Ejército Arturo Solís Gómez, del Centro de Estudios Fronterizos y de Promoción de los Derechos Humanos, informó que los padres de Carlos Alberto Arce Quintero y Angélica Santillán Arrocha, se presentaron ante esta ONG para presentar una denuncia Señalaron que el caso está plagado de irregularidades, pues las declaraciones que hicieron ante autoridades militares, para pedir se investigara la desaparición de la pareja, fueron manipuladas, además que se omitieron datos y se falsificaron otros El padre del subteniente desaparecido, Mario Alberto Arce Pérez, quien radica en la Ciudad de México, y la madre de la mujer, María Elena Arrocha Mendoza, con domicilio en Coatzacoalcos, Veracruz, señalaron que desde el 4 de julio perdieron comunicación con ambos Por ello, se trasladaron a esta ciudad para indagar sobre su paradero, y al llegar a esta ciudad, acudieron al décimo regimiento de Caballería Motorizada, donde trabajaba Mario Alberto, y los atendió el teniente de Caballería José Gonzalo Anaya Nevarez y el subteniente Efrén Vázquez La información que les dieron fue que Arce Quintero tenía 15 días que había desertado, e incluso el teniente coronel Idelfonso de León les señaló que la casa donde ambos vivían ya estaba desocupada Sin embargo, cuando acudieron al domicilio en el que ambos radicaban, encontraron que estaban todas sus pertenencias y que aparentemente se salieron del lugar sin sus cosas personales “Sobre el mueble de la sala estaba la bolsa de mano de Angélica con su cartera a un lado y, debajo de la bolsa, estaba una caja abierta de cartuchos de bala, y a un lado de las botas militares de Carlos, una bala tirada Su uniforme estaba doblado sobre una silla y las maletas de Angélica abiertas, con ropa, ya que ella iba a ir a Coatzacoalcos por un asunto personal”, relataron los padres Además, en el buró se encontró la cartera de Carlos Alberto; estaba tirada en la sala, en el suelo, y a la salida del baño, había ropa del subteniente Igual el refrigerador estaba lleno de alimentos Agregaron que sólo faltaban los teléfonos celulares de ambos, el arma de Carlos y la camioneta Ford Explorer modelo 1994, con placas de circulación del Estado de México LXK9189 Al encontrar este escenario, acudieron a la PGR a poner una denuncia de hechos, pero fueron turnados a la Procuraduría de Justicia Militar, con el capitán Ernesto Medina León, quien les tomó declaración, pero omitió información que ellos consideran fundamental para resolver el caso Como el hecho de que la desaparecida tenía problemas con su aún esposo, el teniente de Infantería José Antonio Germán Pérez, quien labora en la secretaría particular del titular de la Defensa Nacional, Gerardo Clemente Vega García Según su madre, el matrimonio estaba en proceso de divorcio a causa de las “golpizas” que Germán Pérez le propinaba a la hoy desaparecida, y que incluso existe un acta levantada el 24 de febrero de este año ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal Tampoco se tomó en cuenta la información que ofreció la familia de la mujer, de que Germán Pérez había acudido recientemente a Coatzacoalcos para reclamar la patria potestad de la hija que procreó el matrimonio, y que les había advertido que sabía dónde se encontraba Angélica, con quién vivía y en dónde trabajaba De acuerdo con la denuncia de la madre, el militar les dijo que él tenía amigos en Reynosa que lo mantenían al tanto, entre ellos el teniente de Caballería José Gonzalo Ayala Nevárez, quien fue uno de los que los acompañó para que ubicaran el departamento Arce Pérez, padre del desaparecido, mencionó que además en las declaraciones se omitieron otros datos, como el que Carlos Alberto Arce Quintero había decomisado, el 1 de noviembre del 2003, un cargamento de mariguana de 159 kilogramos y que, como sus superiores Coronel Luis Espinosa Cabrera y el mayor José Luis Méndez Galicia estaban de vacaciones, turnó el asunto directamente a la agencia del Ministerio Público de la Federación Según su padre, esta decisión causó molestia a sus superiores y, desde esa fecha, lo hostigaban y amenazaban, por incidentes reales o ficticios, lo que motivó que fuera sometido a arrestos el 5 de diciembre y el 6 de enero, tras lo cual Arce Quintero acudió a poner una denuncia en la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) También en el acta levantada por las declaraciones, la autoridad militar omitió la situación que se presentó cuando acudieron ante Idelfonso de León, quien les aseguró que el domicilio de la pareja estaba desocupado y resultó falso De igual forma, no se incluyó en la declaración los datos que aportaron sobre la posición en que se encontraban sus pertenencias en el departamento Los padres de ambos exigieron a las autoridades se investigue la desaparición de esta pareja y las irregularidades que han cometido las instancias militares al recepcionar la denuncia, pues se estaría encubriendo a alguien de la misma institución

Comentarios