México, cómplice de redadas y deportaciones

lunes, 5 de julio de 2004
San Francisco, Cal , 5 de julio (apro)- El gobierno de México ha demostrado mantener una complicidad preocupante con la administración de George Bush, en favor de las deportaciones de mexicanos en Estados Unidos Lo demuestra su engañoso plan que intenta confundir a la opinión pública, llamado “repatriación voluntaria” que aquí denominan de una manera más honesta: “deportación voluntaria”; una estrategia del Departamento de Seguridad Interna que iniciará el 12 de julio en la frontera México-estadunidense El gobierno de Vicente Fox dobló las manos ante George Bush --para ser elegantes con la expresión-- y aceptó que la Patrulla Fronteriza, famosa por sus violaciones a los derechos humanos de los inmigrantes mexicanos, deporte a su lugar de origen en México a los indocumentados, por avión o autobús ¿Piensan los dos gobiernos que esa medida disminuirá el flujo migratorio? Seamos serios Es como querer instalar barreras al hambre La “huida” de mexicanos al exterior es imparable, porque su gobierno es incapaz de mejorar sus condiciones de vida, sujeta a la desigualdad más abismal de recursos Cada día la Patrulla Fronteriza --“los Ángeles guardianes”, para Estados Unidos; y “demonios” para muchos mexicanos--, deporta 2000 mexicanos Ese número se incrementará con la inestimable ayuda de la administración foxista Ante el fracaso de políticas que detengan la avalancha de personas desesperadas, mejor unirse al capataz del mundo ¿Es por miedo? O sencillamente porque al ceder en el tema migratorio México consigue otras prerrogativas El gobierno de Fox siempre ha utilizado a los inmigrantes como “moneda de cambio”, prefieren no plantarle cara a los abusos que durante los últimos tres años se han incrementado contra nuestros compatriotas Además de la angustia que sufren los mexicanos detenidos por los policías estadunidenses, hay que unirle la humillación y de eso sabe mucho el embajador Antonio “Tony” Garza, quien anunció que los deportados viajarán esposados: “La responsabilidad del gobierno de Estados Unidos es proteger a quienes se acojan al proyecto”, dijo el americano de origen mexicano, unos orígenes muy lejanos que parecen no ser referencia alguna en el dolor y las necesidades de los mexicanos Pero bueno, a este señor le paga puntualmente su jugoso sueldo el gobierno de Estados Unidos; hasta cierto punto es comprensible su traición a sus orígenes mexicanos ¿Pero los funcionarios mexicanos que no hacen más que agachar la cabeza? A ellos también les paga y muy bien el gobierno para que hagan su trabajo ¿Entonces por qué no defienden a los inmigrantes mexicanos? Para el gobierno “este novedoso programa” es de “absoluta voluntariedad en su ejecución” Si no fuera por lo dramático de la situación de verdad que dan ganas de lanzar una sonora carcajada ¿Cuáles son las garantías que protegerán a nuestros connacionales en esa supuesta libertad de elección? Es decir, que cuando los indocumentados se encuentren en los vehículos de la patrulla fronteriza, se les preguntará amablemente: ¿A dónde lo llevamos? Como si fueran taxis ¿A su casa de Michoacán o aquí nomás a la frontera? ¿Será verdad tanta hermosura? ¿O serán obligados, coaccionados y amenazados para que “voluntariamente” acepten irse a sus lugares de origen? La arbitrariedad de los policías conducirá a los mexicanos --sin ningún derecho que su gobierno les haga respetar-- al lugar que más les convenga a los gendarmes del orden fronterizo Si la policía de Inmigración es capaz de organizar escandalosas redadas racistas contra los mexicanos en violación a sus derechos humanos, cómo no va a ser capaz de mandarlos directamente a su casa, para dificultar más aún su vuelta El Gobierno de México, como siempre tiene respuesta para todo Ahora dice que las redadas en Estados Unidos están suspendidas ¿Cómo les consta ese hecho? Para los funcionarios la palabra de los estadunidenses es “palabra de fe” no necesitan pruebas, sencillamente se creen todo lo que les dicen y más: “Se ha magnificado la información de las redadas”, dice Miguel Gutiérrez, director de general de Protección y Asuntos Consulares de la SRE Las redadas indiscriminadas en autobuses, lugares de trabajo y hasta en las casas de los inmigrantes mexicanos continúan y diariamente se violan sus derechos Ayer la patrulla fronteriza se fue al área de la bahía de San Francisco y en una zona con población mexicana se metió a las casas sacando a los pobres indocumentados, bajo el pretexto de que estaban en un “operativo de drogas” que después se supo era un engaño para mandarlos a México En California han sido detenidos en estas miserables redadas cientos de personas, nadie sabe cuántas realmente, porque tanto México como Estados Unidos son especialistas en maquillar los números; ya se sabe el dicho, hay mentiras, mentirotas y estadísticas Aquí el mexicano que es moreno y tiene rasgos indígenas está perdido; se salvan los güeritos y los blanquitos, es decir los menos El presidente George Bush no detiene allí sus atropellos, para eso tiene sus polémicos y devastadores informes del Departamento de Estado que hace poco emitió una “reveladora” información ya conocida por la mayoría de los mexicanos: el Gobierno de México no cumple “del todo” con los estándares mínimos para la eliminación del tráfico de personas, ya que el país es tránsito, origen y meta para el tráfico de seres humanos con fines de explotación laboral o sexual ¿Pero cómo no ponen el grito en el cielo estos funcionarios pagados por Fox? Los funcionarios de Bush no tienen el más mínimo respeto, ni vergüenza, por lo que se ve Este informe es una hipocresía que deja de lado la explotación y el tráfico de personas --que mediante la vista gorda de las autoridades de Estados Unidos-- es pan de cada día en este país Aquí hay 10 millones de mexicanos sin papeles, todos ellos explotados por patrones estadunidenses y traficados por coyotes de aquí y allá La economía de Estados Unidos está sustentada en parte a esta explotación Regularizar a tanta gente implicaría un gasto que el gobierno de Bush no quiere afrontar Cómo se explica que vivan aquí mexicanos que llevan 30 años “sin papeles” Es obvio que gracias a la “vista gorda” de los americanos, que por otro lado les necesitan Hasta aquí está claro La duda queda en débil actitud que el gobierno mexicano imprime a su defensa de los mexicanos en Estados Unidos También al gobierno de Fox le convienen que miles de mexicanos vengan a Estados Unidos para evitarse un gasto Ambos gobiernos hacen lo mismo, pero de distinta manera Estados Unidos, ya se sabe, ¿pero México? Son sus ciudadanos y, por tanto, merecen que los funcionarios tengan un poco de firmeza como en su defensa Por lo menos despístenle Dime con quién andas y te diré quién eres Sería bueno que el presidente Fox y sus funcionarios vieran la película “Fahrenheit 9/11” un demoledor retrato de Bush, quien en sus problemas de personalidad y coeficiente intelectual recuerda al presidente mexicano

Comentarios