Política del miedo: alerta Bush sobre inminente ataque de Al Qaeda

viernes, 9 de julio de 2004
Se prepara una agresión contra la democracia: Tom Ridge Eventos de seguridad especial, las convenciones partidistas Washington, 8 de julio (apro) - Justo dos días después de que John Kerry, virtual candidato presidencial demócrata, anunciara que John Edwards es su compañero de fórmula para las elecciones del 2 de noviembre, el gobierno de George W Bush volvió a echar mano de la "política del miedo", y advirtió que Al-Qaeda prepara un "ataque de gran escala", con el que pretende influir en el resultado de los comicios "Reportes (de inteligencia) creíbles actualizados indican que Al- Qaeda sigue adelante con sus planes de realizar un ataque de gran escala en Estados Unidos, en un esfuerzo para intervenir en nuestro proceso democrático", declaró en conferencia de prensa Tom Ridge, secretario del Departamento de Seguridad Interna El gobierno de Bush señaló como "posibles blancos" del ataque a la ciudad de Boston, Massachusetts, y Nueva York, ya que en estas dos urbes se realizarán este mes y el siguiente los eventos políticos más importantes para el Partido Demócrata y el Republicano "Carecemos de datos específicos sobre la hora, el lugar y el método del ataque pero, junto con la CIA, el FBI y otras agencias, estamos activamente trabajando para obtener esa información", acotó Ridge En Boston, del 26 al 29 de julio los demócratas realizarán su convención nacional, en la que Kerry y Edwards oficialmente aceptarán la nominación de su candidatura a la presidencia y vicepresidencia, respectivamente Por su parte, los republicanos llevarán a cabo la suya del 29 de agosto al 2 de septiembre en Nueva York, en la que Bush y el vicepresidente Dick Cheney expresarán oficialmente su decisión de buscar quedarse cuatro años más en la Casa Blanca Tras el anuncio de la nueva advertencia del ataque terrorista, de inmediato algunos legisladores demócratas pusieron en tela de juicio las intenciones del gobierno de Bush, e indicaron que es posible que detrás de todo esto haya un interés electoral-político Entre los escenarios hipotéticos que se formularon en Washington, por parte de los demócratas, se habló de la posibilidad de que el propio gobierno de Bush realice un "auto-atentado" terrorista para doblegar a los electores a través del miedo, y pintar a Bush como el "héroe y salvador" del país, tal y como ocurrió después de los ataques del martes 11 de septiembre de 2001 El anuncio de Ridge coincidió también con reportes periodísticos que aseguran que Bush está presionando al gobierno de Pakistán para que, antes de las elecciones de noviembre, lo ayude a atrapar a Osama Bin-Laden, presunto líder de Al-Qaeda Funcionarios de la Casa Blanca piensan que con su captura, Bush "amarraría" la reelección "Los que publican eso son medios opositores de este gobierno, su argumento no tiene ninguna base de credibilidad", dijo Scott McClellan, vocero de la Casa Blanca, quien también descalificó las críticas demócratas al anuncio de la nueva advertencia "Tenemos la obligación de informar al publico cuando conseguimos información de inteligencia creíble sobre la posibilidad de que ocurran nuevos ataques terroristas esta es una actualización de las amenazas", enfatizó el portavoz de la Casa Blanca Ridge por su parte indicó que hace algunas semanas él se reunió con los gobernadores estadunidenses para mantenerlos al tanto sobre el nivel de amenaza terrorista y para coordinar con ellos los mecanismos necesarios para prevenir cualquier atentado Sin dar un solo detalle del origen de los reportes de inteligencia sobre la nueva posibilidad de un ataque por parte de Al-Qaeda, Ridge anunció que a la Convención Demócrata y a la Republicana, el Departamento de Seguridad las considera "eventos nacionales de seguridad especial", por lo que toda la estrategia de vigilancia estará a cargo del Servicio Secreto, la policía especial que se encarga del resguardo del presidente de Estados Unidos y de los representantes públicos de más alto rango a escala federal Uno de los factores que también influyó para que se pusiera en duda la advertencia de Ridge, fue el hecho de que pese a que se prevé un ataque de gran escala por parte de Al-Qaeda, y por la cercanía de la celebración de la Convención Demócrata, por ahora no subirá el nivel del estado de alerta El secretario de Seguridad Interna informó que ante la situación de alerta se adelantó el trabajo y ya está en actividad el Centro de Operaciones de Seguridad Interna, a través del cual los sistemas de seguridad de los 50 estados del país están conectados las 24 horas del día y los siete días de la semana, a la Red de Información de Seguridad, para prevenir y responder de inmediato a cualquier emergencia "También hemos empezado a desplazar cientos de detectores radiológicos que son del tamaño de un bíper, con el fin de que lo usen los miembros de las agencias policiales para, por ejemplo, localizar y prevenir el uso de las llamadas bombas sucias (radiológicas)", agregó el secretario de Seguridad Interna En la Casa Blanca, McClellan insistió en que la nueva advertencia no tiene ninguna antesala de interés político ni electoral, y subrayó que la guerra contra el terrorismo sigue su curso; que el gobierno de Bush la está ganando gracias al desmantelamiento de Al-Qaeda y el arresto de algunos de sus líderes (con la excepción de Bin-Laden) Sin embargo, la advertencia de Ridge podría tomarse como una dicotomía de lo que sostiene la Casa Blanca y, a pregunta expresa de Apro sobre este punto, McClellan simplemente respondió: "Sabemos que ellos buscan reconstituirse y continuar buscando realizar ataques contra estadunidenses y civiles inocentes La información de inteligencia que recibimos es creíble y apunta a esta actividad"

Comentarios