La alianza rota

jueves, 12 de agosto de 2004
México, D F, 11 de agosto (apro)- En enero del 2002 Roberto Madrazo y Elba Esther Gordillo comieron en el restaurante Winston Churchill, un viejo comedero de los políticos priistas, y acordaron establecer una “alianza estratégica” para arrebatarle el PRI de las manos a los labastidistas e iniciar su propia carrera hacia el 2006 Hoy, una vez alcanzada la meta, la alianza está rota y la dirigente magisterial está con un pie fuera del partido En la mesa del restaurante, entre los alimentos compartidos, los dos personajes más identificados con la vieja imagen del PRI, habían alcanzado lo que por varios años habían intentado, el establecimiento de un proyecto compartido en el partido tricolor La derrota priista en la elección presidencial del 2000 los había unido Elba Esther Gordillo y Roberto Madrazo convinieron unir sus fuerzas para derrotar a Beatriz Paredes en la lucha por la directiva nacional del PRI y, más tarde, avanzar hacia la candidatura presidencial Los acuerdos de esta alianza eran que Madrazo sería el candidato presidencial y Gordillo, en principio, la dirigente nacional del priismo y más tarde, en caso de ganar en el 2006, la secretaria de Educación o de Gobernación Sin embargo, la naturaleza de ambos políticos pronto se impuso y cada uno empezó a dominar su propio espacio Desde el PRI el tabasqueño reorganizó las estrategias electorales para ganar los comicios en los estados y, jugando un papel discreto en los escándalos políticos públicos, esperó una mejor oportunidad para hacerse presente en la contienda partidista La maestra Gordillo, por su parte, quiso manejar la coordinación del PRI en la Cámara de Diputados como si fuera una asamblea sindical y, al mismo tiempo, jugó el papel de negociadora de las iniciativas de ley laboral, energética y hacendaria Pero en ambas metas fracasó Madrazo hoy tiene en sus manos al PRI y ya no necesita a la maestra Gordillo para llevar a cabo sus planes Si en algún momento se pensó que el voto de los maestros estaba controlado por Elba Esther, hoy esto está en duda El Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE) ya no es un órgano hegemónico fácil de controlar por la maestra Gordillo, como lo fue por mucho tiempo Al interior existen muchos inconformes que no están dispuestos a seguirla Es decir, el capital político de Elba Esther ya no es tan atractivo para Madrazo y por eso es desechable Hoy el dirigente del PRI tiene nuevas piezas en el ajedrez político electoral Una de sus torres es el exgobernador de Sonora, Manlio Fabio Beltrones, quien estará al frente de la Cámara de Diputados cuando se dirima el asunto del desafuero de Andrés Manuel López Obrador Esta es, quizá, la jugada más importante para Madrazo, pues se trata de eliminar a su enemigo y principal adversario en pos de la Presidencia de la República en las elecciones del 2006 Otra pieza fundamental de Madrazo será el oaxaqueño José Murat, a quien se le ve como el sustituto de Elba Esther Gordillo en la secretaría general del PRI El todavía gobernador de Oaxaca ha sido un aliado de Madrazo en estos últimos dos años Además de apoyarlo al interior del PRI, Murat ha sido el caballo de batalla de Madrazo en contra de la maestra Gordillo Es pública la animadversión que tiene Murat en contra de Elba Esther, y de llegar al Comité Ejecutivo Nacional será la principal arma madracista en contra de sus enemigos Para Elba Esther Gordillo el camino dentro del priismo se prevé difícil en los próximos meses Tan es así que se ha dicho que será expulsada o que podría salir de las filas del tricolor en breve sin esperar su expulsión Su destino estaría en una nueva organización política, apoyando la carrera de su amigo Jorge Castañeda; incluso, se empieza a publicar que podría ser recibida en el PAN, lo cual se ve difícil, por no decir imposible, por la historia oscura de la maestra chiapaneca Así, lo que fue una alianza entre Madrazo y Gordillo hace dos años, hoy no sólo es distanciamiento, sino una confrontación cuyas consecuencias aún no tenemos claras, aunque ya hay visos de que serán fuertes y complicadas Una de las primeras señales del enfrentamiento de Madrazo y Gordillo se está dando precisamente en la Cámara de Diputados Los 60 legisladores que forman la corriente elbista ya anunciaron que votarán en contra del desafuero de López Obrador; y aunque no forman una mayoría, esta corriente podría arrastrar a otros diputados del propio PRI que no quieren que López Obrador se convierta en un “héroe” Otro de los frentes de batalla estaría en la misma elección del candidato a la Presidencia para los comicios del 2006 No puede descartarse que se forme un frente “anti Madrazo” entre los priistas que quieren a otro candidato presidencial y que Elba Esther Gordillo apoye a alguna de estas corrientes Roberto Madrazo y Elba Esther Gordillo nunca fueron amigos, sólo “aliados estratégicos” Pero esa alianza ya se rompió y, fieles a su propia naturaleza política, cada uno ya tiene su propio camino y harán todo lo posible para eliminar a su adversario

Comentarios