Análisis político: Senadores reaccionarios

miércoles, 18 de agosto de 2004
México, DF, 17 de agosto (apro-cimac) - Aquellos senadores que “representan” a los trabajadores: Joel Ayala, Netzahualcóyotl de la Vega y Ricardo Aldana, quienes votaron en favor de la reforma y pretenden justificar su voto bajo el pretexto que no se afectarán los derechos de la planta laboral del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), acaso se les olvida que tanto la seguridad social, incluidos una pensión y una jubilación, son derechos humanos que los países como México están obligados a garantizar de manera efectiva y progresiva Con la reforma al régimen de jubilaciones y pensiones del IMSS, si bien es cierto el régimen actual no se modifica, sí se verá afectado el colectivo social de las y los trabajadores, al vulnerarse sus derechos humanos y laborales consagrados en el derecho internacional y en el artículo 123 de la Carta Magna La negociación colectiva es un derecho humano de las y los trabajadores, en este caso del IMSS, e inseparable del derecho de libertad sindical El Estado mexicano está obligado a respetar este derecho que le asiste a la clase trabajadora en el país, y el Partido Acción Nacional (PAN) y la mayoría del Revolucionario Institucional (PRI) en el Senado de la República lo han vulnerado Los que votaron a favor de la reforma lo saben, le han dado la espalda a sus representados, se han colocado del lado de quienes trabajan desde el gobierno en favor de los intereses empresariales desde hace más de dos décadas, bajo el objetivo de seguir imponiendo las políticas de ajuste estructural dictadas por los organismos financieros internacionales, entre ellos el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) Una mayoría PRI-PAN en el Poder Legislativo es claro que le han hecho la tarea al gobierno del “cambio”, que incluso recriminó a los que votamos en contra, en lugar de colocarse por encima de intereses particulares como los representados en la reforma al IMSS, y que ello pone al descubierto, una vez más, para quién trabaja el presidente de la República Es claro: para la clase empresarial que, a final de cuentas, es la beneficiaria directa de estas medidas anticonstitucionales Estos son los verdaderos compromisos del “cambio”: acabar con la seguridad social solidaria, justa y distributiva; acabar con el sindicalismo, con la bilateralidad, vulnerar los derechos humanos de los trabajadores y de las trabajadoras, no sólo del IMSS Está claro que el embate es contra la clase trabajadora La solidaridad y la unidad de la clase trabajadora para resistir y revertir la tendencia privatizadora de la seguridad social es una acción ineludible y sin regateo que apoyaremos para defender los derechos humanos de las y los trabajadores del IMSS y del país *Senadora del PRD y presidenta de la comisión legislativa que dará seguimiento a los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez

Comentarios