Provoca mercado informal asentamientos irregulares: Corett

viernes, 20 de agosto de 2004
* Rechaza Fernando Portilla que las invasiones sean la principal causa México, D F, 19 de agosto (apro)- Fernando Portilla Higareda, de la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett), dijo que la mayoría de los asentamientos irregulares en México se ha generado por la compraventa en el mercado informal de predios, no por invasiones Añadió que esto obedece a la demanda por adquirir un espacio donde las nuevas generaciones puedan vivir con calidad de vida Durante la conferencia “La regularización de la tenencia de la tierra en México: balance actual y opciones para el futuro”, realizada en el auditorio de la Coordinación de Humanidades de la UNAM, Portilla dijo que los “suelos de origen social han sido, en las últimas décadas, el único recurso para las familias pobres” Añadió que, de 1917 a 1992, el reparto agrario permitió dotar a 30 mil ejidos y comunidades de aproximadamente 103 millones de hectáreas, las cuales conformaron más de la mitad del territorio nacional, beneficiando a 35 millones de campesinos Indicó que el problema de la irregularidad es y ha sido fiel reflejo de las condiciones socioeconómicas del país En ello tiene que ver tanto la migración del campo a las ciudades, como el rezago en la planeación del desarrollo urbano, agregó Portilla explicó que, a mediados del siglo pasado, había 25 millones de mexicanos, de los que el 75 por ciento vivía en zonas rurales y se dedicaba a la producción agropecuaria En la actualidad suman más de 100 millones y sólo una tercera parte de la población total se dedica a la agricultura, mientras el resto vive en urbes con más de 100 mil habitantes Afirmó que la demanda de suelo para vivienda ha rebasado con mucho a los gobiernos locales Por ello se advierten en las principales ciudades asentamientos con un alto rezago en materia de infraestructura y servicios básicos También generó acaparamiento y especulación y, en otros casos, invasiones “El crecimiento urbano ocupó terrenos ejidales o comunales que, de acuerdo con la ley, no pueden ser vendidos ni cambiar su uso sin una desincorporación previa Sin embargo, los beneficiarios, presionados por la situación económica y la dinámica propia de la construcción, vendieron de manera irregular”, manifestó Dijo que esta compraventa resultó más cara para todos Primero porque los ejidatarios vendieron sus tierras a mucho menor costo del real Los compradores obtuvieron predios sin mayor seguridad que la simple posesión y, a la larga, pagaron más para legalizar su situación “A su vez, los gobiernos estatales y municipales gastaron hasta cuatro veces más recursos en la introducción de servicios básicos, como electrificación, drenaje y agua potable en esos espacios”, agregó Ante esta situación, el especialista habló de algunas opciones para frenar las invasiones de tierras y los asentamientos irregulares en México, problemática de las ciudades grandes y medianas del país, pues quienes ocupan esas zonas no están contemplados dentro los planes de desarrollo urbano y carecen de servicios básicos Explicó que, por ello, la Corett opera el Programa Suelo Libre, que ofrece una opción legal para garantizar la expansión ordenada, legítima y sustentable del entorno, respetando siempre las atribuciones constitucionales de los municipios “El programa centra su atención sobre todo en las tierras ociosas bajo el régimen de propiedad ejidal o comunal y que estén consideradas para la expansión citadina por los lineamientos oficiales vigentes, cuya ocupación irregular se vislumbre o bien, cuya venta sea inminente en el corto plazo”, añadió Por último, Portilla señaló: “En el mercado inmobiliario, particularmente el urbano, predominan factores de carácter económico De ahí la importancia de plantear fórmulas novedosas de negociación con los núcleos agrarios, en donde obtengan beneficios claros y justos por su tierra y que, por otra parte, permitan satisfacer la demanda social” Dijo que se debe promover la incorporación de suelo en dos vertientes: la que tiene como propósito el ordenamiento y su comercialización para satisfacer necesidades industriales, comerciales y de servicios, y la que nos permita atender la necesidad de tierra de la población de escasos recursos Advirtió: “Sólo en la medida que se puedan ofrecer lotes baratos, se estará en posibilidad de competir con las transacciones informales y evitar la proliferación de los asentamientos irregulares y sus negativas consecuencias”

Comentarios