La ONU debe sancionar al gobierno de Fox

lunes, 23 de agosto de 2004
San Francisco, Cal , 23 de agosto (apro)- “A veces la realidad supera la ficción”, es una expresión entre los miembros del gabinete del presidente Vicente Fox que se ha vuelto cotidiana debido a los disparates que cometen sus funcionarios de alto rango Tal es el caso de Enrique Berruga, representante de México ante la ONU, un hombre sincero que no oculta, como el canciller Luis Ernesto Derbez, los detalles del acuerdo migratorio con Estados Unidos respecto del uso de balas de goma, y declara sin ambages que fue precisamente el gobierno de Fox el que solicitó el uso de este tipo de armas La sinceridad de este funcionario raya en el cinismo: “Nos pareció que era un paso en la dirección correcta a fin de reducir el nivel de peligrosidad del armamento que utiliza la Patrulla Fronteriza” Para Berruga, las balas de goma que hieren a los indocumentados mexicanos “son menos peligrosas” Tal vez ignora este representante en la ONU que, según un estudio de la revista británica The Lancet, las balas de goma hirieron a 201 personas de 252 que recibieron el impacto Además, este “método inofensivo” provocó la muerte de dos de ellas “La disyuntiva era: ¿las anteriores u otras de menos peligrosidad?”, confesó de manera reveladora este hombre, quien además asegura que fue una petición del gobierno mexicano incluir en el acuerdo el uso de balas de goma, para supuestamente “así reducir el nivel de peligrosidad” Si estas declaraciones las hace cualquier otro funcionario mexicano podrían ser aceptadas como escandalosas, pero hasta cierto punto normales, la cuestión es que el puesto que ostenta Berruga habla muy mal del espíritu humanitario que se supone debería encarnar el diplomático Más aún, el representante de Fox ante la ONU contradice la esencia intrínseca del trabajo de la ONU en materia de inmigración Y peor aún, sus declaraciones aparecen cuando es precisamente Naciones Unidas la que ha acusado a Estados Unidos de abusar de los ilegales “Migrantes esposados, desnudados, ridiculizados, privados de intérprete y de su derecho a buscar asilo”, dice el documento que será difundido oficialmente en octubre, pero que ha sido filtrado al New York Times El retrato de los abusos contra los indocumentados de todas las nacionalidades ha sido publicado justo cuando la administración estadunidense ha puesto en marcha este mes un programa que permite a los agentes de la Patrulla Fronteriza la deportación fast track, sin permitirle a los ilegales su derecho a un juez El recientemente creado Departamento de Seguridad Interior colaboró con la ONU para la realización de este estremecedor informe, y fue precisamente una fuente anónima la que lo filtró al diario, luego que se les diera a los agentes de la Patrulla Fronteriza la ampliación de poderes, algo que México no sólo ha avalado o tolerado, sino estimulado, al aceptar sin rechistar los atropellos del servicio fronterizo, como la llamada “repatriación voluntaria”, que no es más que un nuevo abuso disfrazado La ONU asegura que los agentes fronterizos no sólo se limitan a lanzar balas de goma, sino que a menudo no comprenden las leyes de asilo, intimidan y esposan a la gente y, en ocasiones, las desaniman a que busquen asilo político, un derecho consagrado en las leyes estadunidenses La ONU afirma de manera contundente que los abusos “son extremadamente preocupantes” ¿Qué se puede esperar que pase en una frontera como la de México y Estados Unidos, donde diariamente son detenidas entre 2 mil 500 y 5 mil personas? Sencillamente que los abusos, como bien han denunciado las organizaciones de derechos humanos, abundan Pero el canciller Derbez y su equipo siguen en la ensoñación, justificando el maltrato, como Gerónimo Gutiérrez, subsecretario para América del Norte de la SRE, quien asegura --con cifras maquilladas-- que el uso de las balas de goma ha reducido las agresiones y los casos de violencia en contra de los mexicanos en la frontera Este funcionario --al igual que Berruga tiene un sueldo pagado por los mexicanos de entre 8 mil y 20 mil dólares (aparte extras y bonos)-- defiende el Plan de Acción para la Cooperación sobre Seguridad Fronteriza Muy bien, pues entonces tendrá que ser una instancia internacional la que defienda a los migrantes, porque si los funcionarios mexicanos no asumen los intereses de sus connacionales (que es para lo que les pagan), pues entonces que intervenga la ONU para analizar las formas en que los agentes fronterizos abusan y hieren a los indocumentados Por otra parte, las ONG pierden tiempo dirigiendo sus informes de denuncia a las dependencias mexicanas, sería mejor que la ONU estableciera si el gobierno de Fox cumple o no con su deber en la materia Los abusos y atropellos contra los indocumentados, avalados, aceptados y tolerados por el gobierno mexicano, son un delito y, como tal, deben ser juzgados en México o en otro país, apelando al derecho penal internacional La acusación no debería concretarse sólo contra Estados Unidos, en esto ha jugado un papel importante el gobierno de México Ambos deben ser sometidos al escrutinio judicial Por el bien de todos

Comentarios