El triunfo de la mentira, derrota profesional del reportero

martes, 24 de agosto de 2004
* Intervención del periodista colombiano Javier Darío Restrepo, en taller de ética Veracruz, Ver 23 de agosto (apro)- Para el periodista colombiano Javier Darío Restrepo “lo ético resulta o viene a ser el compendio de lo mejor que deja la experiencia de haber vivido" En el marco del taller de ética, “Las decisiones periodísticas”, realizado en el puerto de Veracruz el pasado fin de semana, Restrepo expuso, ante una veintena de reporteros, que este es uno de los oficios más apasionantes, pues cada día nos da la oportunidad de descubrir y redescubrir la naturaleza humana A sus 72 años, 48 de ellos dedicado al periodismo en su natal Colombia, el miembro de la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), que dirige Gabriel García Márquez, el también catedrático abordó temas como la verdad, la objetividad, los hechos y las opiniones, el manejo de fuentes y el secreto profesional, las relaciones con los lectores, la competencia entre medios, el compromiso social, el rumor, la vida privada y los valores éticos Para Restrepo, Aristóteles fue el pionero en el tema al definir la ética como “la obediencia a la propia naturaleza”, es decir, tratar de resolver conflictos por la fuerza o la violencia, trastocan la naturaleza humana Por ello, considera el colombiano, la obediencia a la propia naturaleza es “la ética universal” “No hay ninguna otra profesión como la del periodismo, en la cual se trabaja con la palabra”, sostuvo Restrepo, pues la importancia del oficio tiene que ver con la profundidad de la naturaleza humana Para el columnista de El Espectador, de Bogotá, y El Colombiano, de Medellín, la ética “nunca te deja estar tranquilo, porque te pone un reto entre lo que es y lo que debe ser y, para actuar éticamente, no existen fórmulas” Restrepo llama a reflexionar sobre el papel del periodista, y es que en este oficio, el triunfo de la mentira es una derrota profesional; el que se conozca la verdad, es un triunfo profesional Y sobre la objetividad, Restrepo opinó: “Es como creer que es posible capturar y congelar el instante que huye El mismo hecho, observado por distintos periodistas, recibe tratamientos y versiones diferentes y, además, en las sucesivas ediciones de un periódico, o en las emisiones de un noticiero, aquel tiene que ser complementado, corregido, aclarado o rectificado, hasta el punto que el periodista llega a contemplar las suyas como verdades provisionales”

Comentarios