Análisis político: La Convención Republicana y las trampas de Bush

lunes, 30 de agosto de 2004
San francisco, Cal , 30 de agosto (apro)- Es indigno “el juego sucio” en una contienda electoral, pero tratándose de George W Bush y los republicanos que encabezan su campaña, cualquier cosa se puede esperar, sobre todo el uso de la difamación, el libelo y la intoxicación de la opinión pública para envenenar la campaña John Kerry no tiene un adversario apegado a los valores del honor que debe regir cualquier competencia; por el contrario lucha contra un señor educado con las novelas baratas del Far West, infractor de leyes y normas ¿Qué se puede esperar de alguien que viola el derecho internacional para invadir un país soberano en busca de satisfacer sus negocios petroleros y los de sus amigos? El candidato demócrata no disputa la presidencia de Estados Unidos con un noble caballero; en la lucha tiene como contrincante a un hombre con experiencia en trampas, especialista en la manipulación Bush y sus compañeros de campaña, han ensuciado la campaña electoral, llenándola de su típica virulencia al cuestionar los méritos militares de Kerry en la guerra de Vietnam Con la controversia de Vietnam, Bush pretende desviar la atención hacia una guerra de hace más de 30 años, para no afrontar los problemas actuales que le afectan y restan votos El presidente quiere sacarle la vuelta al debate político de altura, donde están los casi mil soldados americanos muertos en Irak o los problemas económicos que han sumido a la educación y la salud de este país en una crisis sin precedentes Los méritos de Kerry en Vietnam y sus cinco medallas, se pueden consultar en los archivos de la Marina o en la web de su campaña Su historial incluye condecoraciones a su heroísmo En la Convención Demócrata celebrada en Boston inició su intervención con un saludo militar: “Se presenta John Kerry dispuesto para el servicio” y contó en ese acto con los testimonios de varios veteranos De esta manera, Kerry quería demostrar a los ciudadanos de un país “en guerra” que su capacidad y experiencia militar están a la altura para tomar decisiones cruciales; pretendía también competir limpiamente contra George W Bush, a quien las encuestas le dan ventaja en el capitulo militar Estados Unidos no sólo elige a un presidente, también decidirá en las elecciones de noviembre quién será su próximo comandante en jefe de las fuerzas armadas, de tal manera que el perfil militar de los candidatos resulta crucial para los votantes En un país donde la mayoría ha preferido a un “cow boy” duro del Oeste y desprecia a todo aquel que se decante por el pacifismo; es difícil mantenerse al margen de las “cualidades” marciales Con los millones de dólares que Kerry invirtió para publicitar su historial militar, luego de que los republicanos empezaran a acusarle de falta de valor en Vietnam, el candidato demócrata pensaba que todo había quedado arreglado Pero no contaba con la “astucia sucia” de su contrincante Desde el cuartel general de la campaña de George W Bush se cocinó la conspiración para restarle votos en el sector de los veteranos Y para cumplir con ese objetivo participó la agrupación de “Veteranos por la Verdad” (que apoya a Bush) en un anuncio de televisión para hablar mal de John Kerry y subestimar sus méritos militares en Vietnam Estos abuelotes con apariencia entrañable, Salieron diciendo que Kerry ha “exagerado” sus proezas bélicas, que es un “cobarde y miente”, pero ninguno compartió con él la batalla, desde su lancha: “Kerry no está preparado para ser comandante”, repetían los veteranos y hasta se lanzaron publicando un libro-líbelo al respecto Kerry esperó varias semanas para ver hasta dónde llegaban las insidias de su compañero de contienda Tal vez, esperó demasiado tiempo para intervenir y dar un giro agresivo a su campaña, denunciando a Bush ante la Comisión Electoral y acusándolo de coordinar desde su campaña los anuncios difamatorios de los veteranos: “Si el presidente Bush quiere que debatamos sobre nuestra participación en Vietnam, adelante” Fue así como salió a la luz pública quién pagaba los costosos anuncios de televisión Se trata de Bob Perry, uno de los mayores contribuyentes del Partido Republicano en Texas (amigo de Bush y socio de Kart Rove asesor del presidente), quien aportó más de 46 millones de dólares en las campañas del presidente El multimillonario “donó” nada menos que la módica cantidad de 200 millones de dólares para sufragar la campaña “anti-Kerry” Y mientras la tormenta arreciaba, el presidente Bush conocido por su supuesto valor, se atrincheró durante una semana en su rancho de Texas, marcando una supuesta distancia con la polémica: “Kerry debe estar orgulloso de su expediente militar”, dijo Por supuesto, los republicanos negaron su participación en el asunto, pero el primero en caer fue Ken Cordier, quien participaba en la campaña de Bush y aparecía en uno de los anuncios en cuestión y acusaba a Kerry de “traición” por criticar la guerra de Vietnam hace 32 años ante el Congreso Van Odell, uno de los veteranos difamadores reconoció: “no tengo ni un solo documento que pruebe lo que hemos dicho”; y señaló que se acogen a la sección 527 del Código Fiscal, según el cual se puede recaudar y gastar dinero en campañas políticas siempre y cuando no se coordinen con las direcciones de los partidos Sin embargo, el miércoles 25 de agosto, dimitió el abogado Benjamín Ginsberg, asesor nacional de la campaña de Bush y también asesor de los veteranos en cuestión Es decir, que ya van dos vínculos directos entre los veteranos y Bush Más claro, ni el agua Las trampas de Bush ya le hicieron daño a Kerry Las encuestas muestran que entre los votantes veteranos, la ventaja del inquilino de la Casa Blanca asciende a un 57 por ciento frente a un 37 del candidato demócrata Mientras que los veteranos pagados por los republicanos (pillados in fraganti) acusaron a Kerry de violar la “libertad de expresión” y han amenazado con transmitir sus anuncios en otros tres estados la próxima semana Pero los efectos de las intrigas, en la opinión pública son a veces insondables Una encuesta de CNN, ABC y Gallup reveló el jueves 26 que Kerry aventajaba a Bush con un punto; ostentando el 48 por ciento, frente al 47 del presidente George W Bush llega a la Convención Republicana en Nueva York, riéndose de sus tretas Hay que recordarle al presidente que el tramposo hace trampas porque sabe que trae malas cartas y teme no ganar Al inquilino de la Casa Blanca se le empieza a mover el tapete Su reelección peligra más que nunca

Comentarios