A Gobernación, un activista religioso (Segunda y última parte)

lunes, 30 de agosto de 2004
* El gabinete del “caballero de Colón”, en Aguascalientes Aguascalientes, Ags , 30 de agosto (apro)- Siguiendo el ejemplo de las administraciones panistas, Felipe González armó un gobierno donde promovió puestos para empresarios, varios de ellos, como González, líderes de las cámaras patronales De entrada en el gabinete figuraron dos expresidentes de la Coparmex: Alfredo Reyes Velásquez, quien encabezó la dirección de Planeación hasta 2000, cuando triunfó como candidato al Senado; mientras Roberto Díaz Ruiz fue nombrado presidente del Patronato de la Feria Nacional de San Marcos Un nuevo miembro se añadió en diciembre de 2000, con la designación de Marco Aurelio Hernández Pérez, que encabezó la Secretaría de Desarrollo Social La diferencia a los anteriores que pasaron previamente por otros cargos, fue que Hernández salió directamente de la presidencia de Coparmex a la dependencia estatal Ninguno de ellos salió bien librado Reyes Velásquez fue considerado el autor del controvertido Plan de Desarrollo; a Díaz Ruiz se le recriminó en 2004 luego que la novia de un diputado panista terminó siendo elegida reina de la Feria de San Marcos, mientras que Hernández Pérez se vio involucrado constantemente en apoyos con fines partidistas El empleo fue otra polémica en la administración estatal Aun cuando en su sexenio Felipe González viajó lo mismo a Estados Unidos, Canadá, Europa y Asia en busca de inversiones, mismas que escasearon, la cabeza en charola de plata de Rubén Camarillo Ortega, del secretario de Desarrollo Económico, fue una de las mayores exigencias de varios sectores Solamente en marzo último se perdieron casi 2 mil empleos, por el cierre de las empresas maquiladoras Lucky Star y Teñidos San Juan que clausuraron actividades en momentos que González viajaba por Japón El 28 de mayo de 2002, el líder de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes, Alfredo González, denunció que Aguascalientes vivía un rezago de 20 mil empleos No todos los sindicatos cuestionarían a Felipe González, algunos incluso le brindaron su apoyo El 11 de marzo de 2002, el dirigente local del Sindicato de Ferrocarrileros, Rubén Rodríguez Fuentes, pagó un desplegado en diarios de la entidad en el que mostraba su apoyo al mandatario, “por sus logros en beneficio de la sociedad de Aguascalientes”, y defendiéndolo de “críticas sin fundamento patrocinadas por los que en un tiempo comieron de la mano del gobernador” Pleitos gratis En su gestión, el nuevo subsecretario de Gobernación se ganó varios pleitos, polémicas en materia de seguridad y enfrentó otras tantas controversias con diversos sectores políticos En la campaña electoral de 2000, González se molestó con delegados de dependencias federales que públicamente se mostraron a favor de la candidatura priista de Francisco Labastida, al considerar que no era su función Sin embargo, el 2 de julio de ese año, Felipe salió al centro de la ciudad para encabezar los festejos por el triunfo de Vicente Fox, y de paso los tres distritos ganados por el PAN en el estado En la campaña intermedia de 2001, el 20 de mayo, el gobernador criticó al aspirante priista a la alcaldía de la capital, Salvador Farías Higareda, de quien dijo “no le interesa Aguascalientes, pues no tiene sus negocios aquí” El 21 de junio de 2003 se comprobó en medios locales que, durante 1995, Felipe González recibió permiso para portar armas de fuego, al ser considerado “asesor” del entonces director de Seguridad Pública y Vialidad, Víctor Hugo Mercader, quien actualmente es titular de la Policía Ministerial En febrero de 2002, diputados locales criticaron la ausencia del mandatario durante una nevada que afectó a campesinos del norte del estado Felipe, quien atendía una reunión de gabinete fuera del estado, regresó y, al enterarse de los reclamos, llamó “francotiradores” a sus críticos, y sentenció que si los diputados “le siguen faltando el respeto, yo haré lo mismo” Sus enfrentamientos con el diputado tricolor Roberto Padilla Márquez, y el petista Miguel Bess Oberto llegó a niveles públicos, llamándoles “bribones” y “diputalibanes” A finales de 2002, el priista Oscar López Velarde cuestionó la iniciativa oficial de un libramiento carretero al poniente de la ciudad, lo cual dijo beneficiaría a propietarios, quienes especularían con los terrenos González simplemente llamó “zopilote” a López Velarde Reveses electorales El 5 de agosto de 2001, Aguascalientes vivió unas elecciones intermedias para renovar el Congreso y los once ayuntamientos Los resultados fueron adversos al PAN y al mismo Felipe, quien vio esfumarse la mayoría blanquiazul en el Congreso; además, se perdieron las alcaldías de Calvillo, Jesús María, Tepezalá, Asientos y San Francisco El PAN solamente ganó en la capital Al día siguiente de los comicios, González se defendió al declarar que debía ser el PAN quien respondiera por los resultados; mientras que la dirigencia estatal del partido invitó al gobernador a que “todos asumamos nuestra responsabilidad” Dos años después, los resultados electorales no terminaban de ser favorables al PAN Durante los comicios federales de 2003, Acción Nacional perdió uno de los tres distritos que ostentaba, siendo derrotado el aspirante panista, Miguel Angel Ochoa Sánchez, considerado uno de los delfines de González hacia la sucesión En la edición 1393 del semanario Proceso, el profesor del CIDE, Leo Zuckermann, realizó un análisis sobre los gobernadores, el cual posteriormente le haría ganar el Premio Nacional de Periodismo En el texto “Los nuevos virreyes”, Zuckermann establece diversas categorías para definir a los mandatarios después de los comicios federales, ubicando a Felipe González en la lista de "los perdedores" El caballero de Colón Caballero de Colón, Felipe mostró públicamente su religiosidad en cuanta oportunidad tuvo a su alcance El 9 de enero de 2002, el panista encabezó la develación de un busto del fundador del Opus Dei, José María Escrivá de Balaguer, trayectoria que pidió imitar, “pues nos llamó a ser congruentes y trabajar por el bien común” En junio de 2003, Felipe González facilitó las instalaciones del Teatro Morelos, sede de la Convención Revolucionaria de 1914, para albergar una reunión nacional de los Caballeros de Colón Adicionalmente, el 15 de agosto de 2003, González encabezó, al lado del nuncio Giuseppe Bertello, la inauguración de un monumento al papa Juan Pablo II, al que llamó “un líder en las transformaciones de la época moderna” En una charla con Apro, el exdiputado perredista Fernando Alférez Barbosa calificó a González como “un personaje de la ultraderecha y que ha llenado de favores al clero” Las frases González acumuló numerosas declaraciones que dieron para la polémica y le identificaron en su sexenio Previo al escándalo de supuesta intolerancia contra homosexuales en un balneario local, durante agosto de 2000, Felipe González declaró que se le podía acusar de todo, “menos de ser ratero, rajado o joto” Después de los resultados electorales del 5 de agosto, adversos para su partido, el mandatario afirmó que seguiría trabajando “aunque a ves uno se aburre de esto” El 22 de octubre de 2002, luego de un plantón de gobernadores priistas y perredistas de la Conago a una reunión con el presidente Vicente Fox, afirmó que, para quienes asistieron, “estuvo bien, pues sobró comida y quien quiso repetir, lo hizo” El 12 de agosto de 2003 cuestionó un informe del FBI revelado por Proceso, en el que se vinculaba al gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, y al panista Francisco Barrio con el narco “Cuando van a realizarse cambios de gobierno aparecen este tipo de investigaciones, entre comillas, como para meterse en la vida privada de México, por lo cual debemos de exigir respeto” Una de las más famosas: el 10 de abril de 2003, durante una reunión con campesinos, Felipe declaró que “los vecinos del norte no están ricos por mensos” González fue relevado por su secretario de Finanzas, Juan José León Rubio, quien fue nombrado gobernador interino el martes 24

Comentarios