Análisis político: La maquinaria del PRI

jueves, 5 de agosto de 2004
México, DF, 4 de agosto (apro) - Las últimas victorias electorales del PRI han comenzado a gestar la idea, nada descabellada, de que el priismo pronto regresará a gobernar el país, sobre todo porque llenaría un vacío de poder generado por la incompetencia del gobierno de Vicente Fox La estrategia que el priismo de Roberto Madrazo ha puesto en marcha en los comicios de este año es una pequeña prueba del plan que seguramente pondrán a caminar en las elecciones del 2006 Una de las características en la carrera política de Madrazo ha sido la marrullería, la trampa y el saber utilizar el dinero –venga de donde venga– para ganar las elecciones Así lo hizo en Michoacán siendo delegado de su partido en 1991, así lo hizo en Tabasco siendo candidato y luego gobernador para dejar en su lugar a Manuel Andrade El proyecto madracista, con raíces durante el poder de Carlos Hank González y Carlos Salinas de Gortari, poco a poco se va imponiendo en el PRI, dejando atrás a los labastidistas, elbistas y otras corrientes que han ido perdiendo influencia Madrazo, junto con Ulises Ruiz y César Augusto Santiago, han formado un equipo electoral que desde hace quince años ha venido operando con cierta efectividad Fue con ellos cuando se inauguró en el PRI la llamada “ingeniería electoral”, un eufemismo de las viejas prácticas de fraude electoral que, del empirismo, tomaron un carácter metódico y sistemático que es aplicado según las circunstancias de cada elección En esta “ingeniería electoral” lo más importante es manejar el dinero Cada sección, cada distrito, es manejado de manera independiente, pues depende de la influencia que en éstos tenga la oposición El aceite de la maquinaria electoral tricolor es el dinero Por eso cada sección o distrito tiene una inversión distinta Si la sección o distrito es de influencia tricolor, la inversión es mínima; si no es así, entonces hay que meterle más dinero para convencer al electorado Cuando de plano se sabe que no se puede ganar, entonces la inversión es cero La sofisticación del fraude electoral ha ido avanzando con el tiempo Si antes el “ratón loco”, la “operación tamal”, así como la compra e inducción del voto a través de dádivas (láminas de cartón, costales de cemento) eran la base, hoy se agregan con un papel fundamental equipos de cómputo y estrategas de comunicación y de imagen que, incluso, son traídos del extranjero Madrazo sabe manejar muy bien todas estas herramientas y, con el dinero suficiente, sabrá inclinar la balanza de la simpatía ciudadana a su favor Un paisano suyo, Andrés Manuel López Obrador, documentó el gasto que Madrazo hizo en 1994 durante su campaña como candidato a gobernador de Tabasco Esta misma estrategia es la que ha venido implementando en las últimas elecciones locales Muestra de ello fue la campaña de Carlos Hank Rohn que en Tijuana pagó hasta la entrada libre a las cantinas y bares de la ciudad a todo aquel que votara por él El ingrediente esencial de la estrategia madracista es el abstencionismo Entre menos gente vote es más fácil manipular a los pocos electores y menos la inversión requerida Nuevamente Tijuana es el ejemplo más claro, pues en ese municipio el abstencionismo alcanzó 70% Sin embargo, el problema principal para Madrazo no está en la estrategia electoral sino en los acuerdos que tiene que alcanzar al interior del partido con Elba Esther Gordillo y otros personajes, como Manuel Bartlett, Manuel Angel Núñez Soto, Tomás Yarrington, Arturo Montiel y Miguel Alemán, entre otros Si logra negociar con estas fuerzas de poder, Madrazo tendrá el suficiente poder y el dinero necesario para echar a andar la maquinaria política electoral y recuperar para el PRI la silla presidencial La llamada “marea roja” es apenas el principio de esta ola tricolor que no tiene empacho en aplicar las viejas y nuevas tácticas del fraude electoral Ya hemos visto a los hombres vestidos de “camisa roja” hacerse presentes en las campañas de Colima, Morelos, Oaxaca, Baja California y Veracruz Nada los detiene y, por lo menos en Oaxaca, comprobamos que son capaces de llegar a la violencia La maquinaria del PRI ya está caminando y al frente está Roberto Madrazo y su grupo El dinero no será el problema, tienen fuentes de financiamiento de algunos gobiernos estatales y empresarios decepcionados del gobierno del cambio El único obstáculo que no pueden superar es la participación ciudadana en las urnas Mientras más participación ciudadana haya, menos probabilidades de ganar tendrán Por eso le apuestan al voto del miedo, como fue en las elecciones del 88 y del 94

Comentarios