Digna Ochoa, justicia lenta

jueves, 5 de agosto de 2004
* Niegan recurso de amparo a familiares de la desaparecida abogada veracruzana México, D F, 4 de agosto (apro)- Después de ocho meses de estudio, cuando todo indicaba que la investigación de la muerte de la abogada Digna Ochoa podría dar un vuelco, el juzgado primero de distrito “B” en el Distrito Federal ordenó sobreseer el caso y negar el amparo de la justicia federal a la familia de la ombudsman Martha Gabriela Sánchez Alonso, juez primero de distrito “B” de amparo en materia penal en el DF, rechazó uno a uno los alegatos de irregularidades en el caso esgrimidos por los familiares de Digna Ochoa en contra de la resolución del no ejercicio de la acción penal por parte de la Procuraduría capitalina La PGJDF negó, en principio, la existencia del acto que se le atribuye, sin que la parte quejosa hubiese aportado prueba que desvirtuara la negativa Por ello, la juez Sánchez Alonso, con fundamento en la fracción IV del artículo 74 de la ley de amparo, ordenó sobreseer el juicio La familia de Digna había señalado que se violaron en su perjuicio las garantías de exacta aplicación de la ley, las formalidades esenciales del proceso consagradas en los artículos 14, 16, 20, apartado B, fracciones I y II En los hechos, el juicio de amparo fue promovido por Jesús Ochoa y Plácido, Ignacio Ochoa Plácido, Irene Plácido Evangelista, Carmen Ochoa y Plácido, Luz María Ochoa y Plácido, Agustín Ochoa Plácido, Guadalupe Ochoa Plácido e Ismael Ochoa Plácido, y José Antonio Becerril González, contra actos del procurador capitalino La familia de Digna Ochoa esgrimió 30 presuntas violaciones que aseguran se vulneraron en su perjuicio, comenzando por el no ejercicio de la acción penal, restringir la coadyuvancia con el Ministerio Público, la negativa a los ofendidos la calidad de parte de la averiguación previa, la ausencia de explicaciones técnicas sobre posibles lesiones antes de la muerte de Digna y que podrían ser indicativas de la presencia de un agresor en el lugar de los hechos Igualmente, la ausencia de peritajes en materia de medicina forense y criminalística, la falta de un análisis minucioso de los puntos y prendas en los que se localizó sangre, la orden de archivar en definitiva la investigación sin que se hubieran analizado los puntos en los que se localizó sangre de la abogada en el lugar de los hechos y que son incompatibles con la tesis del suicidio Por ordenar archivar la indagatoria, utilizar recortes de periódicos supuestamente localizados en el lugar de los hechos, desechar pruebas periciales en materia de medicina forense, criminalística y química forense ofrecidas por la coadyuvancia para acreditar el delito de homicidio; por ordenar el archivo de la indagatoria sin motivar adecuadamente tal determinación, partiendo además de argumentos sin sustento para concluir que se trató de un suicidio, como lo son la comprobación del móvil del crimen y la personalidad de Digna Ochoa, y porque la autoridad responsable ordenadora asumió, sin serlo, la función de un perito, dando explicaciones técnicas que no le corresponden, perfeccionando así la motivación de la propuesta de no ejercicio de la acción penal Paralelamente al juicio de amparo, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal emitió un informe sobre el caso dos días antes de la resolución judicial En el “Informe especial sobre irregularidades en la averiguación previa iniciada por la muerte de Digna Ochoa”, la CDHDF destacó que las pruebas periciales no fueron realizadas bajo los estándares mínimos de confiabilidad que permitieran desechar ambigüedades y que abarcaran todos y cada uno de los vestigios encontrados en el cadáver de la occisa y en el lugar de los hechos Así mismo, subraya la necesidad de que todas las pruebas que se practiquen durante la integración de una averiguación previa, deban hacerse bajo la metodología adecuada a la luz de los estándares internacionales Concluye que el protocolo de necropsia del cadáver de Digna Ochoa no contiene información confiable respecto de la lesión en cráneo De igual forma, agrega que no quedó demostrado, en el protocolo emitido en el Servicio Médico Forense (Semefo), el trayecto que siguió el proyectil de arma de fuego en el muslo del cadáver de Digna Ochoa Subraya que la autoridad afectó el derecho de las víctimas a aportar pruebas pertinentes, útiles y necesarias, evitando así que la actividad de los coadyuvantes fuera eficaz y cumpliera con el objetivo de actuar conjuntamente con el MP en el desarrollo de la investigación La comisión sostiene que quedó evidenciada la ilegal dilación a que fue sometido el escrito de pruebas de la coadyuvancia (integrada por Jesús Ochoa Plácido e Ismael Ochoa Plácido), pues nunca existió una razón o fundamento legal que impidiera se practicaran las periciales solicitadas por el coadyuvante Sobre las irregularidades en la averiguación previa, el informe de la Comisión señala que la afirmación de los peritos en criminalística, en el sentido que no era pertinente el desahogo de nuevas periciales, al considerar que la coadyuvancia partía de una premisa falsa (homicidio), supone un criterio parcial, pues con ella los peritos denotaron que habían descartado como premisa a probar la de homicidio El equipo de expertos enviados al país por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) precisó que algunos dictámenes no cumplían con los requisitos metodológicos y de forma; que su contenido podía ser correcto por la información obtenida en los exámenes realizados, pero al mismo tiempo carecía de análisis técnico y contenía conclusiones sin fundamento De los cuatro peritajes realizados en materia de criminalística, los dos primeros fueron desestimados por el propio agente del Ministerio Público, ya que no se ajustaban a la mecánica de hechos; las pruebas contenidas no eran suficientes debido a que sus conclusiones no eran válidas ni ajustadas a la verdad de los hechos, y por ser subjetivas Del tercer peritaje, la autoridad manifestó que era el que más se acercaba a la verdad, pero que era incompleto porque no contenía las pruebas periciales más recientes practicadas hasta ese momento Por esta razón ordenó la práctica de un nuevo peritaje que se realizó el 2 de julio de 2003, el cual, además de no estar realizado de acuerdo con el método científico, tampoco contiene una mecánica de hechos No obstante esto, el Ministerio Público afirmó que los objetos de las pruebas en criminalística se encontraban ampliamente contestados Respecto de las pruebas periciales, se destaca que en el dictamen del 20 de octubre de 2001 no se informa si el criminalista indagó si el lugar de los hechos fue alterado y tampoco se explica por qué no se pudo indagar al respecto La descripción escrita del lugar de los hechos no concuerda con las fotografías del caso Las fotografías que se tomaron del lugar de los hechos no aparecen como parte del propio dictamen, sino como una colección de fotografías separadas que además carecen de pies de foto o anotaciones que expliquen lo que en ellas se ve En ese dictamen no consta que se haya indagado con las personas que ingresaron al lugar de los hechos, si realizaron alguna maniobra con el cadáver o con algún objeto, o si caminaron por el lugar Lo anterior es importante para confirmar o descartar las diferentes hipótesis que se pudieran plantear; en el caso en particular, lo serían las pisadas que se encontraron en el lugar para determinar si correspondían a las personas que entraron al lugar antes de los peritos Aunado a lo anterior, se afirma la presencia de un victimario, sin que en el contenido del dictamen se aporten datos para aseverar tal situación La descripción de las lesiones en el dictamen está incompleta porque no describe su localización, forma, tamaño, color, bordes, anillo de enjugamiento, contusión, escara, quemadura, ahumamiento e incrustación de granos de pólvora; y el hecho de que la descripción se realice en tres tiempos distintos y al menos por tres peritos, confunde en lugar de ayudar a esclarecer los hechos De acuerdo con el informe de la CDHDF, en las conclusiones y en la mecánica de hechos del dictamen del 28 de junio de 2002 se efectuaron varias afirmaciones contundentes cuya existencia no se puede verificar a ciencia cierta; es un exceso que lo hace poco confiable, precisó En esencia, las irregularidades expuestas por la familia de Digna Ochoa coinciden con las expresadas por la CDHDF Los primeros esgrimen 30 irregularidades; el organismo defensor de los derechos humanos, 33 Sin embargo, para la juez Sánchez Alonso resultan inoperante en una parte e infundados en otra los conceptos de violación expuestos por los familiares de Digna Ochoa Inoperantes, porque se advierte que los conceptos de inconformidad que se hicieron valer contra la aprobación de el no ejercicio de la acción penal, son idénticos a los que hacen valer como conceptos de violación en el juicio de garantías Por ello, apuntó, técnicamente, la demanda careció de conceptos de violación No obstante, la juez sostuvo en su resolución que, en aras de ser absolutamente respetuosa de las garantías de defensa de la parte quejosa, decidió entrar al estudio integral de los conceptos de violación Así, paso a paso, comenzando por la supuesta violación a diversos artículos constitucionales, en leyes secundarias, sustantivas y adjetivas, así como reglamentos y acuerdos, la juez Sánchez Alonso argumentó exhaustivamente que no les asiste la razón En su resolución sostuvo que es inexacto que se les haya negado ofrecer pruebas en la etapa de averiguación previa; que no existió afectación de garantías, pues se fundó y motivó adecuadamente la negativa a desahogar pruebas, las cuales no se pueden hacer de manera arbitraria; que en ningún momento se les restringieron los derechos que como parte tenían en la investigación para coadyuvar; que con meridiana claridad, siempre y en todo momento se les reconoció como parte de la averiguación; que resulta incorrecto que existan pruebas pendientes por desahogar en cuanto a las señaladas alteraciones a la salud de la occisa Por lo que se refiere a una serie de lesiones que supuestamente presentaba el cuerpo de Digna Ochoa, la representante del Poder Judicial de la Federación apunta en su resolución que la confusión surge a partir de un inadecuado aseo del cuerpo y cara, ya sin vida de Digna Ochoa, y la falta de cuidado de los peritos fotógrafo y médico forenses Tal es el caso de una supuesta lesión en la ceja izquierda, que no existió, y la equimosis en el párpado superior derecho La argumentación de la juez Sánchez Alonso igualmente se repite en otras supuestas lesiones, como la aparecida en el borde superior de la oreja derecha y en los labios Apunta que sería un error creer que todas las partes en que se aprecian manchas de sangre (cuello, mejillas, frente y tórax) obedecen a la existencia de una lesión antemortem, ya por una deficiente observación, ya por un velado ánimo de confundir a la autoridad Para la juzgadora, las supuestas equimosis, en la cara anterolateral del lado izquierdo del cuello, no son tales, sino que se trata solamente de livideces cadavéricas Subraya que no les asiste la razón a los disconformes, pues resulta innecesaria la práctica de más pruebas Más aún, precisa que en el supuesto de haber existido, las mismas no son indicativas de contienda ni lucha, o de las que se provocan por un agresor para someter a su víctima En lo concerniente a los diversos conceptos de violación que esgrimieron los demandantes, en el sentido que no existen dictámenes periciales que analicen científicamente cómo es que Digna Ochoa pudo realizarse los disparos con los guantes de látex puestos y, así mismo, por qué no se macularon de sangre de la occisa, ni de plomo y bario de la pólvora, la juez Sánchez Alonso señala que los ofendidos dan a entender o sugieren que una persona que se localizaba en el lugar de los hechos fue quien pudo haber sobrepuesto los guantes de la occisa, cuando ésta ya había fallecido Según la parte demandante, no se realizaron todas las pruebas necesarias para excluir indudablemente la presencia de un agresor, lo que permitió al Ministerio Público soportar su hipótesis del suicidio sólo en la ubicación de tres casquillos en el lugar de los hechos Para la juez Sánchez Alonso no era indispensable realizar diligencias a efecto de descartar la hipótesis del homicidio Apunta que el caudal de medios de convicción localizados en el lugar de los hechos, infería que lo que había ocurrido era un suicidio Subraya que la hipótesis del suicidio se soporta en un “verdaderamente amplio número de prueba” que así lo acreditan, como lo son las actuaciones ministeriales testimoniales, periciales de diversas materia, entre otras, “por lo que resulta del todo infundado el argumento de inconformidad de los quejosos”, en el sentido de que carece de sustento probatorio la conclusión a que arribó la autoridad En suma, para la juez Sánchez Alonso, mediante una adecuada concatenación de los medios de prueba, quedó demostrado sin temor a dudas que se trató de un evento en que la propia Digna Ochoa y Plácido se quitó la vida

Comentarios