"Rosa mexicano", nueva temporada de La Cebra Danza Gay

viernes, 10 de septiembre de 2004
México, D F, 6 de septiembre (apro)- Surgido desde la marginalidad, José Rivera, director del grupo La Cebra Danza Gay, estrenó un nuevo repertorio con enorme éxito: teatro a cupo lleno y ovación cerrada Formado en el rigor de la danza contemporánea a través de las enseñanzas de Raúl Flores Canelo --coreógrafo clave para la época de la danza nacionalista de México (los años cuarenta)--, Rivera, de 37 años, se ha venido desarrollando como artista a través de una propuesta transgresora y de gran provocación Homosexual "fuera del clóset" y en plena militancia por la defensa de los derechos gay, creó su compañía con la intención de sensibilizar al público en general y a grandes sectores de la población homosexual hacia la danza De narrativa sencilla y tradicional (exposición, clímax y desenlace), Rivera utiliza todo tipo de temáticas para contar pequeñas historias del universo en el que ha vivido y del cual se enorgullece Hábil en su poder de convencimiento a los demás, Rivera es un líder natural que se ha granjeado el respeto y la admiración de la comunidad gay y, más aún, de la comunidad dancística Aun sus detractores, quienes consideran su propuesta de una literalidad abrumadora y que incluso rayaría en el melodrama, reconocen un gran talento para presentar las obras, la entrega de sus bailarines y el compromiso del artista para promover su trabajo y el de otros coreógrafos En esta temporada llamada Rosa Mexicano, en honor a su madre (Rosa) fallecida, y de la que fuera su maestra y titular del Festival Internacional de Danza de San Luis Potosí, Lila López, el también bailarín presentó el estreno de las obras "Salón México", "Cisne Blanco", "Cisne negro" ("Dear Sister"), "Oraciones" --reestreno de Graciela Henríquez-- y "Rosa Mexicano" También se incluyó "Damascus" de Manuel Stephens, obra merecedora del Premio INBA-UAM 2003 En esta última, concebida bajo las notas musicales del "Huapango" de Pablo Moncayo, bailarines vestidos de negro y con rebozos rosa mexicano, traen de nuevo a la vida los códigos y esquemas nacionalistas de una época peculiar: aquella donde "lo mexicano" parecía sinónimo de la reivindicación de los valores surgidos de la Revolución Mexicana Esta nueva obra es una alegoría autobiográfica en la que recupera su nostalgia por la pieza musical que bailó en diferentes ocasiones bajo la tutela de Lila López, la primera vez, y otra bajo la de Raúl Flores Canelo Rivera destacó en el programa de mano de la temporada: "Muchas veces al escuchar esta música pensaba en las fiestas de mi barrio, esas que se hacían en el verano, bailando la marmota al ritmo de la tatachunda que tocaba algún huapango Mi barrio, El Montecillo, con su quema de "toritos" y yo con el disfrute a la mano" Integrado casi en su totalidad por bailarines homosexuales, con entrenamiento de gran rigor y luces del escenógrafo Hugo Heredia, "Rosa Mexicano" seguirá en temporada a partir de esta semana en el teatro Orientación de la Unidad del Bosque

Comentarios