Genera suspicacia criterio oficial sobre hidrocarburos

sábado, 11 de septiembre de 2004
* Poco claros, ingresos extra y su distribución, opinan analistas de Banamex México, DF, 10 de septiembre (apro) - Aunque los menores déficit y la reducción del gasto público constituyen buenas noticias para la estabilidad macroeconómica, la dependencia de las cuentas públicas del petróleo por segundo año consecutivo, así como la poca probabilidad de reformas estructurales que generen mayores recursos, aún impedirán se cumplan las proyecciones de una mejoría en las finanzas públicas durante el próximo ejercicio, consideró el Centro de Estudios Económicos y Sociopolíticos de Banamex Para los analistas del grupo financiero, el cálculo de los ingresos excedentes del petróleo y su distribución resultan poco claros en el proyecto de Presupuesto de Egresos y Ley de Ingresos, pues no se distinguen los ingresos por el hidrocarburo de otras fuentes; además, aseguran, no se especifican las proporciones en que los excedentes fiscales totales se dividieron Como ha sucedido durante los años recientes de la administración foxista, explican los analistas de Banamex, se plantea continuar con la estrategia de financiar el déficit a través de endeudamiento interno Incluso se establece, por segundo año consecutivo, disminuir en 500 millones dólares el endeudamiento externo En ese sentido, la composición de la deuda pública total y el desarrollo de los mercados financieros internos (en el marco de mayor estabilidad macroeconómica) preservan la menor vulnerabilidad que se ha logrado en los últimos años del financiamiento del déficit público y de las cuentas externas del país en general Finalmente, los analistas consideran que, parcialmente, el paquete económico recupera la visión de largo plazo establecida en el Programa Nacional de Financiamiento al Desarrollo (Pronafide), lo que resulta muy positivo, y permite evaluar el estado de las finanzas públicas con una visión de corto plazo De acuerdo con el Pronafide, las finanzas públicas deben cumplirse aun en ausencia de una reforma fiscal que otorgue nuevos ingresos al gobierno federal Sin embargo, el propio gobierno reconoce que entre el 2004 y el 2008 se presentarán serias presiones que implican menores ingresos y mayores gastos, pues se prevé que los ingresos petroleros entre esos años disminuyan 19 puntos porcentuales (pp) del PIB; los llamados ingresos no recurrentes, 06 pp, y que las pensiones aumenten en 03 pp, lo que implica 28 pp totales de presión por esos conceptos

Comentarios