No cree en negociaciones...

domingo, 12 de septiembre de 2004
Ante la cruenta matanza de Beslán la prensa internacional y la rusa se desataron contra el presidente Vladimir Putin, quien posteriormente aseguró que “no hay lazo alguno entre la política rusa en Chechenia y la toma de rehenes de Beslán”, pues para él este último acontecimiento se enmarca en la estrategia global del terrorismo internacional, plantea Proceso en su edición de este domingo 12 de septiembre Tal postura la expuso el 6 de septiembre en su residencia de Novo Ogorevo, durante un encuentro al que invitó a una treintena de kremlinólogos y renombrados periodistas, tanto europeos como estadunidenses Según cuenta uno de los participantes, Daniel Vernet --del vespertino galo Le Monde--, el presidente ruso dijo no estar dispuesto a cambiar su política en Chechenia y rehusó toda perspectiva de negociaciones con Aslan Maskhadov, presidente electo de Chechenia que Moscú no reconoce, por considerarlo como una marioneta de los fundamentalistas Especialmente apegado al control de la información, Putin la manipuló durante la crisis de rehenes y, sobre todo, la ocultó a partir de la tragedia Cuando la prensa rusa exhibió las mentiras y contradicciones, Putin le “apretó las tuercas”, expone Proceso en su edición de este domingo 12 de septiembre

Comentarios