La memoria del tiempo, de Margarita León

lunes, 13 de septiembre de 2004
México, D F, 13 de septiembre (apro)- La memoria del tiempo es un intento de Margarita León --maestra en letras por la Universidad Nacional Autónoma de México, investigadora, profesora, ensayista y poeta-- por desentrañar la poética de Elena Garro, una de las escritoras más grandes del siglo XX mexicano El libro se desarrolla en ensayos que giran alrededor de Los recuerdos del porvenir, obra escrita por Garro en 1963, y sus 351 páginas se dividen en siete partes donde se pretende reflexionar desde distintos ángulos sobre la manera en que la escritora es capaz de crear una ficción --a partir de un estrecho diálogo con la realidad mexicana-- y sintetizar lo que ha conformado el imaginario social por muchas décadas La memoria del tiempo forma parte de la colección Filosofía y Cultura Contemporánea dirigida por Ana Galán, Julián Meza y Alberto Sauret, y es editada por la Universidad Nacional Autónoma de México a través del Instituto de Investigaciones Filológicas en coedición con Ediciones Coyoacán A continuación se presenta un fragmento de la introducción, titulada “Memoria y escritura”: * * * La memoria es un cofre sellado, una tumba, una piedra muda, que guarda hechos, pensamientos, sensaciones, gestos, silencios Sólo el acto de ir convirtiéndolos en palabra, en lenguaje, sólo el decirlos en voz alta, o el ir escribiéndolos, puede ir desentrañando sus misteriosos contenidos, sus sinuosas formas El proceso de escribir una novela, dice Carlos Fuentes, no consiste en describir sino en “descubrir” y todo descubrimiento tiene mucho de invención, pues en esa memoria que es la escritura, intervienen los intereses y la voluntad de quien recuerda, es decir, interviene la interpretación y la creación Se escribe sobre lo que ha persistido y se ha conservado en la mente (la retentiva) Traemos al presente el conocimiento acumulado cuando requerimos de él, cuando lo necesitamos (el recuerdo) Pero, el escribir partiendo de la evocación de algo no implica exclusivamente representar el pasado, sino por el contrario, inventarlo en el presente Es sobre el horizonte del presente inventado donde se puede aludir a lo ausente, a lo desconocido, a lo virtual Representar ese instante de lucidez que constituye el despliegue de la remembranza y el acto mismo de escribir, parece posible sólo a través de una metáfora pues, en ese “instante” de la memoria y de la escritura, se condensan en pasado, el presente y el futuro, se condensan los tiempos y los espacios, se condensa la Experiencia El acto de escribir, al igual que el acto de la memoria, es un proceso continuo de deliberación y de elección: descubrimos lo que ignoramos; inventamos para salvarnos del silencio; olvidamos lo que no queremos o podemos enunciar A través de la escritura poblamos los vicios de imágenes, de realidades posibles, intuidas Conocer a través de las palabras, y con ello a través de la escritura, es una forma de hacer y de ser memoria, una forma de hacer la historia y de ser la historia Los recuerdos del porvenir (1963), la primer novela de Elena Garro, en tanto memoria y en tanto escritura, está cercada por otras memorias Es un acto de conciencia que se reconoce tal, con sus limitaciones y alcances A pesar de que su narración está presidida por la sombra protectora de un Yo omnisciente, un Yo superado y distanciado de su objeto, el pueblo de Ixtepec es y vive en el recuerdo de los individuos y de la colectividad, como un rumor de voces diferentes y dispersas, voces que podrían ser rescatadas, recuerdos y sensaciones que podrían ser transformados en esa entidad estructurada y coherente que es el Discurso Este trabajo pretende mostrar una visión general de la poética de Elena Garro Una poética cuyas representaciones literarias, ideológicas y éticas vienen a chocar de frente con aquellas que surgen de la acción homogeneizante de una historia oficial “sacralizada”, de una Ética con mayúscula, de una Retórica normativa por “clásica”, bajo las cuales se diluyen todas las historias, los usos retóricos individuales y las éticas particulares Los recuerdos del porvenir, de Elena Garro, de cara a una realidad cerrada, mitificada y fetichada como la representada en esa Historia Patria que adoramos los mexicanos, el “pueblo” de México, se constituye en parte de un discurso que recoge e integra ciertos elementos explícitos e implícitos; un discurso que rescata lo que en otras épocas ha sido rechazado para colocarlo en un primer plano de importancia La novela en sí misma es un discurso ideológico, ambiguo pero apasionado, un discurso abierto y heterogéneo aunque fiel a un modo de ser y de proceder Pero sobre todo, es un discurso artístico cuyas representaciones compleja y ricas vienen a sugerir o a gritar lo que a todas luces se hace evidente y que podemos sintetizar así: existen distintas maneras de concebir las acciones reales e imaginarias de los hombres, su valor, su trascendencia, o por el contrario, su insignificancia, su transitoriedad Estas formas diversas de ver y de representar se ubican en un tiempo más corto o más largo, pero siempre concreto, y en un espacio específico, pues cualquier acto, cualquier palabra, cualquier gesto o guiño, cualquier idea, es una manera de estar y de ser, de afirmar y de negar, es una forma de dialogar consigo mismo y con los otros

Comentarios