Ejecutan a socio del edil de Zapopan

martes, 14 de septiembre de 2004
* El abogado Mario Manuel Sánchez iba a bordo de un vehículo Mercedes Benz * Dos sicarios en motocicleta le dispararon nueve balazos Guadalajara, Jal , 13 de septiembre (apro)- El abogado Mario Manuel Sánchez Paniagua, socio del despacho legal del presidente municipal de Zapopan, Arturo Zamora Jiménez, fue ejecutado esta tarde por dos pistoleros poco después de arribar de Monterrey por la vía aérea Sánchez Paniagua, quien conducía un Mercedes Benz último modelo, era acompañado por otro abogado de nombre Marco Antonio Cuevas Contreras, un exagente del Ministerio Público del estado que resultó herido, igual que el policía municipal zapopano José Luis Aldana, que hacía de guardaespaldas e iba vestido de civil Salvo el elemento de seguridad, los dos abogados no son empleados del ayuntamiento que preside Zamora Jiménez Según testigos, dos sicarios a bordo de una motocicleta de alto cilindraje se le emparejaron al auto Mercedes Benz gris al momento de hacer alto en el cruce de las avenidas Lázaro Cárdenas y Tonanzin, en la colonia Arboledas; ahí le dispararon al menos nueve balazos y luego huyeron en la misma unidad Agentes de la Procuraduría del estado investigan a los acompañantes; y se extrañaron que el guardaespaldas, que iba en la parte posterior del vehículo, no haya disparado en contra de los agresores Tanto la víctima como sus acompañantes habrían llegado media hora antes en un vuelo de Aeroméxico, procedentes de Monterrey El director de Seguridad Pública Municipal de Zapopan, Rodolfo Ramírez Vargas, desconoció al policía Aldana, quien portaba una pistola 9 milímetros Durante la administración del gobernador Enrique Álvarez del Castillo, a la postre procurador general de la República, el ahora alcalde priista de Zapopan, se salvó de un intento de asesinato cuando, siendo subsecretario de Seguridad Pública, fue tiroteado por varios pistoleros Tiempo después, uno de sus hijos fue asesinado por desconocidos Recientemente, dos policías zapopanos que se quedaron con parte de un botín luego de detener a los asaltantes de una joyería, acusaron a sus jefes de ser parte interesada en el caso Los acusados fueron el director operativo Eliborio Súchil Urbina y el comandante Carlos Manuel Flores Amézcua, quienes, a su vez protegerían a un grupo de asaltantes Los hechos fueron minimizados por Ramírez Vargas

Comentarios