Visto bueno de Bush al combate antidrogas de Fox

viernes, 17 de septiembre de 2004
* México, en la lista de los principales productores de estupefacientes * Escepticismo de agencias de EU frente a resultados del gobierno mexicano Washington, 16 de septiembre (apro) - Nuevamente el presidente de Estados Unidos, George W Bush, colocó a México en la lista de los principales países productores y de tránsito de drogas ilícitas, sin embargo, notificó al Congreso de su país que, pese a ello, certifica la cooperación en la lucha contra los narcóticos que ofrece el gobierno de Vicente Fox En el reporte anual que envió al Capitolio para identificar a las naciones con mayor producción y tránsito de narcóticos, que reemplazó al controversial proceso de certificar o descertificar la lucha antidrogas de gobiernos extranjeros; Bush subraya que “la presencia de un país en la lista de los principales productores y de tránsito de drogas no es necesariamente una reflexión adversa de los esfuerzos antinarcóticos, o el nivel de cooperación con Estados Unidos” Bajo este criterio, de las 23 naciones identificadas en la lista de la Casa Blanca, el mandatario estadunidense solamente descertificó, en la guerra contra los narcóticos, al gobierno de Burma La certificación de la cooperación del gobierno foxista, pese a que México es una fuente importante del tráfico y producción de drogas, dista mucho del criterio de algunos miembros de las agencias federales estadunidenses encargadas de combatir al narcotráfico Funcionarios de la Agencia Federal Antidrogas (DEA), del Buró Federal de Investigaciones (FBI), del Servicio de Aduanas y Seguridad Fronteriza, y hasta de la Patrulla Fronteriza, consideran que el gobierno foxista, aunque ha fortalecido sus líneas de combate al narcotráfico y las ha depurado en términos de corrupción respecto de lo que hicieron gobiernos anteriores, ha fracasado en términos reales para erradicar la producción de drogas; desmantelar efectivamente a los cárteles del narcotráfico, y en cerrar la frontera norte del país para evitar la entrada de los enervantes a territorio estadunidense En términos de la nueva ley, cuyo objetivo tácito es simplemente identificar a los principales países de producción y tránsito de droga, el presidente de Estados Unidos solamente anuncia la “descertificacion” del gobierno extranjero que, bajo su criterio, no ofreció una buena cooperación “Consistente con la definición reglamentaria de país principal productor o de tránsito de drogas ilícitas, establecida en la sección 481 del Acta de Asistencia Extranjera de 1961, una de las principales razones de colocar en la lista a estas naciones es la combinación de factores geográficos, comerciales y económicos que permiten el tránsito o producción (de narcóticos), pese a la preocupación y asiduas medidas que aplican los gobiernos”, apunta Bush en el memorando que envió al secretario de Estado para que lo enviara al Congreso junto a su reporte anual La lista está compuesta por Afganistán, Bahamas, Bolivia, Brasil, Burma, China, Colombia, Ecuador, Guatemala, Haití, India, Jamaica, Laos, México, Nigeria, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Republica Dominicana, Venezuela y Vietnam De esta lista el presidente Bush sacó a Tailandia, acotando que en este país disminuyó el cultivo de opio, que en los últimos años no se encontró ningún laboratorio para procesar heroína y que ya no es una fuente directa de psicotrópicos que afecten a Estados Unidos Sorprende el hecho de que el presidente de Estados Unidos destacara la labor antidrogas del gobierno interino de Haití, con lo que justifica la certificación de la nación caribeña, haciendo lo mismo en el caso de Afganistán y Nigeria “Aunque la mayoría de drogas ilícitas que entran a Estados Unidos provienen de Sudamérica y México, el presidente expresa su continua preocupación sobre el flujo de drogas procedentes de Canadá Trabajamos intensamente con las autoridades canadienses para abordar el problema del aumento en la producción de mariguana que luego entra a la Unión Americana”, apunta por su parte el documento que difundió la Casa Blanca para informar sobre el envío del reporte al Congreso federal estadunidense

Comentarios