Las mujeres nos invaden

jueves, 2 de septiembre de 2004
México, DF, 30 de agosto (apro) - Hace alrededor de unos cincuenta años, le preguntaron al excampeón del mundo, Max Euwe, sobre si las mujeres algún día podrían jugar bien al ajedrez El holandés respondió afirmativamente, y agregó: "Sí, sí, pero en unos cien años" Sin duda, quien lea esto ahora pensará que Euwe o era misógino o consideraba a las mujeres menos No hay nada de eso En su perspectiva, cuando se le inquirió al respecto, prácticamente las mujeres no jugaban al ajedrez competitivo Hoy día las cosas han cambiado radicalmente Las mujeres nos invaden en los torneos El número de ellas crece cada vez más y quizás desde el ejemplo de las hermanas Polgar, las cuales llegaron las tres a grandes maestros y, una de ellas, a campeona del mundo, mientras que la menor de la familia es tan fuerte como los 10 mejores jugadores en el planeta, queda claro que jugar bien al ajedrez no es un problema de género, sino de simple interés Por algún extraño motivo, el llamado sexo débil no se interesó por el juego ciencia de manera seria y formal hasta apenas unos veinte años Reuben Fine, gran maestro y de profesión psicólogo, afirmaba que las mujeres no podían jugar bien porque no tenían esa agresión natural, ese odio al padre Fine, desde luego, creía en las teorías de Freud, y en su libro "Psicología del jugador de ajedrez" incluso afirmó que las piezas eran símbolos de origen freudiano Al rey, por ejemplo, lo comparaba con el pene, porque éste tiene que ser protegido, y el ser humano le da mucha importancia a sus genitales Un rey desprotegido, así como un pene en las mismas condiciones, corre el riesgo de enfermarse y, por qué no, morir En mi opinión Fine exageró la nota Por su parte, la campeona española Pepita Ferrer alguna vez reclamó ciertas afirmaciones del excampeón mundial Kárpov, al indicar éste que las mujeres jamás podrían jugar al nivel de los hombres La Ferrer declaró algo así: "Si el Sr Kárpov supiese lo que es parir y cuidar a los hijos, sabría por qué no podemos competir con ellos en el ajedrez" Lo que es claro ahora, y no sólo las Polgar lo demuestran, sino jugadoras como Pía Cramling o Alejandra Kosteniuk, el ajedrez no es un problema de género, y hoy día tenemos jugadoras que bien pueden ganar a los hombres, incluso al campeón del mundo Kaspárov ya perdió una partida con Judit Polgar Spassky incluso perdió un match contra la misma extraordinaria jugadora Pero ahora, además de jugar tan bien como los hombres, las mujeres invaden los puestos directivos del ajedrez mismo Por ejemplo, la presidenta de la Federación de Ajedrez de Estonia es una mujer, Carmen Kass, que además de todo es una supermodelo La "top model" nació en Tallin, en 1978 De ojos azules, la ahora modelo a los 14 años fue descubierta en un supermercado por un fotógrafo italiano que la convenció de volar a Milán e iniciar una carrera de modelaje Su madre no lo aprobó, pero la misma Carmen Kass firmó su "aprobación" (falsificando la firma de su mamá), y viajó a Milán Carmen entonces cuando cumplió 18 años, se mudó a París y fue modelo de portadas de revistas como Vogue, Elle, Madame Figaro, etcétera Hoy día Carmen Kass vive en Nueva York y, como presidenta de su federación, busca la olimpiada mundial de ajedrez para el 2008 Aunque Dresden es ?en principio? la sede más fuerte, nosotros nos preguntamos: ¿Quién podría decirle que no a esta belleza de 25 años?

Comentarios