Cuba: Huracán político

lunes, 20 de septiembre de 2004 · 01:00
La Habana (apro) - Durante 30 días que transcurrieron entre los azotes de los huracanes Charley e Iván, la Revolución Cubana vivió la singular experiencia de someterse a un examen sobre su futura subsistencia como modelo político El presidente Fidel Castro, por vez primera en 45 años, incumplió con su tradicional protagonismo público en los momentos de peligro cuando el huracán Charley, el 13 de agosto, cruzó la isla de sur a norte por una zona próxima a la capital cubana “Sálvese quien pueda” La ausencia del veterano líder provocó el efecto de un vacío de autoridad, que se hizo visible en la deficiente organización de las labores para restablecer la normalidad después del paso del huracán Castro sólo apareció en la televisión cubana cuando visitó el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, en el barrio habanero de Casablanca, cuando Charley azotaba a las provincias habaneras a inicios de la madrugada Su intervención, transmitida en vivo, se limitó la mayor parte del tiempo a tratar el tema de la reciente votación del referendo en Venezuela Ocurrió, entonces, una extendida manifestación de descontento político Hasta fieles militantes de la revolución expresaron su desconcierto ante el hecho de que el presidente cubano disertara sobre el proceso del referendo venezolano en el momento que Charley devastaba barrios al oeste de La Habana como Santa Fe o la vecindad de la playa Baracoa, entre otros La intranquilidad pública se hizo mayor cuando Castro tampoco cumplió con su tradicional visita a los lugares más dañados por el paso del huracán La llamada fase de recuperación, que se desenvolvió en un escenario con vacío de autoridad, incrementó el descontento popular La mayor parte de los barrios del oeste habanero permanecieron sin electricidad y agua corriente entre cinco y diez días Los cubanos habituados a una intervención protectora y eficiente del Estado en situaciones de catástrofe, después del azote del huracán Charley experimentaron una sensación de abandono por parte de las autoridades, y entonces reaccionaron ajustándose al individualismo de “sálvese el que pueda” Además de algunas protestas públicas de vecinos ante oficinas de gobiernos municipales, en algunos barrios habaneros pobladores optaron por colectar dinero para pagar a las brigadas encargadas de reparar los desastres, con el objetivo de que aceleraran sus labores Era la experiencia inédita de una solidaridad cotizada La desaparición de Castro durante el azote del huracán Charley, que le costó a la isla la muerte de cinco personas y pérdidas materiales por valor de mil millones de dólares, sigue siendo un misterio Iván el terrible Pero cuando el miedo invadió a La Habana ante el previsible ataque del terrorífico “Iván el terrible”, el jefe de la Revolución Cubana tomó la rienda del poder, y logró que todas las entidades de su gobierno actuaran con una precisión militar germánica Castro, que es un experimentado político en el uso de la televisión, convirtió un estudio en su oficina de gobierno durante las noches de los pasados días 10 y 11 de setiembre El líder cubano utilizó su presencia en el programa “Mesa Redonda” para –acompañado por el doctor José Rubiera, director del Centro Pronóstico del Instituto de Meteorología— dar un seguimiento detallado a la ruta del huracán Iván, y repasar con las correspondientes autoridades civiles y militares las medidas preventivas tomadas para evitar la muerte de ciudadanos y los menores daños posibles en la economía “No vi en la televisión cuando el Charley a ninguno de esos dirigentes que ahora estaban explicándole a Fidel las medidas que habían tomado ante la amenaza de Iván”, dijo a Apro Pedro Gutiérrez, empleado de un comercio de ventas en divisas Castro, en sus intervenciones televisivas, insistió repetidamente que se debía evitar ante todo la pérdida de vidas humanas A lo largo de la isla, en menos de 72 horas, fueron evacuados un millón 800 mil cubanos En todos los refugios se contó con la presencia de un médico y una enfermera, y a los evacuados se le ofreció comida, cena y meriendas Además de los militares de la Defensa Civil, institución responsabilizada con la atención a las catástrofes naturales, esta vez las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) también actuaron para proteger a la población La televisión oficial cubana mostró imágenes de fuerzas de las Tropas Especiales patrullando en blindados por calles de pueblos de la costa sur de la provincia de Pinar del Río, donde todos sus habitantes habían sido evacuados El jefe del Estado Mayor de las FAR, el general López Miera, también anunció a través de la prensa que los refugios para proteger civiles de un bombardeo estaban preparados para acoger refugiados en caso de que Iván azotara directamente a ciudad de La Habana Después de su presencia en televisión durante dos días, Castro visitó el domingo 12 Pinar del Río horas antes que Ivánrozara el extremo occidental de esa provincia en su rumbo hacia el Golfo de México La televisión cubana, que dio cobertura en vivo las 24 horas durante casi tres días a todas las medidas preventivas tomadas ante el arribo de Iván, transmitió la presencia de Castro en dicha provincia Desde la sede del gobierno de Pinar del Río, Castro manifestó que “los mayores gastos hasta ahora se han realizado en aplicar medidas para proteger a la población y a la economía, que son recompensados con lo que se aprende, de mucha utilidad, pues es evidente que estos fenómenos van a ser más frecuentes, dado el cambio climático que es ya una realidad” También expresó que “la solidaridad y la disciplina de la población han ido en aumento”, y se ha adquirido, añadió, “una cultura que permite perfeccionar los métodos para enfrentar estos contratiempos” Vientos huracanados Todos los medios de prensa, a una sola voz, resaltaron con todo tipo de elogios la “solidaridad entre cubanos” en los momentos difíciles Un mensaje destinado, al parecer, a borrar el mal ejemplo de la escasa “solidaridad” manifestada en los días del huracán Charley Al día siguiente de que los vientos huracanados de Iván azotaran la zona occidental de Pinar del Río, Castro nuevamente viajó a las poblaciones más afectadas, como fueron los pueblos de Guanes y Sandino, a más de 200 kilómetros de La Habana A pesar de que el huracán Charley no transitó por el territorio de Pinar del Río, esa provincia, por los daños causados en las torres de alta tensión, estuvo sin electricidad y agua potable durante más de diez días Ahora, con el reciente azote de los vientos de Iván en parte de su territorio, los daños en el sistema eléctrico y telefonía, según la prensa local, serán restaurados en unos tres días Cientos de trabajadores del sector eléctrico y de teléfonos de otras provincias se han trasladado a Pinar del Río para recomponer los daños con urgencia Los cubanos, gracias a “Iván el terrible”, han recuperado su admiración por la eficiente protección que el gobierno revolucionario ofrece a la gente del país ante una inminente catástrofe “Cuando Fidel toma el mando, todo funciona de maravilla No sé qué va a ser de nosotros el día que se muera”, expresó Matilde Ramírez, de 54 años y ama de casa

Comentarios