EU: ¿Un nuevo fraude electoral?

lunes, 20 de septiembre de 2004
San Francisco, Cal , 20 de septiembre (apro)- El fraude electoral de las elecciones del año 2000 en Estados Unidos, que escandalizó al mundo, puede repetirse Las trampas electorales que llevaron a George Bush a la Casa Blanca ejecutadas por su hermano Jeb, gobernador de Florida, que incluían la eliminación del censo de más de 50000 personas, en su mayoría negros, pueden volver de la mano de los republicanos Así lo advierte, el candidato demócrata a la presidencia, John Kerry, quien en un acto ante la reunión de congresistas negros advirtió la posibilidad de que en Estados Unidos se ejecute un nuevo fraude electoral “No vamos a sentarnos y permitir que otro millón de votos de afroamericanos no sea contabilizado en estas elecciones No vamos a permitir actos de supresión del voto, y ya estamos oyendo cosas en esa dirección”, dijo ¿Qué está haciendo Kerry para ganar las elecciones del 2 de noviembre? Antes que nada, en las últimas semanas ha endurecido su discurso, hasta convertirlo en algo similar al perfil de demócratas de izquierda, como el general Wesley Clark o Howard Dean El candidato demócrata intenta fortalecer su posición frente a George Bush, con un discurso nítidamente crítico contra los cuatro años de gobierno del actual presidente Sin embargo, Bush muestra una ventaja a Kerry de 11 puntos en las últimas encuestas y la señal de alarma del Partido Demócrata se ha encendido, por lo que el cambio de talante de su candidato exige tirar el “guante blanco” para ponerse los guantes de box de una vez, por todas El problema, es que hasta ahora, Kerry se ha alejado de la política exterior, un tema de donde podría desmarcarse claramente de Bush; aunque por el contrario ha manifestado su apoyo a la intervención en Irak, aun sin la existencia de las famosas armas de destrucción masiva A sólo seis semanas de las elecciones en Estados Unidos, la ventaja de Bush resulta preocupante para los demócratas, porque han empezado a ver que el presidente puede reelegirse sin problemas ¿Qué pasará si gana George Bush? En el extranjero sólo uno de cada cinco países desea la reelección del actual mandatario; mientras la mayoría de los pueblos del mundo desean el triunfo de Kerry, según un estudio sobre actitudes políticas realizado por la Universidad de Maryland George Bush provoca un rechazo general en el mundo, pero dentro de Estados Unidos sigue siendo para muchos un “héroe”, un hombre duro y decidido que resuelve los problemas internos y exteriores del país El americano medio no está preocupado por la “guerra” de Irak o los 15000 iraquíes asesinados, la mayoría civiles; tampoco se cuestiona la muerte de los más de 1020 soldados estadunidenses La política exterior manipulada por los grandes medios de comunicación electrónicos, la mayoría de los cuales apoyan al actual presidente, ha pasado a un plano secundario; de hecho, Irak ha desaparecido de las primeras planas de muchos periódicos del país Sin embargo, en el exterior, principalmente en Europa, donde la guerra de Irak ha contribuido a ahondar las diferencias con Estados Unidos, la gente rechaza la gestión de Bush y su equipo Un 76 por ciento de los europeos desaprueba la política exterior de Bush, lo que supone un incremento de 12 puntos con respecto al año pasado y 20, con relación al 2002, esto, según un reciente estudio de Transatlantic Trenes, realizado en Estados Unidos y 10 países europeos a instancias del German Marshall Fund El documento muestra cómo un 80 por ciento de los europeos piensa que la invasión a Irak no ha valido la pena, teniendo en cuenta la pérdida de vidas humanas y los costos económicos que ha generado Incluso, ese mismo porcentaje, cree que la invasión a Irak ha provocado el aumento de riesgo del terrorismo en el mundo Por el contrario, los ciudadanos estadunidenses --en total, un 44 por ciento--, apoya la iniciativa bélica de su presidente El número aumenta si se trata de encuestados republicanos, entre los cuales, un 79 por ciento ven en la “guerra” de Irak una forma de “liberar al pueblo iraquí del dictador Saddam Hussein” Los americanos apoyan el “liderazgo” de su presidente, por tanto un 59 por ciento cree que hay que prescindir de la ONU cuando se trata de tomar decisiones “vitales para el país” Ante este panorama, algunos sociólogos se preguntan: ¿Cuál es la responsabilidad del pueblo estadunidense en las decisiones bélicas de su presidente? Para algunos estudiosos la parte de culpa que corresponde a los ciudadanos de Estados Unidos por el costo de vidas humanas en las recientes acciones bélicas de Bush en el mundo, es mucha, ya que la mayoría le apoya y le vota Algunos llegan al extremo de hacer un paralelismo con los alemanes frente a Hitler El apoyo de una parte de los ciudadanos al Führer, sustentó en algunos aspectos las causas del genocidio nazi Así lo creía Winston Churchill, quien cuando bombardeaba las ciudades alemanas y sus aliados le advertían de la muerte de miles de civiles alemanes, él se concretaba a responder: “Son culpables, ellos también son culpables” Una visión dura, perversa; pero a la vez, verídica ¿Tesis peligrosa? ¿Análisis equivocado? Tal vez La radicalización se extiende por todos lados, mientras el odio contra Estados Unidos y George Bush generado en el resto del mundo aumenta, sólo hay que ver a los ciudadanos de los países árabes El problema es que en algunos países, no sólo se odia a Bush, sino también a “los americanos” (léase estadunidenses) Territorios alejados para muchos estadunidenses que siguen en su “burbuja del bienestar”, felices con su “benefactor”

Comentarios