Exigen ONG conocer informe sobre contaminación transgénica

miércoles, 22 de septiembre de 2004
* Ambientalistas piden conocer las recomendaciones de científicos sobre el consumo de los Organismos Modificados Genéticamente México, D F, 21 de septiembre (apro)- Debido a que no existe información suficiente para determinar el impacto en la salud y en el medio ambiente de los Organismos Modificados Genéticamente (OMG), siete grupos ambientalistas exigieron a la Comisión de Cooperación Ambiental (CCA) que haga público el informe sobre la contaminación transgénica del maíz mexicano que elaboró desde mayo En conferencia de prensa, Greenpeace, el Grupo de Estudios Ambientales (GEA), la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productos del Campo (ANEC), la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas (UNORCA), el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), la Red de Acción sobre Plaguicidas y Alternativas en México (RAPAM) y Unión de Grupos Ambientalistas en México (UGAM), demandaron a los legisladores que eventualmente discutirán en el pleno la Ley de Bioseguridad de los OGM que rechacen las presiones de Estados Unidos y pidan la difusión de dicho reporte, donde se emiten recomendaciones de los científicos respecto a los productos transgénicos Estas organizaciones demandaron lo anterior, tres días después de que la CCA difundió por internet un comunicado en el que amplía 60 días más el plazo para “decidir” si da a conocer o no este reporte que costó 450 mil dólares y fueron pagados del erario de los tres países miembros de la Comisión de Cooperación Ambiental La investigación sobre contaminación por transgénicos en maíces criollos fue hecha por petición de las comunidades afectadas en Oaxaca, donde se sospecha que la empresa Diconsa compró maíz modificado genéticamente y algunos agricultores lo sembraron, pese a que se prohibió su cultivo Liza Covantes, de Greenpeace, cuestionó la negativa de dar a conocer los resultados del informe, si éste se basó en declaraciones hechas por afectados por la contaminación y por especialistas, el pasado 11 de marzo en Oaxaca “¿Qué más podrían ocultar?”, preguntó, tras destacar que la Unión Europea cada día vigila más la producción y comercialización de transgénicos Mencionó que el 9 de septiembre se reunieron con legisladores para pedirles que soliciten formalmente la difusión de dicho reporte, pues consideran que no pueden legislar sin conocerlo primero Entre los datos sueltos que se tienen del impacto de transgénicos en la salud de los seres humanos, están “diez casos” citados por los científicos en Oaxaca, de los que no detallaron más que el número Covantes destacó que el maíz es el alimento tradicional más importante para los comunidades indígenas, incluso deslizó que es innecesaria la compra del grano modificado genéticamente para el consumo, pues la Asociación Nacional de Cultivadores de Maíz de Estados Unidos tiene el 60% de producción de maíz no transgénico, pero no se le compra porque “hay un proceso de desmantelamiento del campo”, comentó Por su parte, Pablo Uribe, de Cemda, comentó que en la indagatoria participaron 16 científicos que en su mayoría están ligados a empresas que producen transgénicos, plagicidas y medicamentos, y que, casualmente, se resisten a dar a conocer los impactos en la salud que tiene el consumir OMG De los integrantes del CCA (México, Canadá y Estados Unidos), sólo los estadunidenses se negaron a que se haga público el informe, pese a que “los peticionarios decidieron acudir a la CCA debido a que el gobierno mexicano no tomaba ni ha tomado, ninguna medida para revertir esta contaminación ni para detener su fuente: las importaciones de maíz transgénico procedentes de Estados Unidos”, apuntan las ONG ambientalistas antes mencionadas

Comentarios