Atenderá seguro popular a enfermos de sida que carecen de seguridad social

viernes, 24 de septiembre de 2004
* Anuncia Frenk que se impulsarán reformas a la LFT para prohibir que se solicite examen de VIH como requisito para trabajar México, D F, 23 de septiembre (apro)- Sin dar a conocer una cifra exacta, el secretario de Salud, Julio Frenk, informó que “por instrucciones presidenciales” aquellos que padezcan del virus VIH-sida y que carecen de seguridad social, serán inscritos al Seguro Popular El secretario anunció la instalación de un grupo de coordinación entre Conasida y la Secretaría del Trabajo, para modificar la ley federal en la materia y prohibir que se solicite el examen de VIH como requisito para ingresar a un trabajo y evitar actos de discriminación laboral asociados con los enfermos En lo que representó la primera participación de un funcionario federal en una reunión del Consejo Nacional contra el Sida, el secretario afirmó que de esta manera garantizarían el acceso universal y la atención médica para todas las personas infectadas con el virus Aseguró en el acto con el Consejo Nacional para la Prevención y Control del Sida que los enfermos “podrán acceder, junto con sus familias, a servicios médicos, incluyendo los medicamentos para el tratamiento, estudios de laboratorio, hospitalización, etcétera” Durante la segunda Reunión Extraordinaria del Consejo Nacional para la Prevención y Control del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida de 2004, presidida por primera vez por el presidente Vicente Fox, Frenk “ratificó el compromiso de su gobierno con la salud de las personas que viven con VIH/sida, por lo que instruyó a su equipo de trabajo para dar seguimiento y celeridad a los avances, ya tangibles, e hizo un reconocimiento a todos los miembros de la sociedad civil que participan en el Conasida” Este anuncio se dio luego de que el presidente del Frente Nacional de Personas que Viven con VIH/sida, José Méndez, propusiera la publicación de un decreto que garantice fondos anuales suficientes para la atención de personas que viven con el virus y que carecen de seguridad social En respuesta, Frenk los incluyó en el Seguro Popular que pretende aglutinar a 45 millones de personas que no son derechohabientes de servicios de salud Sin anunciar con qué infraestructura se hará, el secretario de Salud inscribirá a los enfermos de sida, junto con los que necesitan un trasplante de órganos, a quienes les garantizó el servicio El año pasado, de acuerdo con un informe del Centro Nacional de Trasplantes, el IMSS y el ISSSTE cubrieron la mayoría de los trasplantes de corazón, córnea, riñón, piel, entre otros, mientras que la iniciativa privada no efectuó este tipo de intervenciones El Conasida informó también que se integró “un bloque interinstitucional del sector salud, para hacer más eficiente la compra y abasto de los medicamentos contra el sida”

Comentarios