Kerry no conecta

lunes, 27 de septiembre de 2004
Washington (apro) - Faltan sólo cinco semanas para las elecciones presidenciales de Estados Unidos y la comunidad internacional ya está “infartada” ante la creciente posibilidad de reelección de George W Bush John Kerry, el candidato presidencial del Partido Demócrata, es la esperanza mundial para poner un alto a las ideas imperialistas y a las cruzadas bélicas del gobierno de Bush De continuar éstas –una invasión militar a Irán o a Corea del Norte, por ejemplo-- las consecuencias serían catastróficas Pero ¿qué le pasa a Kerry? “No ha podido descubrir el lenguaje que le llega a los electores y ha pasado mucho tiempo en el Senado (desde 1984 como legislador federal de Massachusetts) No sabe cómo hablarle a la gente común y corriente Bush sí Él ha sacado beneficio de su ignorancia intelectual y falta de cultura, lo admite y le dice a la gente: yo soy como tu, yo entiendo tus problemas y los resolveré”, dice Thomas Patterson, profesor de la materia de Gobierno en la Universidad de Harvard y autor del libro El votante desvanecido Kerry no conecta con los electores estadunidenses que viven bajo un estado de permanente pánico gracias a la política del miedo que impuso Bush Desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, no ha dejado de advertirle a su pueblo que en cualquier momento los terroristas pueden volver a atacar Por eso pide más tiempo, pide que le den un periodo presidencial de otros cuatro años para arrasar con los terroristas que quedan en el mundo y que se esconden en países como Irán, Siria y Corea del Norte Lo lamentable de esto es que los electores estadunidenses perece no tener memoria Olvidan que Bush fracasó en sus intentos por encontrar a Osama Bin Laden, a quien Washington acredita la destrucción de las Torres Gemelas, en Nueva York, y una de las cinco caras del edificio del Pentágono, en Washington Kerry, al parecer, también sufre de este olvido Se ha dedicado tanto tiempo a defender su historial y reputación como veterano honorable de la guerra de Vietnam, que sus discursos han dejado de interesar Se han vuelto repetitivos Enfatiza el hecho de que él no es Bush ¡Lógico! Pero no hace nada para echarle más sal a la enorme llaga que tiene la campaña de reelección del presidente y que todo el mundo ve, menos los electores estadunidenses: Su fracaso en la cacería de Bin-Laden y la casi guerra civil en Irak provocada por una invasión ilegal Kerry lleva dos semanas exactamente criticando a Bush por sus fracasos en Irak y en la guerra contra el terrorismo Aunque lo ha hecho bien, cada que puede insiste en hablar de sus experiencias como soldado en Vietnam Quiere de esta forma remarcar que Bush esquivó el servicio militar gracias a las influencias políticas de su familia A estas alturas, éste es el punto débil de Kerry Su error lo mantiene, por lo menos, 6 puntos porcentuales por debajo del nivel de popularidad de Bush, según las más recientes encuestas de los medios de comunicación Ahora que el candidato demócrata decidió a ponerle un poco de vinagre a la llaga de Bush, la Casa Blanca demostró que tiene astutos asesores políticos Trajeron a Washington al primer ministro interino de Irak, Ayad Allawi, para hablar de las maravillas democráticas y de la estabilidad de que goza su país después de que lo invadió Estados Unidos Para Kerry, para los demócratas y para los analistas políticos no hay duda: el Departamento de Estado escribió el discurso de Allawi Con ello quedó perfectamente claro que Bush es el verdadero emperador de Irak y que utilizó a su súbdito persa como un soldado extranjero en las filas de su campaña de reelección presidencial “En estas elecciones hay algo muy fácil de captar: Kerry puede ser un muy buen presidente, pero es un muy mal candidato Y Bush, te digo, aunque él no me agrade, es muy mal presidente, pero muy buen candidato”, remata Patterson

Comentarios