Llega Montemayor extraditado de EU

viernes, 3 de septiembre de 2004
* En completa libertad enfrentará el proceso por peculado y uso indebido de atribuciones y facultades * Un millón de pesos pagó de fianza para no pisar la cárcel México, D F, 2 de septiembre (apro)- Rogelio Montemayor Seguy, exdirector de Pemex, regresó extraditado a México Tras varios meses de juicio, el exgobernador de Coahuila pisó hoy suelo mexicano y en el hangar de la Procuraduría General de la República (PGR), que fue vigilado por elementos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y de la Secretaría de Seguridad Pública, el exfuncionario fue sometido a una revisión médica de rigor, tal y como es usual hacerse a todas las personas que son extraditadas a México Montemayor, quien huyó de México tras estallar el escándalo por el desvío de 1,500 millones de pesos a la campaña del PRI en el 2000, fue extraditado bajo los cargos de peculado y uso indebido de atribuciones y facultades Sin embargo, como ya es costumbre en la mayoría de los casos políticos que sigue la PGR, Montemayor Seguy no pisará la cárcel debido a que sus abogados, encabezados por Alberto Zinser, tramitaron a tiempo varios amparos, por lo que este polémico personaje podrá enfrentar su proceso en completa libertad El exgobernador de Coahuila ?a quien se le vincula con Carlos Salinas de Gortari? arribó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en el vuelo 1424 de Continental Airlines, proveniente de Houston, Texas Tras descender del avión y frente a un cúmulo de reporteros, Montemayor soltó una frase: "Confío en la justicia mexicana" Luego expuso que no haría más declaraciones por ser parte de su estrategia de defensa Más tarde, en las oficinas de sus abogados Fernando Gómez Mont y Alberto Zinser, ubicadas en Montes Urales 514, en las Lomas de Chapultepec, Montemayor sólo se limitó a decir que se encontraba bien de salud y que confiaba en el proceso que se le seguirá a partir de este día en los tribunales mexicanos Vestido con un pantalón gris, saco azul, camisa blanca y una corbata amarilla, Montamayor asentía con la cabeza al tiempo que sus abogados dejaban en claro que su cliente no pisará la cárcel, pues cuenta con amparo contra la orden de aprehensión y tendrá tres días hábiles para presentarse ante el juez décimo tercero de Distrito, ya que pagó una fianza de un millón de pesos para poder continuar en libertad Tampoco enfrentará el proceso penal en prisión, debido a que los delitos que se le imputan no son graves, pues el gobierno de Estados Unidos no concedió la extradición por peculado electoral, el único que, de acuerdo con las leyes mexicanas, sí es grave En una rápida diligencia que no se prolongó más de una hora, a Montemayor se le practicó un examen médico y la PGR le informó sobre los delitos que pesan en su contra Después, abandonó las instalaciones de la Procuraduría en el aeropuerto A diferencia de lo que ocurrió con el arribo de Carlos Ahumada ?quien fue escoltado por agentes de seguridad? a Montemayor se le retiró la vigilancia cuando abandonó el hangar y pudo trasladarse, como cualquier otro ciudadano, rumbo al despacho de sus abogados En el caso Montemayor hay historia: huyó del país cuando el presidente Vicente Fox, a través de la Secretaría de la Función Pública, entonces encabezada por Francisco Barrio, emprendió la caza de "peces gordos" Poco después se detectó la maniobra por la cual Montemayor y el Consejo de Administración de Pemex autorizaron la salida de dinero de la paraestatal hacia el sindicato petrolero, a través del cual fuertes sumas de dinero pudieron llegar al PRI y a su candidato, Francisco Labastida Ochoa, quien en el 2000 peleaba por la Presidencia de la República Al acorralar a todos los protagonistas de este fraude, Montemayor simplemente desapareció de la escena pública a mediados del 2001 y, meses después, reapareció en Houston, Texas, como un perseguido político En medio de las presiones políticas y legales, Montemayor se entregó a las autoridades de Estados Unidos, a través de una Corte Federal, y poco después se le abrió un juicio de extradición, el cual se prolongó poco más de año y medio mediante argucias legales y recursos dilatorios En tanto, en México se daban pasos para restañar las heridas y así fue como, después de que el sindicato petrolero, encabezado por Carlos Romero Deschamps, aceptó pagar la deuda millonaria con cargo a los trabajadores, el camino se allanó para Montemayor Seguy, quien pudo regresar sin necesidad de entrar a una prisión En Estados Unidos su juicio fue arduo Después de haber valorado las pruebas presentadas por las partes, el juez de distrito (de Hounston) Lynn N Hughes autorizó la extradición de Montemayor que había sido solicitada por el Gobierno de México Luego del escándalo por el llamado Pemexgate --en el que se acreditó su participación al gestionar préstamos millonarios al sindicato petrolero por un monto de 1,600 millones de pesos, la PGR solicitó una orden de aprehensión contra Montemayor, el 3 de mayo del 2002 A partir de este momento, se inició la búsqueda del exgobernador de Coahuila por todo el mundo Pocos meses después, a Montemayor se le ubicó en Houston, Texas, donde días después de ser visto se entregó en la Corte de esa ciudad Dentro de las investigaciones por el fraude contra Pemex Montemayor es el único eslabón que faltaba en una larga cadena de personajes ?muchos exfuncionarios de la paraestatal? que se coludieron para desviar dinero de la empresa, según la tesis de la PGR La mayoría de estos personajes, entre ellos el líder del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps, y el tesorero de ese gremio, Ricardo Aldana Prieto, prácticamente libraron las batallas legales mediante amparos y las decisiones de la PGR de no ejercitar acción penal por falta de pruebas La PGR abrió investigaciones, incluso por lavado de dinero, al considerarse que las diversas triangulaciones de los recursos desviados de Pemex se ocultaron con el fin de extraviar el origen No pudo la dependencia acreditar este delito y determinó el no ejercicio de la acción penal Apenas el 20 de julio de este año tuvo lugar en Houston la audiencia final del proceso de extradición, en la que estuvieron presentes funcionarios de la PGR, así como el fiscal Don J DeGabrielle, quien representó formalmente los intereses del gobierno mexicano ante las autoridades judiciales estadunidenses, conforme lo establece la legislación interna aplicable y el tratado de extradición Antes de darse a conocer este fallo, Rogelio Montemayor libró una batalla legal en Estados Unidos de poco más de un año para evitar ser extraditado Sus defensores en aquel país, encabezados por Mike De Geurin, había dicho al corresponsal de Proceso en Washington, Jesús Esquivel, que la extradición de su cliente no era sencilla El abogado sostenía que la PGR sustentaba sus acusaciones en verdades a medias y que el caso era más político que legal, pues un gobierno diferente al PRI buscaba vengarse de sus detractores políticos Entre otros argumentos manejados por la defensa de Montemayor están los que refuerzan la tesis de que los convenios que firmaron Pemex y el sindicato fueron legales y válidos Montemayor estaba seguro de que permanecería en tierras estaduinidenses, tanto, que había empezado a buscar trabajo: algunas universidades se habían interesado en sus servicios A través de un comunicado, la PGR sólo se limitó a informar sobre los cargos que pesan contra Montemayor y dijo que la institución se plegó en todo momento a lo que establece el tratado de extradición entre México y Estados Unidos Añadió que pese a que Rogelio Montemayor recibió un amparo de parte de la doctora María Elena Leguizamo Ferrer, juez sexto de Distrito "A" de Amparo en Materia Penal en el Distrito Federal, la suspensión definitiva en contra de la orden de aprehensión ?se tendrá que presentar a declarar? el hoy extraditado seguirá sujeto a un proceso penal, bajo la jurisdicción de los jueces mexicanos También informó que contra Montemayor resta por ejecutarse la orden de aprehensión iniciada por su probable responsabilidad en el delito de peculado electoral, que está siendo analizada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, para que se incorpore al proceso penal que se le sigue, conforme lo señala la excepción al principio de la regla de especialidad en el tratado de extradición

Comentarios