Las horas del caos

domingo, 5 de septiembre de 2004
Como parte de su informe sobre los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Washington y Nueva York, la Comisión Nacional Bipartidista Independiente investigó la actuación de los principales funcionarios del gobierno de George W Bush en esas horas de "crisis nacional" Cuando se cumplen tres años de los atentados, el informe de la comisión no deja dudas: errores, descoordinación y falta de comunicación aumentaron el caos y pusieron al desnudo la vulnerabilidad de la mayor potencia mundial WASHINGTON- Durante la mañana del martes 11 de septiembre de 2001 -en medio de la crisis provocada por los ataques terroristas en Washington y Nueva York-, los principales funcionarios del gobierno de George W Bush encargados de la seguridad de Estados Unidos cometieron errores, no actuaron coordinadamente, tuvieron una deficiente comunicación y cayeron en la confusión Lo anterior se desprende del informe de la Comisión Nacional Bipartidista Independiente que investigó los sucesos del 11 de septiembre Después de entrevistar a decenas de funcionarios -incluido el presidente Bush-, la comisión elaboró un documento de 567 páginas que revela detalles de la incompetencia oficial y pone al desnudo la vulnerabilidad de Estados Unidos A las 8:46 de aquel 11 de septiembre, se estrelló el primer avión contra la torre norte del World Trade Center en Manhattan "A esa hora, nadie en la Casa Blanca, ni los funcionarios que habían viajado con el presidente a Florida, sabían que un grupo de terroristas había secuestrado cuatro aviones comerciales para atacar a Estados Unidos () Mientras la información sobre el secuestro de los aviones circulaba en la Agencia Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés), no encontramos ninguna evidencia de que, antes de las 8:46 horas, se haya informado a otras agencias federales del secuestro de los aviones", apunta la investigación Y añade: "La mayoría de las agencias federales se enteraron del avionazo contra las Torres Gemelas gracias a la transmisión de la cadena de televisión CNN" La videoconferencia A las 8:50, en Sarasota, Florida, la caravana presidencial llegaba a la escuela primaria Emma E Booker, donde Bush tenía programado un acto de lectura con un grupo de niños Según el informe, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Andrew Card, estaba parado junto al presidente Bush, afuera de un salón de clases, cuando Karl Rove, asesor presidencial, dijo a ambos que un avión pequeño se había estrellado contra el World Trade Center "El incidente pudo ser causado por error del piloto", comentó Bush A las 8:55 horas, antes de entrar al salón de clases, Bush habló con Condoleezza Rice, jefa del Consejo de Seguridad Nacional, quien se encontraba en la Casa Blanca Ella informó al presidente que el avión en cuestión era un bimotor "Es todo lo que sabemos por ahora, señor presidente", concluyó Mientras tanto, el vicepresidente Dick Cheney acababa de sentarse para iniciar una reunión en un salón de la Casa Blanca Uno de sus asesores le dijo que prendiera el televisor para enterarse de lo que había ocurrido en el World Trade Center, y al hacerlo -en tanto que exclamaba: "¿Cómo diablos pudo un avión estrellarse contra el World Trade Center?"- vio por televisión cómo se impactaba la segunda aeronave contra la torre sur A las 9:00, en otras oficinas, el personal de la Casa Blanca se dedicó a monitorear las noticias y, en ausencia de información precisa sobre los avionazos, "continuó con su rutina" Cuando el segundo aparato chocó contra el World Trade Center, "el Servicio Secreto inició una serie de medidas de seguridad en torno de la Casa Blanca (Pero) ninguno de los funcionarios que ordenó esas medidas sabía en ese momento que había otros aviones secuestrados Tampoco sabían que éstos estaban en ruta hacia Washington" Antes de la 9:30, la Casa Blanca, el Departamento de Defensa y la FAA iniciaron una "videoconferencia multiagencial" En ella no participó, al menos hasta las 10 horas, ningún funcionario de alto rango de la FAA y del Departamento de Defensa El resultado: La videoconferencia "no logró coordinar una respuesta militar ante el secuestro de los aviones" Un poco antes -a las 9:25 horas-, Richard Clarke, asistente especial del presidente para acciones antiterroristas, encabezó una videoconferencia en la que intervinieron la CIA, el FBI, el Departamento de Justicia, el Departamento de Defensa, la FAA y el Búnker de la Casa Blanca El primer punto de la discusión: la seguridad física del presidente, de la Casa Blanca y de las agencias federales Minutos después "fue reportado que un avión se había estrellado contra el Pentágono" En el informe, los 10 miembros de la comisión señalan: "No encontramos evidencia de que alguno de los participantes en la videoconferencia tenía información sobre el secuestro de otro avión y de que éste se dirigía a Washington Es más, no nos quedó claro si la videoconferencia se estaba realizando antes de las 9:37 horas, cuando se perpetró el ataque al Pentágono" A las 10:03 horas, la videoconferencia "recibió un reporte: se encontraban perdidos dos o tres aviones y el cielo de Washington ya era patrullado por la Fuerza Aérea Hubo una discusión sobre la necesidad de tomar medidas de ataque-defensa" Clarke reportó que se estaba solicitando la autorización del presidente para derribar los aviones perdidos "La confirmación de esa autorización llegó a las 10:25" En el Centro de Comando Nacional Militar (NMCC, por sus siglas en inglés), el subdirector de operaciones recibió la noticia del segundo avionazo en Nueva York De inmediato concluyó que se trataba de un ataque terrorista En situaciones de emergencia, el NMCC tiene la tarea de organizar una reunión para establecer una cadena de mando entre la Autoridad Nacional de Comando (formada por el presidente y el secretario de Defensa) y todos los departamentos y agencias gubernamentales En la mañana del 11 de septiembre, "Donald Rumsfeld, secretario de Defensa, se encontraba desayunando con un grupo de congresistas en la sede del Pentágono Cuando terminó el desayuno y regresó a su oficina, Rumsfeld fue informado sobre los avionazos en Nueva York Luego, sintió el ataque al Pentágono De inmediato, salió al estacionamiento del edificio para colaborar en las labores de rescate" A las 9:44 horas, "el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (NORAD, por sus siglas en inglés) informó al Pentágono sobre la posibilidad del secuestro de un avión de Delta Airlines Dos minutos después, personal del Pentágono reportó que estaban tratando de localizar al secretario de Defensa y al subjefe del Estado Mayor Conjunto Éste se unió a la videoconferencia poco antes de las 10:00 horas y el secretario de Defensa lo hizo antes de las 10:30" A las 9:48, "un representante del Búnker de la Casa Blanca preguntó si había algún indicio de secuestro de algún otro avión NORAD reportó el caso del avión de Delta A las 9:49 horas, NORAD ordenó a todas las bases aéreas estar listas para atacar" A las 9:59, "un teniente-coronel de la Fuerza Aérea que se coordinaba con la Oficina Militar de la Casa Blanca se unió a la videoconferencia e informó que acababa de hablar con Stephen Hadley, subasesor presidencial para Asuntos de Seguridad Nacional En nombre de la Casa Blanca, pidió tres cosas: 1- instrumentar medidas de continuidad gubernamental, 2- resguardar el avión presidencial Air Force One en el espacio aéreo, y 3- patrullar el cielo de Washington, DC, con aviones caza A las 10:03, "un avión de la aerolínea United se estrelló en Pennsylvania y la FAA no tenía el menor conocimiento de que la aeronave había sido secuestrada" "Alguien tiene que pagar" A las 9:05 horas, el presidente estaba sentado en el salón de clases leyendo un libro a los estudiantes En ese momento, "Card le susurró al oído: 'un segundo avión se estrelló contra la otra torre (del World Trade Center) Estados Unidos está bajo un ataque" Los 10 miembros de la comisión escriben: "El presidente nos dijo que su instinto fue el de proyectar calma, no tener una reacción excitada frente a la nación en momentos de crisis La prensa (que cubre la fuente de la Casa Blanca) se encontraba detrás de los niños en el salón de clases El presidente se dio cuenta de que los teléfonos y beepers de los reporteros empezaron a sonar El presidente sintió que tenía que proyectar fortaleza y calma hasta que tuviera más información para entender lo que estaba ocurriendo" Bush continuó allí durante otros cinco o siete minutos A las 9:15, salió al salón contiguo y recibió un informe sobre la situación, al tiempo que observaba lo que transmitían en vivo las cadenas televisivas "En seguida habló con el vicepresidente Cheney, con Rice; con el gobernador de Nueva York, George Pataki, y con el director del FBI, Robert Mueller Decidió dar un breve mensaje a la nación desde la misma escuela antes de dirigirse al aeropuerto El Servicio Secreto estaba ansioso: quería llevar al presidente a un lugar seguro" Entre las 9:15 y las 9:30 horas, los asesores estaban preparando todo para el regreso de Bush a Washington En dicho lapso, éste consultó a sus consejeros sobre su mensaje a la nación Ninguno se había enterado del posible secuestro de otros aviones Personal de la Casa Blanca estaba en contacto con quienes participaban en la videoconferencia, pero ninguno de los que acompañaban a Bush en Florida se había enlazado con el Pentágono A las 9:35 salió la caravana presidencial de la escuela en Sarasota Arribó al aeropuerto entre las 9:42 y las 9:45 Durante este recorrido, el presidente se enteró del ataque al Pentágono Al subir al avión presidencial preguntó al Servicio Secreto sobre la seguridad de su familia Luego llamó por teléfono al vicepresidente Le dijo: "Suena como si estuvieran llevando a cabo una guerra menor Escuché lo que pasó en el Pentágono Estamos en guerra alguien tiene que pagar por ello" Mientras Bush hablaba con Cheney, el asesor Card, el jefe del Servicio Secreto encargado de la seguridad del presidente y el ayudante militar del mandatario analizaban hacia dónde debería dirigirse el Air Force One A las 9:33, "la torre de control del aeropuerto Ronald Reagan (en Washington) hizo una llamada al Servicio Secreto para informar que un avión (el vuelo 77 de American Airlines) se dirigía hacia la Casa Blanca y que no se estaba comunicando con la torre de control () En ese momento, no se tomó ninguna medida para evacuar al vicepresidente de la Casa Blanca El oficial (del Servicio Secreto) que tomó la llamada estaba a punto de apretar el botón de alerta cuando la torre de control del Ronald Reagan le informó que el avión acababa de tomar la ruta hacia el sur", alejándose de la sede presidencial De todos modos, el aparato cambió su ruta hacia el oeste e hizo un giro de regreso hacia la Casa Blanca "Esta noticia obligó al Servicio Secreto a dar la orden de evacuación inmediata de la Casa Blanca, y antes de la 9:36 el vicepresidente fue llevado al Búnker "Una vez dentro, el vicepresidente y los agentes entraron en una zona especial que tiene una línea telefónica segura, un banco para sentarse y un televisor El vicepresidente pidió hablar con el presidente, pero tomó tiempo lograr la comunicación Estando allí, Cheney se enteró de que el Pentágono había sido atacado" Finalmente, el presidente y el vicepresidente lograron hacer contacto, y a las 9:55 Cheney "pidió a Bush no regresar a Washington" Dudas, confusión Los miembros de la comisión agregaron que, la mañana del 11 de septiembre, "el presidente y el vicepresidente estuvieron en contacto, pero no fue a través de una línea telefónica directa, sino por una serie de llamadas realizadas a través de terceros El presidente nos dijo que estaba frustrado por los problemas de comunicación que tuvo esa mañana: no podía comunicarse con los funcionarios, incluido el secretario de Defensa La línea telefónica entre el Air Force One y el Búnker de la Casa Blanca se cortó en varias ocasiones" Rice, quien llegó al Búnker minutos después del arribo de Cheney, recuerda que éste le dijo al mandatario: "La fuerza de Defensa Aérea se encuentra lista, señor; quieren saber cuáles son sus órdenes" Pocos minutos después de las 10:00 horas, "el asistente militar del vicepresidente le informó que un avión ubicado a 80 millas de distancia se dirigía hacia Washington y le pedía autorización para atacarlo La reacción de Cheney fue descrita por su asesor Scooter Lobby como rápida y decidida: ordenó derribar el avión Indicó que daba la orden con base en las instrucciones que recibió del presidente" De todos modos, a las 10:18, Cheney pidió que le comunicaran con el presidente para confirmar la orden A bordo del Air Force One, Ari Fleischer, vocero de la Casa Blanca, tomaba notas de la conversación de Bush Fleischer recuerda que a las 10:20 el presidente le dijo que había dado la orden de derribar aviones en caso de ser necesario Pasaron unos minutos y después se enteraron de que una aeronave había caído en Pennsylvania" El informe señala: "Aproximadamente a las 10:30, al Búnker llegaron reportes sobre el secuestro de otro avión Esta vez el avión estaba a cinco o 10 millas de Washington Creyendo que solamente tenían un minuto o dos de tiempo, el vicepresidente se volvió a comunicar con el presidente para saber si lo derribaban o retrocedían en la orden de ataque Nuevamente, la respuesta fue atacar Una vez más hubo confusión sobre el avión que se acercaba a Washington Al Búnker llegaba información de que el supuesto avión que estaba a cinco millas de distancia era en realidad un helicóptero militar que vigilaba la zona" Un poco antes, a las 10:03 horas, el NMCC se enteró del secuestro de la aeronave correspondiente al vuelo 93 de United Airlines En ese momento, la FAA no tenía contacto alguno con jefes militares a nivel nacional El NMCC se enteró del hecho por medio de la Casa Blanca, que lo supo por el Servicio Secreto, el cual se había percatado por sus contactos con la FAA El jefe del NORAD, el general Ralph Eberhart, "se encontraba en ruta al Comando Central ubicado en la montaña Cheyenne, Colorado, cuando fue informado sobre la orden presidencial de derribar a los aviones secuestrados", de los cuales no tenía conocimiento Por su parte, funcionarios militares del sector de Defensa Aérea del Noroeste estaban "muy confundidos por la naturaleza de la orden" El comando de NEADS admitió que no pasó la orden porque desconocía sus ramificaciones Tanto la comandancia como el director de Armas indicaron que tampoco pasaron la instrucción a los pilotos de los caza que patrullaban Washington, DC, y Nueva York porque no estaban seguros de la reacción de los pilotos "En resumen -señala el informe-, cuando los líderes en Washington creían que los pilotos que los resguardaban desde el aire habían recibido la instrucción de derribar a los aviones sospechosos, los pilotos sólo habían recibido la orden de identificar a las naves sospechosas" En una de sus conclusiones, el documento apunta: "Aprendimos que las instituciones a cargo de la protección de nuestras fronteras, Aviación Civil y Seguridad Nacional, no entienden qué tan graves pueden ser las amenazas (terroristas) contra Estados Unidos y, por ende, no ajustan sus políticas, planes de contingencia y prácticas para prevenir y derrotar al terrorismo"

Comentarios