Análisis político: Los votos del miedo y el odio

lunes, 6 de septiembre de 2004
San Francisco, Cal , 6 de septiembre (apro)- El terrorismo sigue su carrera fanática por el mundo y siembra la barbarie en Israel, Bagdad, Moscú y Osetia del Norte, mientras el presidente George Bush apela al miedo de los ciudadanos norteamericanos para que voten por él nuevamente La escalada internacional del terror aumenta La lucha mundial contra el terrorismo emprendida por George Bush hace tres años no ha dado los frutos esperados Ante la evidencia, el presidente reconoce que Estados Unidos no va a ganar su lucha contra el terrorismo, aunque después, desdiciéndose y en tono mitinero, asegura que “esta guerra no la hemos empezado nosotros, pero la ganaremos” Bush ha hecho del mundo un lugar más inseguro Los 150 muertos (muchos de ellos niños) en el asalto de las fuerzas militares comandadas por Vladimir Putin en la escuela de Osetia del Norte, a fin de aniquilar a los secuestradores chechenos, nos demuestran que el terrorismo internacional no afecta sólo al señor Bush Es el estilo Putin, antes conocido en un hospital y luego en un teatro Entrar y matar a todos, sin distinguir víctimas y verdugos Los métodos de Putin, apoyado incondicionalmente por Bush en su política bélica contra Chechenia, parece que tampoco dan resultados Al terrorismo nacionalista no se le aniquila de un “plumazo” Está claro Tampoco se le termina con represión militar Allí esta el ejemplo de Irak o Afganistán, donde los terrorismos islámicos crecen cada día La llamada a la “guerra santa” de los hombres de Nayaf, por el contrario, sí da resultados, y hombres de todo el mundo empiezan a llegar a Irak para combatir al “infiel” Bush ha sido caldo de cultivo para el aumento del terrorismo internacional Su política exterior intervencionista no hace más que empeorar las cosas en el mundo Los ejemplos están a la orden del día El proceso de Oriente Medio está estancado y su apoyo incondicional a la política de invasión de territorios palestinos de Ariel Sharon fomenta el fundamentalismo y da “razones” a los extremistas Paradójico resultó que el lema de la Convención Republicana fuera “Construyendo un mundo más seguro y una América más esperanzada” Los terroristas se encargaron de desmentir esa ilusión o, más bien, el engaño republicano Ellos están construyendo un mundo inestable, incierto, donde reina el miedo Tal vez, por eso el señor Bush y su compañero Dick Cheney apelan a los votos del miedo para ganar la reelección Desde principios de año la administración estadunidense se ha encargado de aterrorizar a sus ciudadanos advirtiéndoles de posibles ataques en suelo americano Amenaza permanente por supuesto, pero a veces exagerada y utilizada electoralmente Los votos del miedo que prefiere el señor Bush tienen un doble precio Por una parte, someter a los ciudadanos a una especie de “adoración al divino” que todo lo puede y, por la otra, generar en la sociedad demócrata un odio en su contra que aumenta vertiginosamente A los votos del miedo hay que añadirle odio, porque mucha gente que se siente a salvo con Bush y votará por él en las elecciones de noviembre, tiende a odiar al enemigo El mundo, dividido de manera reduccionista y peligrosa entre el bien y el mal “Ellos son los malos, nosotros los buenos” Es decir, el que no piense como yo, está equivocado Hay que añadir el odio de los que no piensan como el señor Bush, muchos de ellos no solamente habitantes del mundo árabe, sino ciudadanos americanos Allí está el ejemplo de las multitudinarias protestas de Nueva York Recurrir a los muertos del 11 de septiembre para conseguir votos lleva un riesgo: los muertos no hablan pero sus familiares sí, y muchos de ellos están en contra de su manera de conducir su política exterior; en contra de sus métodos bélicos, en contra de la sensación de inseguridad que les ofrece Bush prefiere utilizar a los muertos del 11-S, pero se olvida de los casi mil soldados muertos en Irak, de los más de 10 mil muertos entre Irak y Bagdad y de los niños muertos de Osetia Son muertos que están detrás del iluminado que se presenta como “el salvador” del mundo “Estamos en la ofensiva golpeando a los terroristas en el exterior para no tener que afrontarlos aquí, en casa”, dice Bush Pero el presidente no tiene ninguna garantía al respecto El 11-S demostró precisamente la vulnerabilidad de este país Nadie esta a salvo Y quienes peligran más que nunca son los ciudadanos de todo el mundo ¡Dios salve América! ¡Dios nos salve, a todos los seres humanos, de la reelección de Bush!

Comentarios