"Cometo pecados, no delitos", dice Sánchez Barba

lunes, 6 de septiembre de 2004
* Es el postulador en Roma de causas de los santos * Constructoras lo acusan de haber incurrido en fraude Guadalajara, Jal , 6 de septiembre (apro)- Después de dos años de no aparecer en esta ciudad, el exrector del Santuario de los Mártires, monseñor Oscar Sánchez Barba, hoy dio la cara ante los medios, y negó que hubiese cometido fraude, como lo acusan algunas constructoras de dicho templo Sánchez Barba, postulador en Roma de causas de los santos del arzobispado de Guadalajara, dijo también que no está sujeto a proceso alguno y que ni siquiera hay denuncia penal en su contra, como afirmó el representante legal de tres constructoras "Cometo pecados, no delitos", aseveró Hace cuatro años, el sacerdote inició la construcción del que se pretende sea el mayor templo católico de América y que estará ubicado en el Cerro del Tesoro, al suroeste de esta capital, pero jamás logró concretar los donativos que le habían prometido, tanto a él como al arzobispado tapatío, y sólo se hicieron estudios, no sin antes enfrentar problemas serios con la posesión del terreno, cedido por una familia de apellidos Aguilar Valencia Una vez resuelta esa adversidad que duró meses, las obras continuaron mientras hubo un poco de recursos, y lo más que se llegó a levantar fue una capilla que aún está inconclusa --Nos fallaron los donantes --dijo Sánchez Barba-- Varias fundaciones europeas se comprometieron formalmente a patrocinar la mayor parte de la obra, pero a la hora de la hora nunca concretaron los recursos y el santuario se tuvo que parar El santuario, cuya característica principal es su magnitud --albergará 20 mil personas en su interior y tendrá una altura de poco más de cien metros--, debió estar concluido el próximo octubre para la celebración aquí del 48 Congreso Eucarístico Internacional, convocado por el papa Juan Pablo II No obstante, la obra permanece estática Sánchez Barba reconoce que quedaron muchas deudas con distintas empresas constructoras, a las que ya se habría liquidado, pero que sólo dos o tres que nada hicieron –asegura-- son ahora las inconformes y las que han hecho “todo el escándalo” En su momento, estas constructoras hablaron de una denuncia penal en la Procuraduría local pero, según monseñor, "no hay tal, y esto lo comprobó mi abogado Angel Estrada" El terreno de 16 hectáreas, que apenas hace algunos meses se escrituró a nombre de la mitra de Guadalajara, fue cedido por la señora Angeles Valencia, viuda de José Aguilar Figueroa, pero a poco tiempo que el arzobispado inició los trabajos, la obra fue suspendida por inconformidad entre los herederos, pues no todos estuvieron conformes con dicha donación Fue hasta hace poco más de medio año cuando lograron ponerse de acuerdo, pero para entonces no se había reunido dinero suficiente para reiniciar la obra y aún se ignora cuándo será eso, pese a que ya se conformó un patronato especial Uno de los abogados de las inconformes, José Julián Jordán González, amenazó el año pasado, incluso, con demandar a la mitra por posesión ilegal del terreno, y luego los constructores, que se dijeron defraudados por monseñor Sánchez Barba, declararon en el mismo tenor La magna iglesia, que tendría un costo estimado de 600 millones de pesos, incluido un gran estacionamiento y al menos dos edificios adyacentes para otros servicios, incluidos hotel y albergues, continúa en suspenso Ahora que falta menos de mes y medio para que inicie el Congreso Eucarístico, el terreno del Santuario de los Mártires está apenas semi-acondicionado La decisión que se tomó hace un año, y se mantiene aún, es que el evento eclesiástico se realice en la Expo-Guadalajara y en algunos de los templos más grandes de la ciudad

Comentarios