Calla la Casa Blanca ante la provocación de Cheney a Kerry

jueves, 9 de septiembre de 2004
* Se niega a refutar las palabras del vicepresidente, quien declaró que si gana el demócrata EU sería blanco de otro ataque terrorista * Edwards exige a Bush que su compañero de fórmula se retracte Washington, 8 de septiembre (apro) - Luego del furor político y social que causó en Estados Unidos el vicepresidente Dick Cheney, al declarar que el país sería víctima de otro ataque terrorista si John Kerry, el candidato presidencial del Partido Demócrata, gana las elecciones del próximo 2 de noviembre, la Casa Blanca se abstuvo de refutar las provocadoras palabras del compañero de formula electoral del presidente George W Bush “Cada candidato tiene distinta manera de abordar el asunto de la guerra contra el terrorismo”, declaró Scott McClellan, el portavoz de la Casa Blanca Inmediatamente después del rechazo de la presidencia a refutar las declaraciones del vicepresidente, John Edwards, el senador de Carolina del Norte y candidato a la Vicepresidencia por el Partido Demócrata, retó directamente al presidente Bush a que obligara a Cheney a retractarse de lo que había dicho, ya que su advertencia de que Estados Unidos estaría en riesgo de un ataque terrorista si Kerry gana la presidencia, es un acto sucio y anti-estadunidense “Esta declaración del vicepresidente tiene la intención de dividirnos, la hizo de manera calculada para dividirnos sobre el tema de la seguridad y estabilidad del pueblo estadunidense, esto es un error y es un acto anti-estadunidense”, apuntó Edwards en gira proselitista por el estado de Virginia del Oeste A menos de dos meses de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, y justo cuando las encuestas de los medios de comunicación ponen a Bush al frente de la preferencia del electorado, Cheney se reafirmó como el político más radical y principal promotor de la política del miedo que intenta intimidar al electorado que está en favor de Kerry, anteponiendo que si Bush pierde la reelección y ocurre un ataque terrorista como los del 11 de septiembre de 2001, el único responsable sería Kerry, aunque también habría corresponsabilidad de los estadunidenses que lo eligieran “Es absolutamente esencial que dentro de 8 semanas, el 2 de noviembre, tomemos la decisión correcta, porque si nos equivocamos corremos el peligro de que seamos nuevamente atacados, y seremos golpeados en una forma que será devastadora desde el punto de vista de Estados Unidos”, fue la declaración provocadora y escandalosa que hizo este martes el vicepresidente Cheney, durante una gira de campaña en Iowa Consciente de lo controversial de las palabras de su compañero de fórmula, Bush rechazó hablar del asunto cuando fue abordado por los reporteros durante una reunión con líderes bipartidistas del Congreso federal, en la Casa Blanca, antes de salir a Florida para hacer un recorrido por la zona devastada por el huracán Frances El vocero presidencial explicó que lo de Cheney no es más que la definición de la manera en que republicanos y demócratas abordan el tema de la guerra al terrorismo “Es de lo que estaba hablando el vicepresidente”, apuntó McClellan Ante la furia de los demócratas y el debate político que armó el Vicepresidente, la oficina de prensa de Cheney simplemente declaró que las palabras de su jefe habían sido tomadas fuera de contexto y que de ninguna manera tienen tinte anti-estadunidense Algunos analistas consideraron de inmediato que si Kerry y Edwards le sacan provecho a la declaración de Cheney, podrían crearle mucho daño electoral al presidente Bush, al acusar al vicepresidente de querer dividir a la nación al poner sus ambiciones electoreras y políticas, por encima de los intereses de la seguridad de Estados Unidos “Esta declaración del vicepresidente no sólo tiene la intención de dividirnos, además de esto, es deshonesta e indigna Esta es una prueba para el presidente, ya veremos si el presidente cumple con esta prueba en los próximos días”, arremetió Edwards Conforme pasan los días, la lucha por la presidencia de Estados Unidos está mostrando a un Bush aguerrido en sus ataques a su contrincante, aunque mucho más moderado que Cheney Mientras, el candidato presidencial demócrata se mantiene encajonado y la defensiva como lo quieren tener los republicanos, por lo que las encuestas denotan una mayor afección electoral por el presidente que se ve más seguro aun en sus ataques y desvaríos que Kerry, quien, de entrada, no tiene el carisma ni los requerimientos para ser un buen candidato, no obstante su sobrada y probada audacia de ser un buen político, con respecto al presidente de Estados Unidos A dos días de la conmemoración del tercer aniversario de los ataques terroristas del martes 11 de septiembre, a Nueva York, Pensilvania y Washington, Cheney intentó con sus declaraciones mantener a los estadunidenses bajo la manta del miedo y pavor al terrorismo, abusando del hecho de que la población de Estados Unidos se mantiene a la expectativa y bajo un ambiente de inseguridad, creado por el mismo gobierno de Bush El fracaso del gobierno estadunidense para atrapar a Osama Bin-Laden, el presunto responsable de los ataques del 11 de septiembre de 2001, y para desmantelar y destruir a la organización Al-Qaeda, los sondeos públicos siguen mostrando que el electorado estadunidense confía más en Bush que en Kerry, en cuanto al tema del candidato que garantizaría más seguridad ante la amenaza del terrorismo

Comentarios