OEA y prensa: Aprender de los errores

lunes, 17 de enero de 2005
Washington, 17 de enero (apro) - La prensa mexicana, pero sobre todo los corresponsales de medios mexicanos acreditados en Washington, DC, deben tomar en cuenta la experiencia que vivieron los reporteros colombianos con el caso del expresidente César Gaviria, cuando éste, el 15 de septiembre de 1994, asumió la secretaría general de la Organización de los Estados Americanos (OEA) Aunque nada en esta vida es seguro, excepto la muerte, como dice un viejo y conocido proverbio, en la capital estadunidense la mayoría de los miembros del círculo diplomático latinoamericano y caribeño, y algunos políticos estadunidenses, dan por sentado que Luis Ernesto Derbez, secretario de Relaciones Exteriores de México, será el próximo secretario general del Sistema Interamericano Al igual que algunos analistas políticos, los que sostienen este vaticinio se basan en dos situaciones: La primera, que en Centroamérica no hay un candidato de consenso, porque la candidatura de Francisco Flores, el expresidente de El Salvador, hasta ahora no ha sido endosada más que por el gobierno de su país, y Belice apoya a Derbez, lo que automáticamente hace que Estados Unidos, que tendrá la última palabra para elegir al secretario general, dé su apoyo a otro candidato que no sea de la región central del Hemisferio Y segundo, la casualidad que anunció el propio Derbez el miércoles anterior en Washington, cuando presentó su plan de trabajo en la OEA, que los gobiernos de México y Estados Unidos convocaron a la celebración en febrero de una asamblea extraordinaria del sistema interamericano para realizar la elección del secretario general A este anuncio se le dio la lectura de que el canciller mexicano ya consiguió el visto bueno de Estados Unidos, porque nadie se atreve a pedir elecciones cuando sabe que no tiene asegurados los 18 votos, que en este caso necesita de los 34 países miembros activos de la OEA para ganar la contienda, y menos cuando existen otros dos contrincantes, Flores y José Miguel Insulza, el excanciller de Chile La historia del organismo interamericano demuestra que cuando la Casa Blanca dice a este candidato lo apoyo para ser secretario general de la OEA, de inmediato se suman para el elegido el resto de los votos que necesita para ganar Si las dos teorías resultan ciertas con respecto del caso Derbez, la prensa mexicana debe tener mucho cuidado para no incurrir en el error que cometieron los colegas colombianos En septiembre de 1994 Gaviria llegó a la OEA arrastrando su título de expresidente, por lo que su opinión podría ser noticia en Colombia en ese entonces Hace unos diez años Colombia vivía una época de bonanza económica, no era una nación desarrollada pero sí una de las más estables de Latinoamérica Con el arribo de un expresidente colombiano a la OEA, y que además tres meses antes había dejado el poder en Bogotá, los medios colombianos de pronto mandaron y acreditaron corresponsales en Washington “Éramos más de doce”, recuerda la reportera colombiana Marcela Sánchez, en ese tiempo corresponsal del ya desaparecido diario El Espectador, y actualmente columnista para la sección online y esporádicamente de la impresa, del periódico estadunidense The Washington Post Ante cualquier acontecimiento político que ocurría en Colombia, corrían los corresponsales de ese país a la OEA para pedir la reacción de Gaviria “No tengo nada que decir, soy expresidente y ahora secretario general de la OEA, y no voy a opinar sobre la situación política o asuntos internos de alguno de los países miembros del sistema” Esta era una de las respuestas recurrentes que daba Gaviria “Nos tomó un par de años darnos cuenta que era secretario general de la OEA y que por tanto no se atrevería a hablar públicamente sobre lo que pasaba en Colombia”, agrega Sánchez, sin evitar un risita burlona al recordar esos años Si Derbez gana, los acontecimientos políticos de México pasarán a ser un caso más de los otros 33 que tendrá que abordar, de manera neutral, como secretario general de la OEA Ojalá los reporteros mexicanos no caigamos en el error de los colegas colombianos La tentación será recurrente, ya que en caso de consolidarse, el mandato de Derbez en la OEA se dará justo al inicio del debate en el Congreso de Estados Unidos de la reforma migratoria que tanto ha peleado y buscado en su función como titular de la SRE

Comentarios