Tres funcionarios de la SRE irán a la toma de posesión de Bush

martes, 18 de enero de 2005
* Después de la ceremonia asistirán a una fiesta de “besa manos” * El boleto de entrada cuesta 15 mil dólares por persona Washington, 17 de enero (apro) - No obstante --y en cumplimiento de lo estipulado en el Protocolo--, que la representación de México en la toma de posesión o juramentación del presidente de Estados Unidos le corresponde al embajador mexicano ante la Casa Blanca, que en este caso es Carlos de Icaza, el gobierno de Vicente Fox decidió enviar a tres funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), a la tan criticada y costosísima fiesta del inicio del segundo mandato del presidente George W Bush La delegación mexicana, que por Protocolo no podrá estar en las escalinatas del Congreso federal estadunidense cuando Bush, por segunda vez, sea juramentado presidente, está compuesta por Gerónimo Gutiérrez, subsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte; por el ingeniero Juan Bosco Marti Ascencio, director general para América del Norte; y por el primer secretario, Miguel Monterrubio Cubas, coordinador de asesores de Gutiérrez El viaje de estos tres funcionarios de la SRE, que en el lenguaje político mexicano podría interpretarse como la misión del “besa manos” de parte del gobierno foxista al de Bush, sorprende de alguna manera, sobre todo, porque se da justo cuando se está criticando a la Casa Blanca por querer hacer una fiesta tan ostentosa, que nada más al erario del Distrito de Columbia (Washington, DC) le costará entre 17 y 18 millones de dólares, cuando en Asia millones de personas victimas del tsunami, se han quedado sin vivienda, familiares y alimentos Una fuente diplomática que solicitó no se le mencionara por temor a la molestia de los tres enviados, indicó que ellos estarían presentes en una de las fiestas que después de la ceremonia de juramentación y desfile del Capitolio a la Casa Blanca, se darán en varios puntos de la Ciudad, y cuyo boleto de entrada en algunos, supera los 15 mil dólares La agencia Apro intentó descubrir sin resultado, si los tres enviados habían recibido un boleto de cortesía para la fiesta a la que asistirán, o si con tal de estar en la fila del “besa manos”, el costo se pasó al erario mexicano Lo que sí aclaró la fuente diplomática, es que los tres enviados asistirían a una fiesta en la que, aunque sea sólo por unos cuantos minutos, se aparecerá el flamante reelecto presidente de Estados Unidos en compañía de su esposa, es decir, los tres enviados corren el riesgo de ni siquiera poder estar cerca de Bush en la fiesta Sin embargo, se considera que la presencia de Gutiérrez, no la de Bosco Marti Ascensio ni la de Monterrubio Cubas, pudiera tener utilidad si se encuentra, por lo menos, con algún funcionario de segundo nivel que formará parte de la Secretaría de Estado, y éste pudiera ser Robert Zoellick, todavía representante Comercial de la Casa Blanca, pero que ha sido escogido para ser el subalterno de Condoleezza Rice, en caso de que ésta gane, lo que se da como mero trámite burocrático, la confirmación en el Senado como secretaria de Estado, en reemplazo de Colin Powell

Comentarios