Asesinados por informar

domingo, 2 de enero de 2005
En 2004, México fue el país de América Latina donde más periodistas fueron asesinados Los crímenes involucran el poder del narcotráfico o de las autoridades corruptas -a menudo ambos-, ya que coincidentemente las víctimas o las publicaciones en que trabajaban solían exhibir sus acciones Otro sello común es el cúmulo de irregularidades con que se ensucia o se demoran las investigaciones Las rutas del narcopoder corren paralelas a los caminos del periodismo Los asesinatos de Roberto Mora García, director editorial de El Mañana de Nuevo Laredo; Francisco Javier Ortiz Franco, editor del semanario tijuanense Zeta; Francisco Arratia Saldierna, columnista de varios periódicos de Tamaulipas; y Gregorio Rodríguez Hernández, fotógrafo de El Debate de Sinaloa, tienen en común la mezcla de corrupción y crimen organizado en el entorno político, la falta de credibilidad en las investigaciones y la creación de chivos expiatorios o la pretensión de reducir los homicidios a "crímenes pasionales" Según la estadística de la organización Reporteros sin Fronteras, elaborada en noviembre pasado, México es el país de América Latina donde más periodistas fueron asesinados en 2004, por encima de Colombia, Brasil, Haití, Perú y Nicaragua De los 16 crímenes registrados en la región, cuatro correspondieron a México El mismo organismo consideró que la muerte de Francisco Javier Ortiz Franco, de Zeta, "no es más que un ejemplo del recrudecimiento de la violencia contra la prensa en 2004, tras varios años sin que se produjeran asesinatos" Para Reporteros sin Fronteras, "en México existe de hecho una libertad de prensa a dos velocidades: por una parte la prensa nacional, a la que su importancia parece poner (relativamente) al abrigo de la represión; y por otra, los medios de comunicación locales y regionales, que permanentemente son víctimas de agresiones y presiones no sólo del crimen organizado, sino también de autoridades locales y policías, que todavía aceptan con dificultad su papel de contrapoder" Según la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (Fapermex), han sido 11 los informadores asesinados desde febrero de 2000 hasta el 30 de noviembre de 2004 Otros casos atribuidos al ámbito del narcotráfico y la corrupción son los asesinatos de José Luis Ortega Mata, director del semanario Ojinaga, en Chihuahua, ocurrido el 24 de marzo de 2001; del locutor y periodista José Ramírez Puente, de Radio Net, en Ciudad Juárez, Chihuahua, ocurrido el 28 de abril de 2000; y de Hugo Sánchez Eustaquio, editor de La Verdad, de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, cuyo cuerpo fue hallado el 19 de julio de 2001 Secuestros y amenazas En la lista de los periodistas asesinados en 2004 se incluye a Leodegario Aguilera, editor de la revista Mundo Político y colaborador en Tribuna y La Crónica, de Chilpancingo, quien desapareció desde el 22 de mayo y cuyos restos fueron encontrados el 8 de septiembre, según el procurador general de Justicia del estado de Guerrero, Jesús Ramírez Guerrero Sin embargo, las pruebas de ADN no coinciden con su identidad y su hija Maribel Aguilera niega que la osamenta corresponda a su padre De hecho, ella insiste en que el periodista continúa desaparecido y pugna por que la investigación prosiga Recuerda las últimas palabras que escuchó de su padre: "Ya me voy a Los Cabos porque ahí me dijeron de las propiedades de René Juárez", gobernador de Guerrero Las agresiones e intimidaciones contra reporteros, directores y periódicos fueron constantes en 2004 Apenas el sábado 18 de diciembre, personas no identificadas le prendieron fuego al vehículo del editor general del periódico Imagen de Zacatecas, Francisco Reynoso, quien además ha sido amenazado de muerte Según el director general del diario, Eugenio Mercado, las primeras evidencias apuntan a que se trató de "un atentado a la libertad de expresión" En Oaxaca, un grupo de supuestos comuneros ocupó las instalaciones del periódico Noticias, que se ha caracterizado por su línea crítica hacia el gobierno de José Murat El 28 de noviembre personas encapuchadas y armadas irrumpieron en las bodegas del rotativo, ubicadas en Santa Cruz Amilpas El saldo fue de un muerto El director general editorial, Ericel Gómez Nucamendi, atribuyó la autoría intelectual del ataque al secretario general de Gobierno estatal, Jorge Franco Vargas Marchas de solidaridad y protestas por ese atentado se realizaron en Oaxaca durante las primeras semanas de diciembre La editora y jefe de corresponsales de Noticias, Ángeles Velasco, insiste en que las autoridades judiciales de la entidad han actuado con negligencia Cita al director general del Departamento de Recepción de Quejas por Agresiones a Periodistas de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González, quien se mostró sorprendido por la falta de solidaridad de los medios de información locales con Noticias Reporteros sin Fronteras se refiere en su informe el caso de nueve periodistas de Ciudad Juárez, quienes fueron citados ministerialmente en mayo de 2004 por la Procuraduría estatal para que revelaran el origen de la información que publicaron sobre los asesinatos de mujeres y que incrimina a poderosos empresarios juarenses, lo mismo que a autoridades policiacas Varios de estos informadores trabajan en el periódico El Norte de Ciudad Juárez, caracterizado por sus críticas a los resultados de las investigaciones Reporteros sin Fronteras, con sede en París, considera que los artículos 350 a 363 del Código Penal federal mexicano están desfasados porque establecen todavía hasta dos años de cárcel para quienes cometan "delitos de prensa", "en contradicción con los textos de la Organización de Naciones Unidas o los de la Organización de Estados Americanos, que son autoridad en la cuestión" La movilización en defensa de la integridad física de los informadores y por el esclarecimiento de los crímenes aún es incipiente A partir del asesinato de Roberto Mora se formó la comisión En Memoria, integrada desde el 15 de abril por las organizaciones Libertad de Información México (Limac), Pen Club, Reporteros sin Fronteras, Centro de Estudios Fronterizos y Promoción de los Derechos Humanos, y el Centro de Periodismo y Etica Pública En Memoria presentó una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), "debido a las múltiples irregularidades acaecidas en las investigaciones" La CNDH deberá dar respuesta en los primeros 10 días de enero, y hasta la fecha no ha emitido ninguna recomendación Por otro lado, se formó la red de periodistas Ni uno Más, que en octubre se manifestaron para exigir el esclarecimiento de los crímenes en el país Un mes después de las movilizaciones fue asesinado el fotógrafo de El Debate y se recrudeció la presión contra Noticias de Oaxaca Estado peligroso Antes de 2004, se registraron cinco crímenes contra el gremio en Tamaulipas, la entidad con el mayor índice al respecto El período coincide con el gobierno de Tomás Yarrington Además de los casos de 2004 (Roberto Mora y Francisco Arratia), el 18 de enero de 2002 fue asesinado Félix Fernández García, director de la revista Nueva Opción, de Ciudad Miguel Alemán, Tamaulipas; el 24 de marzo de 2001 fue ultimado Saúl Antonio Martínez Gutiérrez, subdirector de El Imparcial, de Matamoros; el 9 de abril de 2000 se halló el cuerpo sin vida de Pablo Pineda Gaucín, reportero de La Opinión de Matamoros, en Harlington, Texas; el 1 de febrero de 2000 fue asesinado Luis Roberto Cruz Martínez, reportero de la revista Multicosas, en Reynosa; y el 15 de abril de 1999 la víctima fue el editorialista de El Bravo, Matamoros, Mario Morales Palacio Dos de los casos más espinosos son los de Roberto Mora García, director editorial de El Mañana, asesinado la madrugada del 19 de marzo, y Francisco Arratia, colaborador de varios medios de comunicación, en especial de la página WEB EnLíneaDirectainfo, en la cual publicó que los movimientos al frente de la policía estatal beneficiaban al narcotráfico Durante cuatro años al frente del rotativo, propiedad de la familia Déandar, Mora García firmaba una columna con el seudónimo El Puente Ahí denunció insistentemente la relación de los cuerpos policiacos con el narcotráfico y de las autoridades municipales con el crimen organizado Sin embargo, desde el inicio de las investigaciones, las autoridades ministeriales de Tamaulipas orientaron el homicidio a la hipótesis del "crimen pasional", con un fuerte sesgo homofóbico, a pesar de las evidencias e irregularidades documentadas por la comisión En Memoria y pese a dos notas diplomáticas de la embajada de Estados Unidos Una semana después de ese crimen, la policía detuvo a dos sospechosos: Mario Medina Vázquez, de 23 años y de origen estadunidense, y su pareja sentimental Hiram Oliveros Ortiz, de 28 años, quienes no contaron con la asistencia legal ni consular debida; fueron aislados y torturados para que se autoinculparan ante las cámaras de la televisión local y posteriormente se les encarceló El 13 de mayo, en la tarde, Medina apareció muerto en la prisión Presentaba 88 lesiones de arma punzocortante e indicios de abuso sexual Su presunto asesino, Roberto Herrera González, alias El Pitufo, declaró primero que lo apuñaló por una riña en el campo de futbol, según declaró a El Mañana, y después afirmó que Mario Medina lo "acosaba" sexualmente Un día después del crimen, el embajador estadunidense Tony Garza declaró que esperaba de las autoridades tamaulipecas "una investigación detallada" del nuevo crimen y "de la falta de protección a Mario Medina, la cual fue solicitada en repetidas ocasiones" Al día siguiente, el 15 de mayo, el procurador Francisco Cayuela fue cesado Los familiares de Hiram Oliveros, el otro "asesino confeso", mantienen un fuerte hermetismo, temerosos de nuevas represalias, y solicitaron el traslado de Hiram al Cereso de Ciudad Victoria Paralelamente, trabajadores del periódico han sido presionados y las autoridades insisten en que la muerte de Mora se debe a un "crimen entre homosexuales", para evadir las otras líneas de investigación De hecho, han distribuido supuestas cartas íntimas del director de El Mañana para apoyar sus versiones de que no se trató de un "atentado contra la libertad de expresión" La Comisión de Odio de Crímenes por Homofobia documentó que al cuerpo de Mora se le hicieron análisis de anticuerpos a VIH para saber si "estaba contagiado de sida" Por su parte, la comisión En Memoria realizó una visita a Tamaulipas del 22 al 24 de abril, y en mayo presentó un informe sobre las irregularidades de la investigación Destacan las siguientes: 1 El arma del homicida no coincide con las heridas presentes en el cuerpo de la víctima 2 El Ministerio Público de Tamaulipas ordenó la detención urgente de Mario Medina e Hiram Oliveros, pretextando que querían huir Sin embargo, se confirmó que sus actividades habían sido rutinarias 3 Se cuenta con videograbaciones que muestran que el representante de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Tamaulipas, José Homero Rodríguez Flores, estuvo presente en el interrogatorio y confesión del presunto asesino, y no protestó a pesar de ser enterado de la tortura de Mario Medina 4 Se permitió la liberación de un implicado, Raúl Eduardo Coss García, detenido en Mexicali, Baja California 5 El entonces procurador de Tamaulipas, Francisco Cayuela, informó públicamente que había sido encontrada sangre de la víctima en el departamento de Mario Medina e Hiram Oliveros El peritaje demostró que no era cierto Para En Memoria, "la renuncia del Estado a la investigación efectiva y completa del asesinato de un periodista y la falta de sanción penal de las autoridades materiales e intelectuales, resultan especialmente graves por el impacto que tienen sobre la sociedad", según el comunicado que difundieron el pasado 23 de diciembre Cinco meses después de la muerte de Roberto Mora, el 31 de agosto, se encontró el cuerpo de Francisco Arratia Saldierna, quien colaboraba con su columna Portavoz para los periódicos El Regional, PM, La Extra, El Fronterizo, El Mercurio, El Cinco y para la página WEB EnLíneaDirectainfo Un mes antes de su asesinato, publicó columnas en las que informaba sobre el llamado cártel del Milenio y sus sicarios, Los Chachos, vinculados a Joaquín El Chapo Guzmán Días antes del crimen acusó al excomandante Adolfo Velazco Ramírez de haber "lanzado el gato a retozar" en un negocio de "alto contenido en dólares" con un agente del Ministerio Público Arratia anunció que daría a conocer más detalles en una segunda colaboración, que no alcanzó a publicar El día de lo hechos, se dice en reportes ministeriales, varias personas llegaron a la empresa automotriz Amex, propiedad de Arratia a bordo de un auto rojo Después, los sujetos secuestraron al periodista y no se supo de él hasta las 14:00 horas, cuando fue encontrado detrás de las instalaciones de la Cruz Roja, severamente golpeado y herido aparentemente con un arma punzocortante Tres horas más tarde, Arratia falleció en el Hospital Pumarejo Hasta el momento, las autoridades han detenido como principal sospechoso a Raúl Castelán Ruiz, un exmilitar que perteneció a Los Zetas, sicarios del cártel del Golfo El principal indicio es que Castelán hizo tres llamadas a sus familiares en Veracruz desde el celular de Arratia Tijuana y Sinaloa El 22 de junio pasado murió Francisco Javier Ortiz Franco, en el tercer atentado contra periodistas del semanario Zeta En noviembre de 1997 el director de la publicación, Jesús Blancornelas, sobrevivió a un ataque, y el que fuera su codirector, Héctor Félix Miranda, El Gato, fue asesinado en 1988, presuntamente por personal de seguridad de Jorge Hank Rhon Desde el principio se establecieron tres líneas básicas de investigación: narcotráfico, actividad profesional y reapertura del expediente vinculado a Félix Miranda, donde aparece el nombre de Jorge Hank Rhon, ahora alcalde priista de Tijuana En su edición posterior al asesinato, Zeta publicó en portada a sus tres principales sospechosos: "Tres miembros del grupo Los Zetas", "un equipo de Barrio Logan" y "Jorge Hank Rhon" Según información de la Procuraduría General de la República (PGR) entregada a la comisión En Memoria el 8 de noviembre, entre los principales responsables del crimen se encuentran tres integrantes del cártel de Tijuana (Jorge Alberto Briceño El Cholo, Eduardo Ronquillo El Niño y Artemio Villarreal Albarrán El Nalgón), así como los exagentes ministeriales Hernando Villegas Delgado y José Luis Molina De acuerdo con investigaciones de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la PGR, el móvil del crimen habría sido la publicación de las fotografías de alrededor de 40 integrantes del cártel de los Arellano Félix En mayo de 2004, Ortiz Franco publicó un reportaje con el encabezado: Más de 70 mil dólares costaron las credenciales a sicarios del cártel de Arellano Félix En él reveló que en la transacción participó personal de la Procuraduría estatal, así como un sicario de Ismael Higuera Guerrero El Mayel La línea de investigación que involucra a Hank Rhon no ha sido mencionada aún por la PGR Los crímenes y ajustes de cuentas por parte de narcotraficantes han causado más de 400 muertes en los estados del norte del país, la mayoría en Sinaloa En ese estado, el 28 de noviembre fue acribillado a balazos Gregorio Rodríguez, fotógrafo del diario El Debate, en la esquina de la calle La Paz y el callejón Aquiles Serdán del fraccionamiento Infonavit Buenos Aires, de Escuinapa Según testigos, varios individuos que llegaron a pie le dispararon a quemarropa al fotógrafo, que cenaba con sus dos hijos, y después huyeron Otras versiones mencionan a dos individuos a bordo de una camioneta El pasado 13 de diciembre, el procurador de Sinaloa, Óscar González Mendívil, presentó a Abraham Ernesto Cedano Ornelas -sicario del cártel comandado por Ismael El Mayo Zambada- como uno de los presuntos responsables del asesinato Además, informó que la policía busca a otros integrantes de la familia Cedano Ornelas e investiga a Antonio Frausto, en cuya finca se halló un vehículo Jeep con rastros de sangre, donde presuntamente viajaban los atacantes Cedano Ornelas, de 20 años de edad, negó ser cómplice del crimen y dijo ser un jornalero agrícola que vivía en la calle de Aquiles Serdán, en el centro de Escuinapa El procurador señaló que "en un futuro próximo" se establecerán los móviles del crimen Reporteros sin Fronteras envió una carta al gobernador saliente de Sinaloa, Juan S Millán, en la que demanda "una investigación seria y que no descarte la hipótesis profesional"

Comentarios