El PAN, totalmente ultraderecha

viernes, 21 de enero de 2005
México, D F, 20 de enero (apro)- Para quienes todavía tenían alguna duda --dentro y fuera del PAN--, de la descomposición de este partido político formalmente en el poder presidencial, la denuncia pública de Germán Martínez esclarece por completo esta crisis que tiene efectos para la sociedad “Denuncio, advierto a los militantes del partido de una peligrosa derechización de Acción Nacional”, advirtió Martínez hoy jueves, al declinar su propósito de presidir ese partido que, diagnosticó, “está deslavando su propuesta de fondo, de aprecio con los menos favorecidos, de aprecio en virtud en comunidad, de aprecio a la libertad responsable a cambio de espacios de poder que no van a ningún lado” Pues sí, qué duda cabe ya a estas alturas: El PAN está controlado, sobre todo desde la primera presidencia de Luis Felipe Bravo Mena, en 1998, por la extrema derecha secretera que logró desvirtuar, completamente, el proyecto humanista de los fundadores encabezados por Manuel Gómez Morín Martínez Cázares acierta cuando acusa que el PAN se ha corrido más hacia la extrema derecha --por definición excluyente, autoritaria y censora--, pero se equivoca cuando afirma que se cede la libertad a cambio de espacios de poder que no van a ningún lado No: La extrema derecha sí tiene proyecto Parte de este proyecto es, justamente, el desplazamiento de quienes enarbolan, como Martínez y Felipe Calderón, entre muchos otros, una tradición de la derecha liberal, opuesta al autoritarismo y a la izquierda, para ser sustituidos por quienes, en su origen, fueron aliados del ultraconservadurismo priista y que, luego, optaron por penetrar al PAN para apoderarse completamente de él, como ya lo han logrado Hay que decirlo con toda claridad: En realidad Martínez se refiere a la Organización Nacional del Yunque, que insiste en mantenerse en el secreto y a la que pertenecen Bravo Mena y Manuel Espino, al frente de centenares, miles de militantes en todo el territorio nacional que, por supuesto, anteponen la obediencia a sus jefes ocultos que imparten las órdenes a la doctrina panista fundacional En el combate por la presidencia que deja Bravo Mena --quien sin duda será el sucesor de Luis Ernesto Derbez en la Secretaría de Relaciones Exteriores, con lo que aumenta la nómina de yunques en la administración pública federal--, Espino Barrientos se perfila como el más viable triunfador ante el expriista Juan José Rodríguez Prats y el potosino Alejandro Zapata Perogordo Es de preverse que, en la elección de marzo, uno de los dos decline para hacer contrapeso a Espino, pero difícilmente les alcanzará para vencer a quien en el Consejo Nacional El Yunque es el factor de decisión, aun cuando, para encubrir la fuerza invisible de esta organización secreta, haya consejeros que dicen apoyar a uno y a otro La posibilidad de que, al final, Carlos Medina Plascencia se inscriba para suceder a Bravo Mena tampoco resolverá el problema de fondo Apoyado por los yunques, Medina tampoco podrá ser presidente de “unidad” La razón: A través de Rodríguez Prats y Zapata, Diego Fernández de Cevallos tratará de liquidarlo a cualquier costo, conocida de sobra la diatriba que sostienen desde hace años Los panistas identificados con el ideario de los fundadores están claros: Ya les fue arrebatado su partido y, aun cuando Martínez, afirme que más adelante habrá oportunidad de “encabezar una lucha por un PAN social”, es muy claro que no se augura mayor éxito Esta crisis del PAN, que se deriva también de la ineptitud y la corrupción en algunos de sus gobiernos --incluido el federal--, no es buena noticia para la sociedad mexicana El extremismo de los militantes de El Yunque apoderado de ese partido implica efectivamente, como acusa Martínez, un peligro en términos de las libertades y de la atención de la pobreza El ascenso descarado de la extrema derecha en el PAN implica, también, una polarización entre sectores de la sociedad, porque los militantes secreteros tienen la justificación ideológica, y según ellos teológica, de cometer arbitrariedades en el nombre de Dios Lo que ocurre en el PAN es, sin duda, un asunto que concierne a la sociedad, no sólo porque la Constitución define a los partidos políticos como entidades de interés público, sino porque la actuación de políticos al margen de la ley máxima y lo que establecen los principios democráticos, como la transparencia y rendición de cuentas, se debilitan Por ello es preciso que el ciudadano presidente Vicente Fox, jefe de las instituciones, y el secretario de Gobernación, Santiago Creel, prospecto panista a sucederlo, asuman su responsabilidad política y moral ante la actuación de la organización secreta, porque de lo contrario con su silencio convalidarán su actuación y serán cómplices Apuntes… Lo que faltaba: el Tribunal Electoral Federal anula el proceso interno panista en el Estado de México como resultado de la inconformidad de José Luis Durán ante las irregularidades cometidas por Rubén Mendoza Ayala, expriista como el flamante gobernador de Tlaxcala, Héctor Ortiz, y la candidata de ese partido al gobierno de Quintana Roo, Addy Joaquín Coldwell… Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios