Rechaza Cárdenas ser el Plan B de López Obrador

viernes, 21 de enero de 2005
* Empresarios destacan virtudes del exgobernador * AMLO, un anarquista, dicen México, DF, 20 de enero (apro) - Conmovido por las expresiones de apoyo de unos 600 simpatizantes reunidos en el Centro Asturiano, Cuauhtémoc Cárdenas empezó los primeros minutos de su discurso con voz entrecortada Llegó minutos después de la nueve de la mañana, acompañado por su esposa, Celeste Batel, y su suegra, Severina Borbat, en su automóvil Cruiser negro Ninguno de sus hijos, Cuauhtémoc o Camila, asistieron, y ni pensar en el mayor, Lázaro, ocupado en sus labores como gobernador en Michoacán En la mesa del ingeniero, amigos cercanos como Julio Moguel o Saúl Escobar, éste representante del PRD en el IFE, así como empresarios del norte del país que dicen conocer a Cárdenas Solórzano de décadas atrás, como Alejandro Gurza, consejero de la Ford Motor Company y ex dirigente de la Coparmex en Coahuila, y los regiomontanos Humberto Guzmán y Manuel Conde, dedicados también a la distribución de automóviles “Vine desde Torreón a dar mi apoyo a Cuauhtémoc Cárdenas –dijo efusivo Gurza, en voz alta-- porque siempre lo he apoyado, desde la primera vez en 1987, porque es un hombre decente y patriota; mientras el otro, Andrés Manuel López Obrador, es un anarquista; una diferencia más es que Cuauhtémoc es reconocido internacionalmente, y puede hacer pactos que favorezcan al país, mientras que aquel sólo los haría con Hugo Chávez” Chilaquiles verdes con frijoles, fruta, jugo de naranja y café, fue el menú que consumieron los 600 asistentes, quienes aportaron cien pesos por ver y escuchar a quien se le ha llamado --sin que ello le agrade-- “líder moral del PRD” En el preámbulo, cuatro oradores manifestaron los motivos de su respaldo a quien, en su momento, Porfirio Muñoz Ledo llamó “dueño del PRD” Voto inútil Paco Ignacio Taibo II, el tercer orador, levantó el ánimo de los comensales al señalar que todas las mañanas, “para un abstemio como yo, la cruda realidad es cada vez más cruda”, al recordar la motivación del “voto inútil” Este, agregó, es emitido por aquel que “vota por un pendejo porque va a ganar; es aquel que metes en la urna y te arrepientes seis años después… la gente ya no merece otra vez emitir el voto inútil, la política tiene que ser de una vez por todas asunto de principios” El apoyo a Cuauhtémoc Cárdenas, abundó el escritor, puede tener dos lecturas: “O se convierte en el parteaguas de los despechados por otras candidaturas en otros partidos, o vuelve a ser la voz de izquierda, de los jodidos, de los desposeídos que no han visto un cambio profundo en este país” Después de meses de anunciar su destape, y de presentar un documento firmado por personajes que lo apoyan, Cárdenas dio respuesta a la reiterada pregunta de comunicadores y políticos, de por qué buscar una cuarta candidatura presidencial, tras los tres anteriores fracasos electorales: La decisión, sostuvo ante sus seguidores, “la tomo sustentada en las múltiples opiniones que he recibido, estando plenamente consciente, tanto de la distinción de la que me hacen objeto quienes me han manifestado su apoyo, simpatía y solidaridad, como de la responsabilidad que ello entraña para mí, tanto hacia la nación como con respecto de todos aquellos que me brindan su confianza” ¿Por qué buscar una cuarta candidatura cuando está muy por debajo en los sondeos? Para esta pregunta recurrente, Cárdenas también tuvo respuesta: “Arrancando campaña, con el apoyo plural que está ya generando, llegará el momento de estar arriba en las encuestas y, sobre todo, arriba en votos” Frente a su partido, el sol azteca, Cárdenas --en tono mesurado-- aceptó el reto de ir a una elección interna, con el recuerdo de haber ganado la que lo eligió como candidato al gobierno capitalino en 1997, y después la constitucional Al partido que fundó en 1989, Cárdenas avizoró que estará en “la construcción de una alianza patriótica, nacional y democrática, de ciudadanos, organizaciones sociales y partidos”, que buscaría promover su proyecto de nación “Un México para todos” Al señalar que en marzo se renovará la directiva, a la que le corresponderá fijar las reglas para la selección del candidato, comentó que “será, por lo que a mí corresponda, una contienda franca entre compañeros, de propuesta y compromiso” Tras delinear su proyecto de nación, Cárdenas destacó que “las ofertas que cualquiera pueda hacer hacia el futuro serán siempre inciertas”, y puso en la mesa como su principal capital político su “trayectoria y la experiencia” que tuvo como funcionario del gobierno federal, gobernador de Michoacán y jefe de Gobierno en el Distrito Federal (GDF), cargos en los que estuvo al frente de “equipos políticos que han sido leales a los principios que se comprometieron a respetar y a promover, y han sido activos en la búsqueda de objetivos que se propusieron y se han propuesto alcanzar” Izquierda moderna A su favor, Cárdenas asumió como obra suya y de sus seguidores lo que llamó la “izquierda moderna”, proceso que culminó con “romper la cerrazón del régimen de partido de Estado y activar el proceso de transformaciones democráticas”, lo que admitan propios y extraños, “como también reconocen que no ha habido ni claudicaciones ni atropello a los principios, porque la congruencia entre el compromiso públicamente adoptado y lo hecho ha sido norma de conducta observada” Este señalamiento arrancó un prolongado aplauso de los asistentes, que fue coronado con la afirmación de que en el 2006 lo que reclama México es “un gobierno patriótico”, y que a su vez sea uno que “no busque la polarización de la sociedad, sino la conciliación de intereses y los espacios de coincidencia, que eviten las confrontaciones estériles, y más aún, la confrontación por la confrontación misma, respetuoso de la ley y que la haga cumplir” Al término, abrazos y felicitaciones a un Cárdenas emocionado y dispuesto a pelear con todo por la candidatura de su partido “No soy ningún plan b”, contestó molesto cuando se le pidió su opinión por la versión que corre entre los seguidores de López Obrador, de que en caso de que el tabasqueño fuese desaforado y no poder contender por la Presidencia, tendría que pensarse en una candidatura emergente: “Busco la candidatura de mi partido y espero que no haya ninguna confrontación, porque la contienda interna va a fortalecer al PRD al ponerse en la mesa el debate de ideas”, señaló Cárdenas, quien mandó un “caluroso saludo de compañeros y amigos” a quien encabeza la popularidad entre los líderes perredistas “No me voy de mi partido”, insistió Cárdenas cuando se le recordó que hace una semana el Partido del Trabajo estaba listo para registrar su candidatura “Veo al PT como parte de una amplia coalición” Y a diferencia del tabasqueño, quien ha manifestado su apoyo al gobernador Leonel Cota Montaño a la presidencia de su partido, el exgobernador michoacano descartó que tenga candidato a la dirección nacional perredista De no ganar la contienda interna, puntualizó, “apoyaré al candidato de mi partido, llámese como se llame” Luego de hablar con los reporteros, Cárdenas tuvo una larga sesión de abrazos y poses para la foto Entre los asistentes, un indígena purépecha de cabellos y barba blanca, ataviado con un jorongo de lana y un sombrero tipo calentano, le recordó el compromiso que desde 1988 hizo con los grupos indígenas Soplar y soplar Se trataba de José Luis Guzmán Soto, originario de Janitzio, quien en marchas y mítines encabezadas por Cárdenas desde 1988, ha destacado por lo vistoso de su ropaje Llegó muy temprano de Michoacán, y después de estrechar la mano del ingeniero, Guzmán Soto le recordó que los indígenas “no hemos perdido la esperanza de que estemos en el proyecto ‘Un México para todos’” A la distancia, el indígena vio a su líder “más maduro y su figura se ha fortalecido” Después de 16 años de seguirlo, dice que él como muchos otros está dispuesto a seguirlo “En 1988 se prendió una llama que se convirtió en quemazón y que han querido apagar Ahora quedan brasas que en este momento todos estaremos dispuestos a soplar para que vuelvan a arder”, concluyó emotivo

Comentarios