Se asume Bush redentor del mundo

viernes, 21 de enero de 2005
* Toma por segunda ocasión la presidencia de EU * Advierte que usará la fuerza militar para mitigar presuntas amenazas a su país * Promete defender la libertad en otras latitudes Washington, 20 de enero (apro) - Al asumir por segunda ocasión la presidencia de Estados Unidos, George W Bush, reiteró su determinación de usar la fuerza militar para mitigar presuntas amenazas a la seguridad de su país, y prometió hacer todo lo necesario para defender la libertad en el mundo con la imposición de las políticas unilaterales que instrumentó en su primer mandato de 4 años “Los acontecimientos y el sentido común nos llevan a una conclusión: La supervivencia de la libertad en nuestra tierra cada vez más depende del éxito de la libertad en otras tierras La mejor esperanza para la paz en nuestro mundo es la expansión de la libertad en todo el mundo”, declaró Bush en su discurso de toma de posesión ante las escalinatas del Congreso federal de Estados Unidos El mensaje del segundo mandato presidencial de Bush estuvo casi en su totalidad dedicado a hablar de la promoción de la libertad en el mundo, aunque acotada a lo que el gobierno estadunidense interpreta como libertad y democracia El énfasis que puso Bush en su discurso dio la impresión de que él, además de presidente de Estados Unidos, se sentía presidente y redentor del mundo “La influencia de Estados Unidos no es ilimitada, pero afortunadamente es considerable y la usaremos para seguridad por las causas de la libertad”, apuntó Bush ante los 535 legisladores federales, 50 gobernadores y tres expresidentes de Estados Unidos, Jimmy Carter, George H W Bush y Bill Clinton La fiesta republicana para celebrar la reelección e inicio del segundo mandato de Bush, se tornó en un acto de lecciones y advertencias internacionales sobre lo que es la libertad y cómo debe ser la democracia, más que para marcar las políticas nacionales que determinarán el curso de los estadunidenses en los próximos cuatro años La política unilateralista y las acciones bélicas por venganza, y justificadas por la lucha contra el terrorismo que impuso Bush en su primer periodo presidencial, serán nuevamente el tono de las acciones que impartirá Washington en su política exterior Los fracasos de su política exterior representados por la posguerra en Irak y en la búsqueda de Osama bin-Laden, pasaron totalmente desapercibidos del discurso presidencial, que estuvo aderezado con declaraciones patrióticas y arrogantes que han sido uno de los distintivos más reconocidos en el mundo del presidente Bush “Alentaremos las reformas en otros gobiernos al dejar en claro que el éxito de nuestras relaciones requiere de un tratamiento decente de su gente”, subrayó, al mismo tiempo que quiso dar una lección de moral al mundo: “El edificio del carácter está fundado en las familias, respaldadas por comunidades y estándares que se sustentan en nuestra vida nacional por las verdades del Sinaí, del Sermón del Monte (de los Olivos), de las palabras del Corán y de los distintos credos de nuestra gente” A los estadunidenses, su presidente les dirigió apenas unas cuantas palabras con respecto a la estabilidad económica que les promete para el futuro inmediato; indicó que seguirá trabajando con el Congreso para lograr una reforma al sistema del seguro social, para crear más empleos e incentivos que ayuden a las familias a adquirir casa propia, así como la reestructuración de los programas sociales enfocados a las personas jubiladas En Estados Unidos y en la comunidad internacional es de todos conocido el hecho de que Bush en su segundo mandato podría tomar acciones unilaterales para atacar o invadir a otros países como hizo con Irak, bajo la justificación de que esta nación era una amenaza para la seguridad de su país y del mundo al poseer armas de destrucción masiva, argumento que ahora se ha comprobado que fue una mentira Sin embargo, Bush sin mencionar por nombre a los países que en su mente son sus enemigos, les envió un mensaje que se interpretó como una amenaza: “Hoy Estados Unidos vuelve a hablarle a la gente del mundo: Todos los que viven en la tiranía y en la desesperanza deben saber que Estados Unidos no ignorará su opresión, ni justificará a sus opresores; cuando defienden a la libertad, nosotros estamos con ustedes Y los que gobiernan regímenes ilegales saben que seguimos creyendo en lo que creía Abraham Lincoln: Los que le niegan la libertad a otros son indignos de ella, y bajo la ley de un dios justo no la podrán retener”, remató

Comentarios