Recluta Bush a su padre y a Clinton para recaudar dinero para damnificados

martes, 4 de enero de 2005
* Pide ayuda a las grandes empresas para apoyar a las víctimas del tsunami * La ayuda mayor vendrá del “buen corazón del pueblo estadunidense” Washington, 3 de enero (apro) - En un acto para opacar y minimizar las críticas a su gobierno por su lenta y poca asistencia económica a las víctimas del tsunami en África y Asia, el presidente de Estados Unidos, George W Bush, reclutó a los expresidentes George H W Bush (su padre) y Bill Clinton, para apelar a la buena voluntad del sector privado y de la sociedad estadunidense y recolectar dinero, vestido y alimentos para asistir a los millones de damnificados que dejó el desastre natural más costoso de la historia “He pedido a dos de los más distinguidos ciudadanos privados de Estados Unidos que encabecen un esfuerzo nacional para la recolección de caridades Ellos aportarán un tremendo liderazgo a este papel y conseguirán buenos corazones”, declaró Bush en la Casa Blanca, acompañado por los dos exmandatarios El gobierno estadunidense que comprometió 350 millones de dólares en ayuda a las víctimas del tsunami, 150 millones de dólares menos de lo que ha dado el gobierno de Japón, a través de Clinton y Bush padre, solicitará donaciones significativas al sector privado para apoyar a las víctimas del desastre Los expresidentes recorrerán varias ciudades de Estados Unidos para reunirse con líderes comunitarios, con los directores y presidentes ejecutivos de las grandes corporaciones para pedirles expongan su caridad para con los millones de personas que han quedado sin nada como consecuencia del maremoto Como para contrarrestar las críticas a su gobierno por la poca ayuda económica que ha comprometido, el presidente Bush resaltó que los 350 millones de dólares son parte de un paquete de asistencia inicial, que además está siendo acompañado de la ayuda técnica y de logística que está dando, a través de expertos en desastres naturales, con un portaviones militar, helicópteros y aviones de carga de la Marina y Ejercito de Estados Unidos “Estamos mostrando la compasión de nuestra nación en la rápida respuesta, pero el origen más grande de nuestra generosidad no es el gobierno; es el buen corazón del pueblo estadunidense”, subrayó Bush Las críticas al mandatario estadunidense por la poca ayuda que está dando a los millones de víctimas del maremoto, se basan en el hecho de que en Irak, donde se realizarán elecciones el 30 de enero, Estados Unidos está aproximándose a los 100 mil millones de dólares en gastos, desde que inició la invasión a ese país; marzo de 2003, a la fecha En el Congreso y en la Casa Blanca se habla de que se aportaran más millones de dólares del gobierno federal para apoyar a las víctimas, pero que esto se anunciará una vez que Bush reciba el informe sobre la cuantificación de los daños por el maremoto, por parte de Colin Powell, el secretario de Estado, y Jebb Bush, su hermano y gobernador del estado de la Florida, a quienes envió este fin de semana a la zona del desastre “En esta situación, las donaciones de dinero en efectivo son más efectivas, le estoy pidiendo a los dos expresidentes que soliciten contribuciones (en dinero en efectivo) grandes y pequeñas”, acotó Bush, quien, además, mencionó que muchos estadunidenses desde que ocurrió el maremoto, han estado enviando dinero y otro tipo de ayuda a la Cruz Roja Internacional, que coordina junto a las Naciones Unidas las acciones de alivio “Los expresidentes Clinton y Bush hablarán sobre las incontables formas en que las personas y empresas pueden respaldar esta urgente causa Le pido a cada uno de los estadunidenses que contribuya en lo que pueda”, remató el mandatario

Comentarios